El emblemático teléfono de Apple de esta temporada luce igual que su predecesor pero incluye algunos cambios en el interior. ¿Aún vale la pena?

 

Han pasado seis años desde el lanzamiento del primer iPhone y durante ese tiempo éste se ha afianzado como el smartphone por definición.  Conjuga buena parte de lo que cualquier usuario de Apple esperaría de su teléfono: es estable, confiable, de gran calidad, tiene un diseño pulcro y estilizado y una interfaz directa y fácil de usar. La nueva versión del iPhone no es distinta, el 5S es más de eso mismo.

El 5S no es una nueva generación, es la actualización de la versión pasada a la que se le han agregado algunas funciones. Si eres usuario de iOS y tienes el iPhone 5 el cambio podría no tener mucho sentido, pero si traes en la bolsa un 4S o un 4 la diferencia es significativa.

PUBLICIDAD

Entre las mejoras que se incorporan en este nuevo modelo hay tres que se destacan:

· Procesador más poderoso

· Mejor cámara

· Lector de huellas digitales

 

Potencia

El iPhone 5S incluye un procesador A7, el único con tecnología de 64 bits, la misma que usa la mayoría de las computadoras de última generación. En términos simples, dicha arquitectura aumenta la capacidad de procesamiento de datos, lo cual permite que los dispositivos puedan incorporar una memoria RAM de más de 4 GB (lo cual es complicado por el momento debido al espacio y gran consumo de energía que requiere).

El verdadero impacto de la tecnología de 64 bits vendrá en los próximos años, cuando se desarrollen nuevos dispositivos y aplicaciones para correr en ellos.

Así, a pesar de contar sólo con dos núcleos, en términos de velocidad el procesador del 5S es igual o más potente que otros modelos de 4 núcleos, contradiciendo el mito de que más núcleos significan necesariamente una respuesta más rápida y alistando el terreno para la batalla entre los 64 bits (Samsung ya prepara el suyo) y los procesadores de 8 núcleos.

El 5S cuenta con sólo 1 GB en RAM, pero es veloz y las muy demandantes transiciones de sus menús y el tiempo de respuesta para el cambio entre aplicaciones o el despliegue de polígonos en animaciones en 3D es fluido, en parte gracias al potente procesador de gráficos de cuatro núcleos que incorpora.

Este iPhone incluye además un coprocesador, el M7, que lleva un registro de la información proporcionada por los sensores (acelerómetro, gyro, proximidad, brújula) y cuyo potencial aún es desconocido. Si bien durante la presentación del equipo Apple dijo que el M7 serviría para llevar un registro detallado de las actividades de los usuarios, hasta el momento no hemos visto su desempeño en acción.

En lo que respecta a Siri, si bien han aumentado las funciones que es capaz de hacer y su eficiencia en la respuesta, aún falta para que este asistente de voz y los de la competencia sean realmente funcionales. Por ahora deberemos conformarnos con funciones básicas.

 

Cámara

El sensor incorporado en la cámara del 5S hace que sus 8 megapixeles basten para ser competitivos ante los 13 o hasta 41 de otros modelos de gama alta.

Si bien la app no ofrece muchas opciones manuales para tener el control de los parámetros, tanto el enfoque como la velocidad son muy buenos, aunque el balance de blancos sí puede llegar a salirse de control. El 5S incluye un LED amarillo, que Apple denomina flash ‘True Tone’, que equilibra los tonos cuando hay poca luz para evitar que la imagen luzca mortecinamente blanca.

true_tone

La cámara es particularmente buena en el departamento de video, donde el estabilizador de imagen y la posibilidad de grabar a 120 fps con HDR son sus aspectos más fuertes.

Con respecto a la fotografía panorámica, el 5S se mantiene a la cabeza. El motor que hace posible la construcción de la imagen (de hasta 25 megapixeles) es muy superior al que se puede encontrar en cualquier Android o Windows Phone.

Por su parte, la cámara frontal (la misma que en el iPhone 5C) tiene un mejor sensor que en el modelo 5 y entrega una imagen mucho más nítida y colorida. Es quizá la mejor cámara secundaria entre todos los modelos actualmente en el mercado.

 

Lector de huella

Aunque el 5S no es el primer teléfono que incorpora un lector de huellas, sí es el que lo ha hecho de forma más afortunada. En la mayoría de los casos funciona a la primera y su habilitación es opcional.

Para configurarla, basta con seguir las instrucciones del sistema: colocar la huella en posición vertical unas seis veces durante poco más de un segundo para que el sensor adquiera una imagen más completa de la huella, después, repetir el proceso pero con el pulgar casi en posición horizontal, tal como se haría al usar el teléfono con una sola mano.

El resultado del breve proceso de configuración es satisfactorio. En las pruebas realizadas no tuvimos contratiempo alguno para desbloquear el sistema con la huella, acción que toma casi el mismo tiempo que introducir la clave de desbloqueo.

Algunas personas no se sienten cómodas dando tanta información sobre sí mismas y ven en el lector de huellas un peligro potencial a su privacidad. Sus preocupaciones son legítimas, pero nuestro consejo para ellos es: eviten este smartphone… y también todos los demás. Los teléfonos inteligentes son una bodega de una creciente cantidad de datos personales, y éstos son igualmente susceptibles de caer en malas manos, independientemente de si la empresa responsable de manejarlos es Apple, Google o Microsoft.

Dicho lo anterior, de acuerdo con Apple la información sobre la huella dactilar está encriptada dentro del teléfono y la compañía no puede acceder a ella de forma alguna.

huella

 

Pantalla

A Apple le está saliendo caro aferrarse a las dimensiones del display del iPhone, especialmente en una época en la que las pantallas grandes parecen haberse convertido en el estándar.

Es verdad que con anterioridad nos hemos pronunciado a favor de las pantallas pequeñas, pero la del iPhone comienza a ser un exceso, particularmente después de probar el Moto X y haber comprobado que sus 4.5 pulgadas son ideales para usarse con una mano.

Con una pantalla de 4 pulgadas, el 5S es un teléfono compacto y cómodo, pero comienza a perder competitividad frente a otros modelos de la categoría.

En cuanto a calidad de la imagen, los colores, resolución, nitidez, brillo y contraste son los mismos que pueden encontrarse desde el iPhone 4 y que hace más de dos años dotaron al smartphone de Apple de un poderoso atractivo para los consumidores que hoy se ha vuelto la regla. Es hora de escalar dimensiones.

 

Balance

El iPhone 5S mantiene el mismo nivel de calidad en los materiales y la experiencia de uso que sus predecesores. Si eres usuario de iOS, definitivamente lo recomendamos.

En su lado fuerte, el 5S tiene su diseño compacto y atractivo, una interfaz simple, directa y cuidada en los detalles, su gran cámara y una extensísima librería de aplicaciones.

Sus debilidades son su display pequeño, la falta de escalabilidad de su capacidad de almacenamiento y el bajo rendimiento de su batería. Apple podría aprender una cosa o dos de Motorola y cambiar la tecnología detrás de su display. Eso le ayudaría a alargar la autonomía de su teléfono en momentos en los que de cualquier forma tiene que aumentar su tamaño.

Por último, el acceso a calidad de experiencia, diseño y materiales de primera no resulta barato, decir que el precio del iPhone es excesivo sería ignorar que lo que debe pagarse por un modelo de gama alta Sony, Nokia o Samsung está en el mismo rango.

35unbox

 

Especificaciones técnicas:

· Pantalla LCD con LED backlit de 4 pulgadas, 640 x 1136 pixeles, Corning Gorilla Glass
· Procesador  A7 a 1.3 GHz de dos núcleos
· Gráficos: PowerVR G6430 de cuatro núcleos
· Procesador de movimiento M7
· 16, 32 o 64 GB de almacenamiento no escalable
· 1 GB de memoria RAM
· Cámara principal de 8 MP, graba video a 1080p a 30 fps (120 fps en cámara lenta) con dos flashes LED
· Cámara frontal de 1.2 MP
· Peso: 112 gr.
· Dimensiones: 123.8 x 58.6 x 7.6 mm
· OS: iOS 7
· Operadores: Iusacell, Movistar y Telcel
· Colores: Plata, gris espacial y oro

 

 

Siguientes artículos

Ocean Spray, en pos de un dulce despegue
Por

La cooperativa agrícola casi se vendió a Pepsi hace 10 años, hoy, con producción en Estados Unidos, Chile y Canadá, la e...