Cuenta la leyenda que hubo una época en la que el símbolo de estatus y el éxito no era un iPhone o un Galaxy, sino un BlackBerry. Hace apenas unos cuantos años, todo ejecutivo que se preciara de estar perennemente ocupado y de ser ultra productivo (ajá) tenía uno en la bolsa. A veces dos. Pero desde entonces ha pasado mucho agua abajo del puente y en el último lustro la empresa canadiense ha caído en picada hacia la irrelevancia.

Eso podría estar por cambiar.

Tras negarse a abrir sus dispositivos a otros sistemas operativos con el argumento de que ello minaría su tan preciada seguridad, y al borde de la extinción, BlackBerry decidió que era hora de abrazar a Android. El resultado es el PRIV, el primer teléfono de la firma con el SO móvil de Google que tiene como rasgos distintivos un enfoque en la seguridad y un teclado físico. Éste, se supone, es el equipo que salvaría a la compañía de la bancarrota. ¿Vale la pena? Lo probamos para ustedes.

1

 

Diseño y materiales. En lo personal creo que el PRIV es un acierto desde el plano estético. En una época en la que todos los teléfonos inteligentes se parecen, BlackBerry logró darle a su buque insignia un carácter único y un aspecto sobrio y elegante. Su cuerpo de metal con una pantalla curva de 5.4 pulgadas al frente y un recubrimiento plástico en la parte trasera hacen que al tacto transmitan robustez y firmeza. Su teclado físico, el cual se desliza de arriba debajo de forma paralela a la pantalla, cuenta con una tecnología llamada SmartSlide que garantiza miles de aperturas y cierres sin aflojar los rieles ni ningún tipo de fractura. El PRIV se ve y se siente como un teléfono premium, aunque dadas sus dimensiones sí resulta un poco pesado (pesa 192 gramos, 50 más que el iPhone 6s, por ejemplo) y voluminoso.

Lee también: Éste es el DTEK50, el nuevo BlackBerry con Android para las masas

Rendimiento. Debajo del cofre, el PRIV tiene un procesador Qualcomm Snapdragon 808 de seis núcleos, 4 GB en RAM y  32 GB de espacio expandible hasta 2 TB a través de una microSD (aunque por el momento si encuentras una de 256 GB tendrás suerte).

A pesar de que BB optó por no usar el polémico Snapdragon 810 que tantos dolores de cabeza le dio a Qualcomm tras los reportes de sobrecalentamiento, la arquitectura del PRIV hace que el calor no se disipe de forma tan rápida como uno desearía y el rendimiento se ve comprometido, especialmente al grabar o ver video por periodos prolongados. No obstante, la gran mayoría de las funciones corren sin problema.

Pantalla. Uno de sus puntos fuertes. Su display Quad HD de 5.4 pulgadas entrega colores vivos y negros profundos. Se agradece además el detalle de los bordes curvos, que si bien no son tan pronunciados como en el caso del Galaxy S7 Edge, realzan el aspecto del equipo y además dan oportunidad a los diseñadores de jugar con la plataforma, colocando en ellos algunos detalles, como el indicador de carga de batería o la pestaña para el Hub, una herramienta personalizable que permite crear accesos directos al calendario, los contactos o las tareas.

Teclado. Nada dice más “BlackBerry” que un teclado físico, así que si eres fan de esa especificación, te tenemos dos noticias, una buena y una mala: La buena es que el BB Keyboard está de vuelta, la mala es que seguramente ya te acostumbraste a los teclados virtuales.

Afrontémoslo, a pesar de la comodidad de tener un espacio físico en el que resulte menos probable invadir la tecla de al lado y escribir mal una palabra, los teclados virtuales ofrecen varias ventajas notables, principalmente la posibilidad de ser muchos teclados en uno solo. Así, si necesitas un carácter especial, un emoji o un teclado numérico, en un teclado virtual sólo tienes que dar un par de taps, no varios clics como resulta necesario en un teclado físico.

En defensa del BB Keyboard, funciona también como trackpad, lo que resulta bastante útil cuando quieres navegar por tu teléfono o jugar. Crédito parcial.

El Priv de BlackBerry sí está guapo pero sí está caro.

A video posted by Carlos Morales (@spacemono) on

Software. El PRIV viene en la caja con Android 5.1.1 Lollipop. BlackBerry optó por vender este modelo directamente a través de internet, por lo que las actualizaciones no tienen que pasar por un operador, de forma que el Android 6.1 Marshmallow ya está disponible.

Android ofrece varias ventajas obvias, entre ellas un gigantesco catálogo de apps en la forma de la Play Store, pero adicionalmente BB cargó a su PRIV de algunas de sus apuestas, entre ellas su BlackBerry Hub, un centro que aglomera todos tus servicios: correo electrónico, redes sociales, BBM, SMS, etc. No obstante, tanto Gmail como Outlook ofrecen grandes ventajas en el manejo de la bandeja de entrada y representan opciones más cómodas que el Hub.

Seguridad. El foco del PRIV. BlackBerry se forjó una reputación de ser un teléfono seguro con una plataforma a prueba de todo, pero la realidad es que el tema es una preocupación de pocos usuarios, usualmente ejecutivos de alto nivel que utilizan el equipo como parte de su trabajo. Para ellos, este equipo ofrece, entre otras cosas, la app DTEK, que hace una revisión de las aplicaciones instaladas y permite gestionar los permisos que éstas tienen. ¿Ese juego que acabas de descargar tiene acceso a tus contactos y puede leer tus mensajes? Puedes desactivarlo desde DTEK. A ésta se suman el BBM y el BB Password Keeper.

Cámaras. La cámara principal de 13 megapixeles tiene estabilizador óptico y está certificada por Schneider-Kreuznach, una firma alemana con más de 100 años de tradición. La calidad de las imágenes es notable y el desempeño del sensor en condiciones de poca luz es más que aceptable, lamentablemente la respuesta del equipo es lenta. La cámara principal es capaz de grabar video en 4K a 30 fps.

Al frente, el PRIV tiene una cámara de 8 mp que puede grabar video en Full HD.

Lee también: BlackBerry se rehúsa a morir en México

Batería. Con una capacidad de 3,410 mAh, el PRIV ofrece llegar al final del día con un poco de carga. En el lado menos amable: la pila no es extraíble y el equipo no cuenta con carga rápida ni es compatible con carga inalámbrica.

Precio. El PRIV no está disponible con operadores, puede adquirirse sólo en línea y su precio ronda los 14,000 pesos (aunque puedes encontrarlo incluso en 12).

 

Balance

El PRIV es un teléfono relevante no sólo por ser el primer Android de la empresa y ser el responsable de salvarlos de la bancarrota (no hay presión, eh), sino porque tiene varios aciertos tanto en su diseño como en su desempeño. Lamentablemente, lo más probable es que sus dos apuestas más altas, la seguridad y el teclado, al combinarse con el precio, encuentren eco sólo entre cierto tipo de usuarios muy específicos. ¿Vale la pena? Sí, si los teclados físicos son lo tuyo o tienes muchas ganas de ayudar a la empresa a sobrevivir.

 

Más imágenes

 

 

Siguientes artículos

Pemex asegura 45% de participación en el consorcio para bloque Trión
Por

Las empresas interesadas en participar en la licitación de este bloque deberán contar con cinco características indispen...