La nueva tablet de Lenovo reúne un diseño funcional con la batería de mayor duración disponible actualmente en el mercado.

 

En momentos en los que todas las tablets lucen igual se agradece cualquier intento por ofrecer algo diferente, sobre todo si resulta de verdad funcional.

La Yoga de Lenovo soluciona de manera afortunada algunos de los retos que los usuarios enfrentan al usar un gadget de esa naturaleza.

PUBLICIDAD

Hay dos aspectos que destacan sobre la Yoga y ambos tienen que ver con el hardware:

1. Su diseño es impecablemente funcional en lo referente a los 3 usos que se le da a una tableta: lectura, escritura y consumo de medios.

2. Sus batería de hasta 16 horas le brinda una autonomía única entre cualquier dispositivo móvil inteligente.

Esta tablet se encuentra disponible en dos versiones: pantalla de 8 y 10 pulgadas (prácticamente las mismas dimensiones que el iPad mini y el iPad Air) y su principal característica es que el borde cilíndrico ubicado en uno de sus costados, el cual incorpora una base giratoria que permite colocar de forma vertical la pantalla en el ángulo deseado.

Ese cilindro de aluminio contiene la batería, la cámara y las bocinas, por lo cual concentra buena parte del peso de la tablet y sirve como estabilizador, particularmente cuando el aparato está en posición de consumo de medios.

La Yoga es una tableta de gama media. Su cuerpo es de aluminio, plástico y vidrio resistente a las ralladuras.

 

Pantalla. En ambas versiones la pantalla tiene una resolución de 1280 x 800 pixeles (poco más que HD), y tanto el brillo como el contraste y la saturación de los colores cumplen sin sorprender. Aunque no se trata del display más nítido en el mercado, Lenovo sacrifica resolución en función del rendimiento de la batería. No se puede tener todo, ¿ustedes qué prefieren?

Audio. La Yoga tiene dos bocinas colocadas al frente –algo que se agradece– capaces de reproducir Dolby Digital Plus.

Cámara. La principal es de 5 Mp y la frontal, de 1.6, suficientes para permitir una videoconferencia o tomar alguna fotografía siempre y cuando el lugar se encuentre bien iluminado.

Procesador y memoria. El procesador MTK de cuatro núcleos a 1.2 GHz más 1 GB en RAM realiza la mayoría de las funciones que se le piden, sin embargo sí se reciente la falta de un chip dedicado a los gráficos, notamos algunos tropiezos al desplegar juegos con gráficas en 3D (lo probamos con Asphalt 8, un título de carreras).

Al almacenamiento interno de 16 GB escalable hasta 64 GB a través de una tarjeta micro SD.

Sistema operativo: La Yoga tiene incorporado Android 4.3 Jelly Bean y de acuerdo con la gente de Lenovo pronto podrá actualizarse a 4.4 Kit Kat y será capaz de recibir updates en el futuro. La experiencia es bastante cercana al Android puro y sólo cuenta con algunas aplicaciones adicionales incorporadas por Lenovo (navegador, galería, un explorador de archivos), que no se imponen en la experiencia.

Conectividad. Por el momento en México sólo está disponible la versión WiFi, la 3G llegará en algún momento del primer trimestre de 2014. Cuenta con Bluetooth 4.0.

Batería. Con una carga completa comprobamos 16 horas de funcionamiento. Un gran acierto es que la tablet puede usarse para recargar otro gadget vía USB –hola, pila para el celular–, sólo se necesita un cable mini USB al tipo de puerto que use el gadget al que quieras pasarle energía.

Precio: El modelo de 8 pulgadas empieza en 4,999, el de 10 en 5,999, pero por el mismo precio pueden encontrarse en varias tiendas en un bundle que incluye la tablet, funda de neopreno, audífonos Skullcandy y una tarjeta para descargar 500 e-books de Grammata. La promoción estará disponible sólo durante la temporada navideña.

yoga_bundle

Balance

En el lado positivo encontramos la duración de su batería, el almacenamiento expandible y lo flexible de su diseño. La base móvil resulta de gran utilidad y el hardware es todo lo que uno podría esperar de una tableta de gama media.

En su contra juegan su pantalla (muchos de sus competidores cercanos apuestan por una mayor densidad de pixeles) y la falta de un chip dedicado para los gráficos.

El precio podría ser factor de decisión, ya que no se encuentra tan alejada de los modelos más básicos de otras marcas de gama alta que dominan el mercado.

Auguramos una gran aceptación de la Yoga Tablet entre aquellos usuarios que buscan una experiencia Android y largas horas de funcionamiento en un dispositivo versátil y hermosamente diseñado. Se agradece que haya opciones distintas y funcionales en momentos en los que el formato de las tablets parece haber alcanzado una madurez que ha derivado en su homogeneización.
IMAG0063yoga_reading

yoga_camerayoga_backyoga_unbox

Especificaciones técnicas:

Yoga Tablet 10 pulgadas

· Pantalla de 10.1 pulgadas, IPS LCD 1280×800 pixeles
· Procesador MTK de cuatro núcleos a 1.2 GHz
· Sin chip de gráficos
· 16 GB de almacenamiento escalable a 64 GB
· 1 GB de memoria RAM
· Cámara principal de 5 MP
· Cámara frontal de 1.6 MP
· Peso: 605 gr.
· Dimensiones: 261 x 180 x 8.1 mm
· OS: Android 4.2.2 (Jelly Bean), actualizable a 4.4 (KitKat)
· Conectividad vía WiFi
· Sonido Dolby Digital

Yoga Tablet 8 pulgadas

· Pantalla de 8 pulgadas, IPS LCD 1280×800 pixeles
· Procesador MTK de cuatro núcleos a 1.2 GHz
· Sin chip de gráficos
· 16 GB de almacenamiento escalable a 64 GB
· 1 GB de memoria RAM
· Cámara principal de 5 MP
· Cámara frontal de 1.6 MP
· Peso: 401 gr.
· Dimensiones: 213 x 144 x 7.3 mm
· OS: Android 4.2.2 (Jelly Bean), actualizable a 4.4 (KitKat)
· Conectividad vía WiFi
· Sonido Dolby Digital

 

Siguientes artículos

¿LinkedIn usa sus propios servicios para buscar talento?
Por

Jeff Weiner, CEO del sitio de perfiles profesionales, nos cuenta qué busca la empresa en sus potenciales empleados, y có...