El nuevo flagship de la casa japonesa tiene grandes mejoras respecto a sus predecesores, pero también da un par de pasos para atrás en áreas sensibles.

 

Para la quinta generación de su buque insignia Sony decidió mantener el diseño y las especificaciones premium y las empacó en un cuerpo más estilizado, elegante y discreto que el de su predecesor. El Xperia Z5 es un digno heredero de una familia a prueba de agua y polvo que podría ser perfecto de no ser por un par de detalles que trastocan la experiencia de forma dramática. Este nuevo modelo llegó hace unos días a México, y lo probamos para saber más sobre él.

En el lado positivo, el Z5 mejoró en lo que a diseño, seguridad y flexibilidad se refiere, y lo hace mientras mantiene su resistencia al agua y al polvo. Sin embargo, su propensión al calentamiento, una marcada caída en el rendimiento de la batería y su incompatibilidad con cargadores inalámbricos son desventajas que podrían desalentar a algunos usuarios. Si quieres más detalles, echa un vistazo a nuestro análisis pormenorizado.

 

Pros

Diseño: El Z5 es la versión minimalista de la familia, y eso es algo bueno. De entrada, el Z5 luce tremendamente familiar, mantiene el espíritu Xperia en sus contornos y tiene casi las mismas dimensiones que su predecesor, el Z3 (aunque hubo Z4, fuera de Japón se llamó Z3 plus). No obstante, un contacto más cercano revela grandes diferencias, se siente menos resbaladizo al contacto, la cubierta trasera tiene un acabado mate, los altavoces se han estilizado hasta ser casi imperceptible y el número de compuertas que dan acceso a las ranuras se ha reducido de 2 a 1 –la que protege la SIM y la micro SD del agua y el polvo–. En esta ocasión, el puerto de recarga queda expuesto a los elementos en la parte inferior del teléfono. La nueva generación tiene un pequeño borde que protege el cristal delantero y trasero del polvo. En lo personal soy un enemigo de las fundas y cases, y el Z5 permite perfectamente prescindir de ellos (si es que eres lo suficientemente cuidadoso).

Materiales: Al igual que el Z3, éste equipo tiene un marco de aluminio cepillado y vidrio reforzado al frente y atrás, con la salvedad de que este último ahora tiene en el reverso un acabado mate, lo que facilita el agarre y dota al teléfono de un carácter más sobrio y elegante.

Seguridad: Éste es el primer smartphone Sony que incluye un lector de huella digital. La integración del lector fue lo que obligó a los diseñadores a deshacerse del tradicional botón redondo para cambiarlo por uno alargado que permitiera esa función. Aunque el botón realiza su labor de manera rápida y eficiente, no podemos dejar de notar que el lector del Z5 es menos rápido que el del Galaxy S6 de Samsung y mucho menos que el del iPhone 6s, el más veloz hasta el momento. Aún así, se agradece la incorporación de la función, que permite desbloquear el equipo y sirve como filtro de verificación para realizar compras a través del teléfono.

Almacenamiento: El Z5 tiene 32 GB de almacenamiento interno y ofrece la posibilidad de aumentar el espacio hasta 200 GB a través de una microSD. La flexibilidad en este departamento siempre es agradecida.

Experiencia: Aunque no podemos hablar de un Pure Android, el Z5 extrañamente está mucho más cercano al Stock Android, si sumamos eso a que Lollipop es definitivamente la versión mejor trabajada del sistema operativo móvil de Google, la interfaz de usuario resulta mucho más amigable que la de otros Sony en el pasado. Sí, los widgets y las apps de Sony siguen ahí si los quieres, pero la capa de personalización es mucho más ligera. Bien ahí.

Cámaras: Pasar de 20.3 a 23 megapixeles no resulta particularmente extraordinario, pero el sensor entrega imágenes más claras que las del Z3 especialmente en condiciones de poca luz. En las pruebas realizadas, el Z5 mostró un buen desempeño de noche en tomas fijas, pero la falta de un estabilizador óptico de imagen hace que la grabación en video sea poco definida y llena de vibración. Pueden checar la calidad de las imágenes en nuestra cuenta de Flickr.

 

Contras

Rendimiento: Para el Z5 Sony optó por un chip Snapdragon 810 con dos procesadores de cuatro núcleos de 2 y 1.5 GHz, respectivamente. Así como un chip Adreno 430 para los gráficos y los mismos 3 GB en RAM que tenía la generación anterior. El Snapdragon permite que todo corra suavemente, pero el costo es alto: la temperatura a la menor provocación, y ni hablar de cuando grabas o reproduces video o corres apps con animaciones demandantes. A pesar de que el vidrio de la parte trasera ayuda a disipar rápidamente el calor, el resultado final es una (mucho) menor duración de la batería.

Batería: Su capacidad es de 2,900, mAh menor que la del Z3 en 200 mAh, lo cual, sumado a la alta demanda del procesador, tiene un impacto notable en la duración de la carga. La batería del Z5 rinde apenas unas 26 horas, en el mejor de los escenarios, pero bajo un uso rudo es posible que no alcance ni las 14. La recarga se hace a través de un puerto micro USB ubicado en la base y puede realizarse con un cargador rápido incluido, con el que Sony promete un día de batería con sólo 45 minutos de conexión.

Recarga: En este departamento tenemos dos quejas: 1. Sony eliminó el puerto magnético de recarga (muy útil si tienes un dock o un adaptador), y 2. Aún no es compatible con los pads de recarga inalámbrica.

 

Balance

Como disclaimer debo decir que mi teléfono principal durante el último año ha sido el Z3. De entre todos los Android que he tenido oportunidad de probar, es con el que me acoplé mejor. La calidad de su cámara, su resistencia al agua (y a los golpes) la ranura de expansión y el rendimiento de su batería (casi dos días incluso después de 12 meses de abuso) lo hacen uno de los mejores equipos que he usado en mi vida, así que de verdad esperaba que el Z5 fuera perfecto.

Cuando lo saqué de la caja por primera vez y vi lo bien diseñado y sólido que era, pensé que sería una mejora significativa frente al Z3, pero tras un par de días de uso fue claro que el calentamiento y la consecuente duración de la batería son dos aspectos que juegan en su contra. Ir por el mundo con un cargador o una batería de repuesto en la bolsa no es algo a lo que Sony me tenga acostumbrado.

 

Más imágenes

z5_1 z5_5 z5_8 z5_11 z5_12 z5_14

Así luce el Z5 al lado del Z3
z5_4 z5_13 z5_10 z5_6 z5_4 z5_3z5_9z5_2

 

Siguientes artículos

Inflación se mantiene en mínimos históricos en noviembre
Por

El dato de la inflación resultó menor a la tasa del 2.48% esperada por analistas en un sondeo previo de Reuters y al 2.4...