En la adopción de tecnologías para dar cabida a nuevas formas de datos nos hemos saltado los pasos necesarios para realizar un análisis significativo.

 

 

El poder computacional, los datos ilimitados y las avanzadas técnicas estadísticas disponibles nunca habían sido tan accesibles. La combinación de estos tres elementos ha permitido progresos increíbles en las áreas de las ciencias de la vida, la física de partículas y modelados predictivos. Entonces, si somos tan capaces de cartografiar nuestro ADN, lograr la división de los átomos y detectar fraudes, ¿por qué ahora los ejecutivos y analistas, tanto en mercadotecnia como en otras áreas de la empresa, se encuentran más frustrados que nunca cuando se trata de tomar las grandes decisiones de negocio?

PUBLICIDAD

A pesar de la sofisticación de los sistemas de información tecnológica en las principales corporaciones globales, los ejecutivos tomadores de decisiones a menudo describena sus organizaciones como “ricas en datos y pobres en información”.

Mientras que los ejecutivos y los consumidores siguen utilizando la emoción para tomar decisiones, los sistemas de análisis emplean enfoques basados en datos racionales para que hagan sentido estas opciones. La creciente información a nuestra disposición está alimentando aún más las contradicciones y hace que la toma de decisiones se sienta cada vez más difícil. Una y otra vez, la fuerte intuición del ejecutivo le dice una cosa, mientras las matemáticas le dictan otra.

Podemos resolver problemas muy complejos usando las matemáticas, así que es natural que se quiera aplicar la capacidad explicativa de las matemáticas para los negocios. Sin embargo, en la adopción de las tecnologías para dar cabida a nuevas formas de datos y matemáticas avanzadas, nos hemos saltado inconscientemente los pasos necesarios para realizar un análisis significativo. De alguna manera nos hemos rebasado a nosotros mismos y nuestra intuición tiene que ponerse al día. La mayoría de los tomadores de decisiones de alto nivel se sienten incómodos con la complejidad de las matemáticas aplicadas avanzadas en las organizaciones. No tienen idea de ellas. Por el contrario, la mayoría de los analistas y técnicos jóvenes están capacitados para mostrar el poder determinista de las matemáticas y los sistemas computacionales. Sin embargo, las matemáticas y las computadoras no son deterministas cuando se trata de explicar sucesos aleatorios u ocurrencias raras. Estamos confiando en gran medida en las matemáticas y los sistemas computacionales en un momento en que los ejecutivos inmigrantes a la era digital están luchando para mantenerse al día de los avances tecnológicos y los analistas jóvenes nativos de dicha era digital, están mal preparados para presentar los datos de una manera que hablen de una visión holística para los negocios.

Nos encontramos ante una paradoja una vez más. Entonces, ¿cómo romper el ciclo?

En la próxima década, una migración natural de talento matemático hacia arriba en las organizaciones abordará algunas de estas cuestiones. Altos líderes inevitablemente desarrollarán una idea de las matemáticas detrás de los análisis. Los analistas se volverán más expuestos a la narración y a contar historias que hagan sentido. Pero hasta que cerremos esa brecha, tres enfoques se vislumbran para elevar la analítica y convertirla en una fuente definitiva de la intuición aumentada:

  1. Transparencia, creando una cultura de vulnerabilidad y realizando experimentos para enriquecer el aprendizaje.
  2.  Aprendizaje antes de resolver, promover la creación de mejores prácticas y casos de negocios con base en técnicas de prueba y error.
  3.  Enfoques multidisciplinarios, construir equipos de expertos acompañados de generalistas dando entrenamiento continuo y diverso en las organizaciones y conocimiento profundo de nuestro público objetivo.

Así, pues, la intuición y la racionalidad en igual medida proyectarán a los equipos a la grandeza empresarial.

 

 

Contacto:

Twitter: @CesarEnriquez

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

5 tendencias en el centro de datos
Por

Los centros de datos deben poder manejar los picos de utilización inteligentemente, sin incurrir en grandes gastos o sub...