Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 van a desterrar el mito de que los medios públicos como el canal Mexiquense, TV UNAM, Televisión Educativa, Capital 21, entre otros, son aburridos y desangelados.

“Nuestra programación no es aburrida ni desangelada, ya que (productores independientes) están generado un contenido de mucha calidad”, asegura Susana Solís Esquinca, presidenta de la Red de Radiodifusoras y Televisoras Educativas y Culturales de México.

Hace varios años los televidentes no veían canales públicos debido a que no existía infraestructura para cubrir el territorio nacional, declara a Forbes México.

Tampoco tenían tecnología de punta y trabajaban con bajo presupuesto. Pero ese negocio público dio un giro con la reforma de telecomunicaciones y la alianza con América Móvil, que les dio permiso de pasar por sus pantallas cada uno de los deportes extremos de los Juegos Olímpicos de Invierno.

PUBLICIDAD

“Sochi fue el primer acercamiento con América Móvil, que nos otorgó los derechos de transmisión de manera gratuita a la televisión pública”, recuerda la representante de los canales públicos en México.

Los Olímpicos de Invierno fueron una buena experiencia para la televisión, y ahora “la transmisión de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 no los esperábamos y fue una sorpresa”.

“Vimos un aumento en audiencia con las imágenes de deportes extremos practicados en Sochi”, dice. Eso sí, nadie midió con precisión el rating; sin embargo, el nivel de audiencia aumentó 20% durante los Juegos Olímpicos de Invierno.

“Las Olimpiadas en Brasil por sí solas aumentarán 40% el número de personas que seguirán y verán la televisión pública en México”, pronostica la también directora del Sistema Chiapaneco de Radio, Televisión y Cinematografía.

A diario, más de 25 millones de personas miran la programación de los 40 canales de televisión universitarios y de entidades federativas de la República Mexicana.

“Las cableras tienen la obligación, por ley, de pasar todo aquel sistema de señal abierta pública que cubra más del 50% estatal, y eso lo logran todos los medios públicos”, disipa cualquier duda de que esas empresas vayan a bloquear el canal público.

¿Qué sensación les deja a Televisa y TV Azteca, que verán los Juegos Olímpicos por la televisión pública? se le cuestiona a esta mujer que era corresponsal de Televisa.

—¡Híjole!, no lo sé, y está difícil tu pregunta. Tendría que estar en los pies de ellos y no lo sé. La verdad es que para los medios públicos será un excelente ejercicio que volteen a ver los contenidos de calidad producidos.

La participación de la televisión pública representa un precedente histórico para México, porque los Olímpicos siempre eran transmitidos por empresas privadas como Televisa y TV Azteca, que cuentan con los ingresos para la adquisición de los derechos, explica.

Slim, el socio

La televisión estatal va a hacer publicidad junto con América Móvil para promover y mostrar que la justa deportiva saldrá por los canales públicos”, señala Susana Solís. Los promocionales están en el diseño y preparación de la estrategia publicitaria.

“En el convenio de transmisión firmado con América Móvil se dejó establecido que no podemos comercializar publicidad de las empresas, a pesar de que la mayoría de los canales públicos vivimos del patrocino”, expresa.

“El pacto fue no te cobro, y te doy toda la transmisión; sin embargo, en ese lapso se meterán promocionales institucionales y de los gobiernos”, aclara la periodista.

Según Susana Solís, los espacios publicitarios de la televisión pública atenderán toda la demanda del Instituto Nacional Electoral (INE), así como de Radio, Televisión y Cinematografía (RTC).

En los canales públicos también se carga y se pide la transmisión de las campañas para prevenir los incendios, así como las campañas de salud pública.

América Móvil pondrá los golpes de marca permitidos por la Ley de Telecomunicaciones, menciona. “Los golpes de marca salen cuando ves el futbol, ya sea en una barra o una imagen que llena toda la pantalla”, dice la representante de la televisión pública.

“Sacaremos del aire la programación habitual durante las Olimpiadas, porque el compromiso es transmitir 200 horas de deportes”, apunta.

Algunos programas y noticiarios establecidos no se moverán a menos de que coincida con la inauguración, la clausura, cuando juegue la selección mexicana o algún medallista mexicano, concluye Solís Esquinca.

 

Siguientes artículos

Francisco Gil Díaz dejará dirección de Telefónica México
Por

El lugar de Gil Díaz será ocupado por Carlos Morales Paulín, a partir del próximo 1 de julio.