El buque insignia del fabricante coreano para esta temporada es un teléfono que bien puede definirse con un solo adjetivo: sorprendente.

 

Si les pido que piensen en un teléfono Android premium ¿qué marca les viene a la mente? Las cifras de ventas de los últimos años sugieren que la mayoría de ustedes dirá Samsung, pero hay otro coreano que no tiene miedo de enfrentarse al campeón, y a juzgar por sus armas, está determinado a darle pelea.

Al revisar la lista de especificaciones del smartphone insignia de LG para esta temporada, sólo encontramos lo mejor: pantalla Quad HD de 5.2 pulgadas y 441 ppp, 2 GB en RAM, ranura de expansión de memoria interna hasta 128 GB, cámara de 13 megapixeles, batería para más de un día o su carcasa compatible con cargador inalámbrico. No obstante, lo mejor del G3 es algo más, es una conjugación distinta de todos esos elementos y una interfaz de usuario estilizada e ingeniosa que da como resultado un teléfono que ofrece algo que la gran mayoría de sus competidores ha perdido: la capacidad de dar al usuario pequeñas sorpresas.

PUBLICIDAD

Conviví con el G3 durante un par de semanas, éstas son mis impresiones:

 

Lo bueno

Diseño: El aspecto del G3 es el de un smartphone de gama alta genérico. Su marco de metal le da la soporte a l Gorilla Glass 3 y a una carcasa trasera de policarbonato. Su rasgo más característico es la ubicación de sus botones, al centro de la parte trasera, justo en el sitio en el que usualmente se encuentra el índice el tomarlo con una mano. Este detalle resulta extraño al principio pero con el uso se hace evidente que ayuda a darle estabilidad y maniobrabilidad al teléfono. Simple pero efectivo.

Para aquellos que gustan de las fundas inteligentes, la del G3 incluye una ventana que muestra un reloj y las notificaciones de forma discreta y elegante, otro acierto.

Interfaz: Mi aspecto favorito. Mientras que otros fabricantes llenan sus equipos con aplicaciones innecesarias, estorbosas y con un diseño pobremente resuelto, LG optó por reducir su oferta al mínimo posible y por dotar a su G3 de una interfaz en la que destaca el cuidado en el diseño. Puedo decir que el look de los iconos y aplicaciones es el más elegante y simple entre todos los smartphones actualmente en el mercado, y eso incluye a Google. Bien ahí, LG.

g3_13

Desbloqueo: Mi segundo aspecto favorito. Cuando usaba un iPhone siempre envidié la opción que tenían los dueños de un Android de cambiar el aburrido código de bloqueo de cuatro números por un patrón de líneas en pantalla. LG ha mejorado ese mecanismo y ha denominado su propuesta Knock Code, que en esencia consiste en un patrón de entre tres y ocho taps en pantalla que el usuario define combinando esos taps en el orden que desee. Lo mejor del código es que no necesitas despertar el display con un botón físico, los taps de tu combinación lo despiertan y desbloquean en un solo movimiento, además no estás obligado a realizarlos en una zona específica de la pantalla, así que si estás usando tu teléfono con una sola mano y tienes poco espacio de maniobra, igual puedes acceder a él.

Batería: Una gran pantalla y el poder debajo del cofre requieren de una gran batería, y los casi 3,000 mAh de capacidad del G3 son suficientes para llegar al final del día y un tantito más.

Expansión: Si bien los 16 GB de almacenamiento interno que vienen con este teléfono no resultan suficientes, la ranura de expansión microSD permite expandirlos 128 GB más. Todos los teléfonos, especialmente los de gama alta, deberían contar con esta opción.

Cámara: Ésta es una gran cámara, quizá la tercera después de la del Galaxy S5 y la del iPhone 6. Su sensor láser mide la distancia entre el objeto y el lente y entrega fotos enfocadas en muy poco tiempo. Captura video en Ultra HD (4K) y, al igual que otras cámaras en su gama, puede tomar fotos mientras captura video.

g3_12 g3_11

Checa el resto de las fotos en tamaño original en nuestro Flickr.

 

Lo malo

SIM: De verdad, el mundo debería ponerse de acuerdo sobre el SIM a usar, cada vez más teléfonos de gama alta han adoptado el nano SIM, que facilita la transición entre equipos. Si hoy tienes un teléfono Apple, Motorola, Samsung o Sony de reciente generación, es muy probable que debas hacer un cambio de nano a micro SIM si quieres pasarte a este LG.

 

Lo feo

Apps: Si bien su diseño luce bien y no resultan tan intrusivas, sus aplicaciones de LG Health y Smart Tips ocupan una de las cuatro ventanas del G3 y no hay forma de evitarlo. La imposición nunca ha sido bien vista. Puntos menos por eso. No obstante, de los males, es el menor y el único.

 

Lo raro

Ventana doble: Nunca he entendido la exigencia de muchos usuarios de tener una opción multiventana, en una pantalla tan pequeña hay muy poco que puedas hacer con dos ventanas abiertas. Aún así, LG ofrece la opción.

 

Balance

Este año he probado más de 30 modelos distintos de teléfonos inteligentes, la gran mayoría ofrece las mismas cosas entre ellos o frente a sus versiones previas, pero el G3 representa una sorpresiva bocanada de aire fresco en un segmento de la industria que parece enfocarse más en las especificaciones técnicas que en dar al usuario una experiencia distinta, útil y divertida.

Sí, su precio de 10,500 pesos es elevado, pero es un modelo premium que sí merece estar en esa categoría. Si estás buscando cambiar de equipo, definitivamente recomiendo probar este LG.

g3_1g3_2g3_0g3_4g3_6g3_7

 

Siguientes artículos

Xiaomi va al alza en China, pero apenas hace dinero
Por

En sólo cuatro años, la firma china de teléfonos inteligentes se ha posicionado como la tercera más vendida del mundo, d...