Año con año el reciclaje gana más terreno en las estrategias de sustentabilidad de diversas industrias, desde los fabricantes de alimentos y bebidas, hasta los de ropa, con el objetivo de reducir su huella de carbono y como una propuesta de valor para sus clientes.

La industria de la joyería comienza a adquirir relevancia en esta práctica, gracias al reciclaje de metales preciosos.

“La belleza de los metales preciosos se debe, de hecho, a que nunca envejecen. Así que, si el oro o la plata se obtienen de minas o se reciclan, el material nunca se deteriorará. Puedo tomar una joya de carbón que se fabricó hace miles de años, derretirla y convertirla en granos, y será de la misma y exacta calidad que si lo saco de las minas. Como consumidor, obtienes plata y oro puro”, dice, en entrevista, Alexander Lacik, ceo de Pandora, una de las joyerías más grandes del mundo.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

La empresa, fundada en 1982, en Copenhague, Dinamarca, tiene el objetivo de desarrollar el 100% de sus joyas con material reciclado para el año 2025. Hasta el momento, ha logrado llegar al 70%.

Actualmente, sus diseños son vendidos en más de 100 países en todos los continentes, a través de aproximadamente 7,500 puntos de venta.

Lacik explica que Pandora lidera la industria del reciclaje de metales preciosos ya que su fundador, Per Enevoldsen, ya tenía objetivos de sustentabilidad antes de que existieran los criterios medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG por sus siglas en inglés), que son un conjunto de estándares para las operaciones de una empresa, que los inversionistas con conciencia social utilizan para evaluar posibles operaciones.

“Pandora, de alguna manera, se fundó sobre esta idea de circularidad, sobre la sostenibilidad, algo que nunca se había publicado como un objetivo, pero [que] fue una gran pasión impulsada por el fundador de la compañía. Luego, decidimos tener una ambición aun mayor frente a nosotros y, recientemente, hemos decidido publicar esos objetivos externamente para que otras personas y otras industrias también los sigan”, señala Lacik.

Si bien la compañía anunció recientemente su intención de unirse a ese movimiento, ya existían otras marcas, especialmente empresas de nueva creación estadounidenses (como Aurate, Catbird, y Miadonna) que estaban utilizando metales preciosos reciclados en algunos, si no es que en todos sus diseños, de acuerdo con Benjamin Schneider, analista en Euromonitor International.

NO SÓLO METALES

“Otro ejemplo entre los grandes jugadores es Swarovski, que está incrementando el uso de diamantes cultivados en laboratorio en sus diseños, que, al igual que el oro y la plata reciclados, ofrecen una opción más ecológica y socialmente consciente que los diamantes extraídos”, explica Schneider a Forbes México.

La tendencia se debe a tres principales factores, de acuerdo con Jorge Senties, socio de Estrategia y Mercado de Consumo de PwC México:

  • La tendencia ambiental
  • El tema social
  • La disminución en los costos al momento de fabricarlo.

“Hay un factor benéfico, que es el tema del costo, dependiendo mucho de [desde] dónde lo veas, ya que se tienen que considerar varios elementos, como la fuente, si hay subsidios para apoyar estos procesos o no, el tipo de metal… porque puedes encontrar procesos donde es 13 veces menor el costo de obtener uno de estos metales de minería urbana que de una minería virgen”, explica Senties.

Suscríbete a la edición impresa de Forbes México

La responsabilidad social con sus comunidades y el medio ambiente también es un factor clave para que las empresas atraigan a la gente y le den valor a la marca, de acuerdo con el consultor de PwC México.

“Ya no es lo mismo pensar en una joyería que trabaja con metales reciclados de la misma calidad, que [en] una joyería con metales vírgenes y recién extraídos que impactan más al medio ambiente. Es importante hablar de empresas que no están operando en zonas de conflicto o fomentándolo. Hay muchas mineras que tienen el costo hundido; ése es un tema importante, por la inversión que ya tuvieron que hacer y que buscan recuperar. Si volteas la moneda y ves el lado de consumidor, la tendencia es encontrar más estos recursos pensando en una conciencia ambiental y social”, agrega.

¿BASURA QUE BRILLA?

En los últimos años, se ha visto una tendencia por obtener metales preciosos a un menor costo, mediante la extracción correcta de desechos tecnológicos. Incluso el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio llevó a cabo “The Medal Project Tokio 2020” para fabricar las aproximadamente 5,000 medallas olímpicas y paralímpicas.

El informe “Global E-waste Monitor 2020”, que realiza la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en conjunto con otras agencias, encontró que el mundo arrojó un récord de 53.6 millones de toneladas de desechos electrónicos el año pasado, y sólo el 17. 4% fue reciclado.

El valor de estas materias primas en la basura electrónica es de 57,000 millones de dólares. “Creció 1.8 toneladas métricas [Mt] desde 2014, pero la generación total de desechos electrónicos aumentó en 9.2 Mt.

Esto indica que las actividades de reciclaje no siguen el ritmo del crecimiento global de los desechos electrónicos”, señala el informe. China, con 10.1 millones de toneladas, fue la principal fuente de desechos electrónicos; Estados Unidos, la segunda, con 6.9 millones de toneladas. India, con 3.2 millones, la tercera.

Los tres países representaron casi el 38% de los desechos electrónicos del mundo el año pasado.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

Las joyas hechas con oro y plata reciclados sólo seguirán aumentando su participación en el mercado global de joyería en los próximos años, siempre y cuando la cadena de suministro de metales preciosos reciclados puede mantenerse al día con la creciente demanda. También se espera que el mercado de reventa, o segunda mano, de joyas se vuelva más relevante, ya que ofrece una opción más sustentable que las joyas hechas de metales recientemente extraídos”, señala Schneider.

PROCESO SUSTENTABLE

Pandora recicla oro y plata en sus dos fábricas ubicadas en Tailandia: una en Bangkok y otra en Chiang Mai. A finales de este año, también pretende que sus plantas funcionen únicamente con energía renovable, para la producción.

“Cuando usamos plata reciclada, el impacto es dos tercios menor, en términos de la huella de carbono, en comparación con la extracción directa de la mina. Si reciclas oro, el impacto será 600 veces menor que cuando lo extraes. El factor clave es hacerlo con energía renovable y otros aspectos, para hacerlo sustentable”, agrega Lacik.

Sigue la información de economía y negocios en Forbes Centroamérica

Pandora busca ser un ejemplo para que las demás joyerías comiencen a reutilizar, ya que, por el momento, no ve una “revolución”. “Aún no estoy seguro si genera un comportamiento que impulsa la actitud o si la actitud impulsa el comportamiento de cambio”, remata Lacik, ceo de Pandora.

Hay varias interrogantes que, con el tiempo, cuando se generalice el reciclado de metales para joyería, deberían tener respuesta. Si el metal es reciclado, ¿la pieza debería ser más económica? ¿La tendencia verde en joyería será sólo una moda pasajera?

banner-revista-agosto-promocion-forbes-mexico

 

Siguientes artículos

TikTok
Wal-Mart y Microsoft habría acordado compra de activos de TikTok
Por

ByteDance, venderá sus activos en Estados Unidos bajo presión de Washington debido a preocupaciones sobre la seguridad d...