El lector de Amazon es ligero y tan amable con la vista que es casi como leer en papel.  ¿Eres de esos románticos que leen en la cama? La luz de su pantalla es tan tenue que no molestarás a nadie. 

 

Si aún no has leído un libro completo en un dispositivo electrónico porque no te ha convencido ningún e-reader que has probado, deberías darle una oportunidad al Kindle Paperwhite.

Una y otra vez hemos dicho en este espacio que uno de los principales defectos de muchos de los gadgets que se venden en el mercado es la cantidad de funciones que pretenden cumplir: desde celulares que toman fotos aceptables pero no geniales hasta tabletas que entorpecen la creación de contenido, sacrificamos desempeño en pos de la multifuncionalidad.

PUBLICIDAD

Ésa es quizá la principal de las bondades del Kindle, es un aparato hecho para leer. Punto. Y lo hace de maravilla, el Paperwhite es la sexta generación de sus lectores y es el más sofisticado de ellos, se siente como lo que debería ser todo gadget dedicado a la lectura.

Podríamos empezar diciendo que este gadget está en una categoría distinta a la de las tablets. Si bien incorpora algunas funciones adicionales, como un navegador de Internet (y en algunos países incluso apps especiales), tanto su aspecto y funcionalidad son bastante limitadas.

Cuando se tiene un Paperwhite en las manos por primera vez destacan dos cosas: sus dimensiones y su pantalla. Se trata de un reader pequeño que pesa sólo 213 gramos e incorpora una pantalla de 6 pulgadas con luz integrada.

Su tamaño lo hace ideal para ser usado con una sola mano y poder guardarse en casi cualquier bolsa que se use.

La tecnología detrás de la pantalla es distinta a la que puede encontrarse en una pantalla de color, La pantalla no es negra, sino blanca y las formas y figuras no se generan a través de LEDs sino con un sistema denominado paperwhite, una versión luminosa de e-ink, una ‘tinta electrónica’ que  no requiere de energía para crear formas. Eso hace que el display sea nítido y eficiente, casi como leer en papel y a diferencia de las pantallas convencionales no cansa tanto la vista.

La resolución del display, de 212 pixeles por pulgada y 16 tonos de gris es suficiente para darle definición y nitidez al contenido escrito, en cuanto a las imágenes, éstas no son su fuerte: si son complejas (como una fotografía) éstas lucen como una fotocopia en blanco y negro.

La retroiluminación de bajo consumo permite leer en cualquier condición de iluminación (o ausencia de ésta), algo muy conveniente cuando se quiere disfrutar de la lectura en la cama y su pareja es susceptible a la luz (adiós al famoso “ya apaga tu cosa esa”).

La definición de la pantalla es excelente en cuanto al texto, las imágenes pasan a segundo plano.

La interfaz de lectura en el Kindle sigue siendo una de las mejores, permite personalizar la experiencia de lectura cambiando el tamaño de la letra, la tipografía, el interlineado y el ancho de los márgenes.

Otras funcionalidades de lectura incluyen: La función X-ray, que ofrece una lista detallada de los términos utilizados en el texto, diccionarios, subrayado (y compilado de subrayados), traductor, búsqueda en Wikipedia y la posibilidad de compartir en redes sociales comentarios sobre la lectura.

Los 2 GB de almacenamiento interno son más que suficientes para archivar más de 1,000 libros, y en caso de que no te parezca suficiente, Amazon tiene 5 GB de almacenamiento gratuito en la nube. Esas son muchas horas de lectura.

El Paperwhite incorpora conectividad vía WiFi o WiFi+3G, la ventaja de contar con datos móviles es que la conexión a la tienda y a la nube es gratuita en todo el mundo, de por vida, así que si viajas mucho, esa es la opción para ti.

 

Balance

El Paperwhite es el mejor lector que puede conseguirse en México actualmente, al ser unitask, desempeña su labor de una manera excepcional, es cómodo, práctico, confiable y la autonomía que la da su batería es una de sus principales virtudes.

Quizá la única desventaja que podemos encontrarle es su limitada compatibilidad con aplicaciones, aunque acepta archivos de Readability, no soporta la aplicación completa, sin hablar de otras similares, como Pocket o Evernote, por mencionar sólo un par.

En cuanto al precio, el modelo con conectividad WiFi cuesta 2,400 pesos y el de WiFi+3G 3,500. Si no viajas con frecuencia (ni te consideras un lector voraz), no creemos que valga la pena pagar la diferencia por la versión 3G.

box_kindle

 

Siguientes artículos

No, los coches no necesitan más apps
Por

Los fabricantes de automóviles están fracasando en su intento por hacer la experiencia más fácil y agradable a través de...