Reuters.- Ucrania acusó a Rusia de capturar ilegalmente tres de sus barcos en el Mar Negro luego de abrir fuego contra ellos el domingo, una acusación que, de ser confirmada, podría iniciar una nueva y peligrosa crisis entre ambos países.

Moscú no respondió de manera inmediata ni directa a la acusación, pero agencias de noticias rusas citaron al servicio de seguridad FSB diciendo que tenían una prueba irrefutable de que Ucrania había orquestado lo que describió como “una provocación” y que publicaría sus pruebas pronto.

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, convocó de inmediato a una reunión con sus principales jefes militares y de seguridad el domingo por la noche para discutir la situación.

La crisis se inició el domingo más temprano cuando Rusia impidió que las tres embarcaciones ucranianas entraran en el Mar de Azov a través del estrecho de Kerch, mediante la colocación de un buque de carga debajo de un puente controlado por Rusia.

 

Ignora a Occidente

Rusia ignoró el lunes los llamados de Occidente para que libere tres buques militares ucranianos contra los que disparó y que capturó el fin de semana cerca de Crimea, al tiempo que acusó a Kiev de unirse a sus aliados occidentales para provocar un conflicto.

Kiev acusó a Rusia de agresión militar y puso a sus fuerzas armadas en alerta de combate total, asegurando que tiene derecho a la autodefensa. Legisladores ucranianos tenían previsto decidir más tarde si aprueban la ley marcial durante dos meses, una medida apoyada por el presidente Petro Poroshenko.

Las relaciones entre ambas naciones siguen tensas tras la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014 y su respaldo a una insurgencia prorrusa en el este de Ucrania, por lo que el incidente podría empujar a ambos países a un conflicto mayor. Asimismo, generó señales tempranas de que Occidente renovará sus llamados para imponer nuevas sanciones contra Moscú.

La crisis estalló cuando patrulleras fronterizas del servicio de seguridad ruso FSB capturaron dos pequeños buques de artillería blindados ucranianos y un remolcador tras abrir fuego contra ellos y herir a varios marineros el domingo.

Las naves intentaban acceder al mar de Azov desde el mar Negro. El FSB dijo que abrió un caso criminal por lo que considera una entrada ilegal de los barcos en aguas territoriales rusas.

El tráfico marítimo se reanudó el lunes en el estrecho de Kerch, que separa a Crimea del territorio continental ruso, pero Moscú no dio muestras de que vaya a liberar a los buques y a sus tripulantes.

La OTAN convocó una reunión de emergencia con Ucrania el lunes, después de que el jefe de la alianza, Jens Stoltenberg, mantuvo una conversación telefónica con Poroshenko en la que le ofreció “todo el apoyo a la integridad y soberanía territorial de Ucrania”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso emitió un duro comunicado en el que señaló que “es obvio que esta provocación meticulosamente pensada y planeada buscaba generar otra fuente de tensión en la región con el objetivo de crear un pretexto para aumentar las sanciones contra Rusia“.

 

Siguientes artículos

Ofertas que puedes aprovechar en este Cyber Monday
Por

Según estudios presentados por Adobe Analytics, para EU se estimó que esta fecha moverá 7,800 mdd, es decir, un 18% más...