Pareciera que fue ayer que llegó a las oficinas de Forbes México el primer Moto X, el teléfono inteligente de Motorola que en ese entonces era propiedad de Google. Recuerdo que me pareció un equipo simple y elegante, práctico y funcional, con su Android casi puro y un precio accesible. Hoy, tres años y varias generaciones después, Motorola replantea su oferta de comunicación móvil con el Moto Z, un equipo que busca ser mucho más que un teléfono, quiere ser una plataforma multifuncional.

Cuando fue presentado sobre el escenario del Masonic Center de San Francisco en junio pasado, el Moto Z parecía sacado de una película de ciencia ficción: imposiblemente delgado y tremendamente flexible, era capaz de convertirse en una bocina portátil, una cámara digital o un proyector en cuestión de segundos.

Hoy, la línea Z, la rama modular de la familia Motorola, se ubica como una de las más audaces del segmento, una que se atreve a salirse de la ya tradicional carrera incremental que ofrece cada pocos meses más megapíxeles, más velocidad, más RAM y, en fin, más de todo.

El Moto Z es el primer smartphone de gama premium de Motorola, una apuesta alta por un mercado cada vez más exigente. ¿Vale la pena? Lo probamos para ustedes.

Diseño y materiales: Un marco de aluminio cepillado y Gorilla Glass 4 en el frente y el reverso hacen de éste un equipo de gama alta en toda la extensión de la palabra. A pesar de que ha perdido el borde curvo en la parte trasera para dar lugar al área de anclaje de los módulos, Motorola logró dar continuidad al diseño de las generaciones recientes del Moto X.

Al tacto, este teléfono se siente sólido y muy ligero (pesa 136 gramos).

Quizá los únicos dos aspectos reprochables del Moto Z sean que, dados su 5.2 mm de espesor no quedó espacio para un jack de 3.5 mm para audífonos (por lo que éstos deben conectarse con un adaptador al puerto usb-C, como ocurre con el iPhone 7) y que el borde de la cámara es muy prominente.

Rendimiento: Con un procesador Snapdragon 820 de cuatro núcleos (2×2.15 y 2×1.6 GHz) y 4 GB en RAM, el Z está a la altura de los otros flaghsip de la temporada, como el Galaxy S7 de Samsung, el Mate 8 de Huawei, el G5 de LG o el iPhone 7 de Apple, aunque supera a más de un par de ellos en cuanto a almacenamiento se refiere con sus 64 GB y ranura expandible. Además, Motorola te da 2 años de almacenamiento ilimitado de Google Photos. Bien ahí.

Pantalla: El display AMOLED de 5.5 pulgadas con una densidad de 535 pixeles por pulgada es sin duda el mejor que la marca ha incluido en sus teléfonos hasta la fecha.

Cámara: La realidad es que Motorola no se ha distinguido por ofrecer una cámara verdadera notable, pero el Z rompe con esa poco célebre tradición.

Su cámara principal de 13 megapixeles con estabilizador óptico y apertura f1.8 entrega imágenes claras con negros profundos y colores brillantes y es capaz de capturar video en UHD (4K) a 30 fps y Full HD hasta 60 fps.

30057771540_14d097dc83_z

La cámara del Moto Z en acción desde el Empire State. (Foto: Staff)

La variación en la calidad de las imágenes capturadas con el sensor de la cámara principal entre la generación de Moto X más reciente y el Moto Z es sustancial, pero la diferencia es aún más marcada cuando involucramos al Moto Mod Hasselblad en la ecuación (más de eso más adelante).

Puedes revisar en nuestra cuenta de Flickr más ejemplos de imágenes capturadas con el Moto Z o las tomadas con el módulo Hasselblad Truezoom.

Al igual que en el Moto X Style, la cámara frontal de 5 megapixeles incluye un flash LED, ideal para los fans de las selfies.

Batería: Con 2,600 mAh de capacidad, la batería del Moto Z no es precisamente de larga duración, pero es más que suficiente para llegar al final del día (y hablamos de un día promedio). No obstante, la batería de Incipio prácticamente duplica la carga sin duplicar el grosor del teléfono, y el cargador rápido a través del puerto USB-C te da 7 horas de autonomía con 15 minutos de carga.

Experiencia: Aunque no es Pure Android, Motorola reduce su capa de personalización al mínimo, de forma que puedes aprovechar lo mejor de Android 7.0 (Nougat) con los pequeños extras que ofrece Moto, como las notificaciones con la pantalla bloqueada o el poder activar la cámara (o cambiar entre cámara principal y frontal) con sólo agitar el teléfono. Para los fans de la simpleza.

Precio: El Moto Z está disponible por 15,999 pesos exclusivamente en un paquete con tres Moto Mods: una carátula decorativa (Moto Shell), una batería (Incipio Offgrid), una bocina JBL (Soundboost), o gratis en un plan Con Todo 1199 de AT&T. El precio está dentro de la gama premium, pero si se consideran los módulos, la oferta resulta más conveniente que otros teléfonos de la categoría.

 

Moto Z Play

Además, del Moto Z, Motorola decidió ofrecer el Moto Z Play, un equipo modular a un precio más asequible que no sacrifica demasiado en cuanto a especificaciones y luce prácticamente igual que el Moto Z, aunque con las siguientes diferencias:

  • Su grosor es de 7mm
  • Cuenta con una batería de 3,510 mAh, mucho más robusta que la del Moto Z
  • La pantalla es HD de 5.5 pulgadas, con densidad de 403 pixeles por pulgada
  • Incluye un procesador Snapdragon 625 de 8 núcleos a 2.0 GHz
  • Cuenta con 3 GB de memoria RAM
  • Su espacio de almacenamiento interno es de 32 GB, expandible a 2TB
  • Su cámara principal es de 16 mp, f2.0 con autoenfoque láser sin estabilizador óptico
  • Sí cuenta con jack de 3.5 mm para audífonos
  • Cuenta con lento de huella digital
  • Resistente al polvo y a salpicaduras
  • Está disponible por 9,494 pesos (con un Moto Shell incluido) de contado o en un plan 649 a 24 meses con AT&T.

 

Más imágenes de los teléfonos

 

 

Moto Mods

El mismo día que presentó al mundo el Moto Z, Yang Yuanqing, CEO de Lenovo (la empresa dueña de Motorola), anunció también que la plataforma modular estaría abierta tanto para otros fabricantes como para los desarrolladores, con el fin de hacer más robusto el ecosistema y, en un escenario ideal, ofrecer módulos compatibles con teléfonos de todas las marcas.

Ése sueño aún está lejos de volverse una realidad (e incluso es bastante improbable que vaya a ocurrir), lo que sí sabemos es que ya existen varios Moto Mods y que funcionan a la perfección.

A diferencia del otro teléfono modular presentado este año (el G5, un esfuerzo modular que LG no repetirá en la próxima generación), los módulos del Moto Z no requieren de una configuración engorrosa y son muy simples de integrar con el teléfono.

mods_family

Los Moto Mods que acompañan al Moto Z: Moto Style Shell, Off Grid de Incipio y Soundboost de JBL.

El principio es simple y consiste en un puerto magnético que permite la comunicación de energía e información entre el módulo y el teléfono, sujetándolo firmemente en su lugar a la vez que permite el funcionamiento del apéndice tecnológico. Los Mods disponibles hasta el momento son:

Moto Style Shells: Carátulas con recubrimiento de madera, cuero o nylon de grado balístico que protegen al teléfono y le dan un aspecto personalizado.

Incipio Off Grid: Una batería de 2,220 mAh capaz de extender la autonomía del teléfono. Disponible en blanco y negro.

JBL Soundboost: Una bocina estéreo de 6W y 145 gramos de peso que incluye una batería independiente que entrega hasta 10 horas de reproducción sin usar la batería del teléfono. Si bien no será el alma de una fiesta, sí hace un trabajo más que decoroso como dispositivo personal y es ideal para ver videos o Netflix.

Hasselblad Truezoom: Un Mod para el fotógrafo que todos llevamos dentro. Con zoom óptico 10x, un sensor de 12 megapixeles con apertura f3-5-5.6, botón de encendido, flash de xenón y dial para el zoom, este módulo hace más cómodo tomar fotografías y es una gran opción si sales de vacaciones. ¿Mencioné que puedes tirar RAW (negativos digitales)?

¿De qué es capaz un zoom óptico de 10 aumentos? Quizá estas dos imágenes sirvan para poner las cosas en perspectiva (clic para ir al archivo original):

Imagen tomada con zoom 1x.

Imagen tomada con zoom 1x.

Imagen tomada con zoom 10x.

Imagen tomada con zoom 10x.

¿Puedes ver la Estatua de la Libertad?

¿Puedes ver la Estatua de la Libertad?

¿Qué tal ahora?

¿Qué tal ahora?

El Truezoom cumple con su labor de manera solvente y a veces sorprendente, como con esta fotografía que tomé de la Luna, la que no habría sido posible con ningún otro smartphone.

Las dos desventajas que encontré en este Mod es que no incluye una batería integrada (usa la carga del teléfono) y que el sonido del zoom se cuela notoriamente en el video.

Proyector Insta-Share: Aunque ya habíamos visto algo similar en una tablet Yoga de Lenovo, no deja de ser impresionante. Con un peso de 125 gramos, este aparato es capaz de proyectar una pantalla WVGA de hasta 70 pulgadas. Tiene integrada una batería de 1110 mAh que, combinada con la del teléfono entrega más de 2 horas de proyección.

 

Balance

¿Recuerdan cuál fue su primer teléfono celular? Yo no, pero sí recuerdo mi primer Motorola, un Startac que me parecía lo más cool del universo. Durante mucho tiempo Motorola –junto con Nokia, pero esa es otra historia– fue uno de los reyes de la telefonía móvil. Esa creatividad y ese valor para ofrecer algo distinto están de vuelta con el Moto Z.

Si no fueran modulares, los Moto Z aún serían dignos contendientes dentro de la gama premium de esta temporada, pero el hecho de poder añadir módulos mejora la experiencia y hace que la propuesta resulte más valiosa que la de otros modelos de la categoría.

Si la plataforma abierta del Moto Z será capaz de atraer o no la atención de otros fabricantes y ampliar la oferta, eso aún está por verse, pero por el momento éstos dos son teléfonos relevantes por su balance de precio y su oferta.

En cuanto a los Moto Mods, definitivamente no resulta motivante pensar en tener que cargar con ellos a todos lados, pero la realidad es que hasta el momento no lo hemos hecho nunca. Siempre eliges uno o dos dependiendo tus necesidades (¿Día de campo? Bocina; ¿Vacaciones? Cámara y batería, etc.), por lo que no resulta engorroso en absoluto.

El Moto Z es un buen teléfono de gama premium, pero se vuelve excepcional si se considera todo el potencial que tiene como multifuncional.

 

Siguientes artículos

La chica de Texcoco que triunfa en Europa gracias a su “inteligencia emocional”
Por

La clave del éxito de la joven científica Karina Jiménez es la inteligencia emocional. En entrevista, afirma que derriba...