Luego de que el Note 7 se convirtiera en uno de los desastres tecnológicos más sonoros y costosos de la historia, Samsung tenía que presentar un teléfono capaz de devolver la confianza de los usuarios y, de ser posible, elevar el listón para el resto de la industria. Con el Note 8 logró más o menos todo eso.

El Note 8, la phablet de Samsung, es el tope de gama de la compañía surcoreana para 2017, y en muchos sentidos es la materialización de una visión que comenzó el año pasado con la generación previa: reconocimiento facial, una pantalla impresionante y mucho poder debajo de cofre. ¿Vale la pena? Lo probamos para ustedes.

 

Diseño y materiales

PUBLICIDAD

El Note 8 es sin duda el teléfono mejor logrado de Samsung en ambas categorías. Su diseño es limpio simple y elegante, minimalista y sin efectismos, disponible en Midnight Black y Orchid Gray. Lejos quedaron los acabados de cuero sintético.

Este smartphone tiene un marco de aluminio y Corning Gorilla Glass al frente y al reverso (para permitir la carga inalámbrica).

El frente es prácticamente pantalla, con biseles delgados en los bordes superior e inferior, sin botón físico de inicio (está oculto debajo del display) y apenas con un pequeño espacio en la parte de arriba para alojar la cámara frontal y los sensores que permiten el enfoque y del desbloqueo por medio de reconocimiento facial.

En la parte trasera, el Note tiene sólo el emblema de la marca y un pequeño recuadro donde se encuentran la cámara dual, el flash, el lector de huella digital y el sensor de ritmo cardiaco.

 

Display

De hecho, Infinity Display, que es la forma en la que Samsung denomina su pantalla AMOLED de 6.3 pulgadas con una relación de aspecto 18:5:9 en vez del tradicional 16:9. Eso significa que el aspecto es más alargado de lo usual. La proporción, sumada al tamaño del display —es el más grande entre la gama premium del año— y la calidad de la imagen —compatible con HDR10—, hacen del Note 8 un teléfono para el consumo de video.

AMOLED, la tecnología detrás del display, entrega una imagen con una gran nitidez, un alto contraste y colores más brillantes.

La resolución máxima de la pantalla es de 1440 x 2960 pixeles, o WQHD+, pero está configurada para funcionar a FHD+, o puedes incluso cambiarla a HD+, de forma que se maximice el rendimiento de la batería.

El botón físico se ha ido, pero Samsung lo reemplazó elegantemente con tecnología 3D Touch —la misma encontrada en la pantalla del iPhone— en el pequeño espacio donde se encontraría el botón físico. Es algo mucho más conveniente y menos disruptivo para la experiencia de usuario que la desaparición total del botón, como ocurre con el iPhone X.

 

Cámaras

En definitiva, la mejor cámara en la historia de Samsung, y una sólida contendiente a mejor del año. En realidad se trata de dos cámaras de 12 MP, una con un gran angular y otra con telefoto que da un aumento de 2x.

Así lucen las imágenes tomadas con el Note 8 —más, en nuestra cuenta de Flickr—:

20171203_130923 20171204_205806 20171110_190724

 

Rendimiento

Debajo del cofre, el Note 8 tienen un procesador Exynos de 8 núcleos —a diferencia de EU, donde usa un Snapfragon 835 de Qualcomm—, 4 de alto desempeño y 4 de alta eficiencia, combinado con 6 GB en RAM y 128 GB de almacenamiento interno expandible —compatible con micro SD de hasta 256 GB— corriendo sobre Android Nougat.

En resumen, este teléfono está al nivel de todos sus competidores de gama premium, y es capaz de capturar video en 4K, desplegar dos aplicaciones de manera simultánea y, en general, realizar cualquier tarea que requieras.

 

Seguridad

La tendencia dicta que el lector de huella digital como sistema de desbloqueo es una especie en peligro de extinción, pero no desaparecerá a menos que exista un sistema completamente confiable para reemplazarlo. Con el Note 8 aún no llegamos ahí.

El sistema de reconocimiento facial y lector de retina no es infalible y de hecho tiene problemas haciendo su trabajo en condiciones de poca luz o si usas lentes oscuros, sombrero o casco, o algo en la cabeza, quizá por ello Samsung sigue incorporando un lector de huella digital al reverso del teléfono.

 

S-Pen

Aunque el stylus que acompaña al Note tiene más pantalla que nunca, en la práctica es poco probable que vaya a salir de su repositorio con frecuencia para el grueso de los usuarios. Es más una curiosidad que una herramienta que cambie la manera en como interactuamos con el teléfono.

 

Batería

Aunque no es insuficiente, los 3,300 mAh de capacidad de la batería del Note 8 se quedan cortos frente a los 4,000 del Mate 10, por ejemplo, y no están a la altura de un teléfono con una pantalla QHD y prestaciones profesionales.

Es cierto que el teléfono es compatible con cargadores inalámbricos y que el puerto USB-C, el nuevo estándar, ofrece carga rápida —ambas cosas muy convenientes—, pero lo mejor sería no tener que sacrificar autonomía en primer lugar.  El veredicto: No está mal, pero nunca, NUNCA, será suficiente batería.

 

Balance

El Note 8 es en definitiva un gran equipo, quizá el mejor que podrías conseguir si estás dispuesto a pagar el precio. A su favor juegan su display, procesador, cámaras y diseño, mientras que en su contra tiene una batería poco robusta, un sistema de reconocimiento facial limitado y un precio elevado frente al resto de la oferta Android. A pesar de sus defectos, los pros pesan más que los contras en el caso del Note 8, y se ganó un lugar de uno de nuestros favoritos de 2017.

El Note 8 está disponible en Midnight Black y Orchid Gray a un precio de 22,999 pesos con AT&T, Telcel y Movistar.

 

Más imágenes

 

Siguientes artículos

falcon heavy-spacex
El cohete Falcon Heavy dejará un auto de Elon Musk en el espacio
Por

El cohete será el más poderoso del mundo, capaz de llevar al espacio más de 54 toneladas de peso, de acuerdo con SpaceX....