Esto plantea un desafío mayor para el presidente Vladimir Putin, cuya popularidad, basada en parte en otorgar estabilidad y prosperidad, corre riesgo por la caída del rublo y el daño que produce en la credibilidad financiera.

 

Reuters 

 

PUBLICIDAD

La economía rusa se estancó en noviembre, mostraron datos publicados el miércoles, lo que hace más probable que el colapso del rublo en este mes la empuje a la recesión el próximo año.

La inversión de las compañías rusas, alguna vez un pilar del desempeño económico del país, bajó más de lo previsto el mes pasado, subrayando la presión de las sanciones occidentales impuestas sobre Moscú por su papel en la crisis ucraniana.

Las ventas minoristas subieron en línea con las expectativas, pero en su ritmo anual de 1.8%, fueron apenas una fracción de lo que había sido su alza en el período posterior a la crisis de 2008, cuando la demanda del consumidor alimentó a la economía.

El conjunto de datos, que también notó algún incremento en los salarios reales, sigue a cifras de la producción industrial, divulgadas el lunes, que reflejaron que esta actividad resultó decepcionante el mes pasado, con una caída de 0.4% contra las previsiones de un alza de 1.1%.

“En general, el cuadro sigue siendo de una economía estancada, más que un colapso”, dijo Liza Ermolenko, economista de mercados emergentes de Capital Economics en Londres, en un informe.

“Sin embargo, el punto clave es que estos datos anteceden al reciente colapso del rublo. El efecto completo de los recientes eventos en la economía rusa sólo comenzará a verse en los datos de la actividad el próximo año, pero el punto es que Rusia se dirige a una profunda recesión en 2015”, agregó.

El rublo, que bajó contra el dólar en hasta 20% en un momento de esta semana, ahora ha perdido alrededor de un 45% en lo que va del año.

Esto plantea un desafío mayor para el presidente Vladimir Putin, cuya popularidad, basada en parte en otorgar estabilidad y prosperidad, corre riesgo por la caída del rublo y el daño que produce en la credibilidad financiera.

Los débiles precios del petróleo, combinados con las sanciones occidentales impuestas sobre Rusia por su papel en la crisis de Ucrania, han limitado significativamente el acceso a los fondos internacionales, creando preocupaciones de que muchas compañías demasiado apalancadas no puedan cancelar sus deudas.

“Los riesgos de la caída de los precios del petróleo crean presión adicional sobre el rublo (…) conducirá a un incremento de la inflación, manteniendo una política monetaria ajustada y a una subida del costo del financiamiento”, dijo Maria Pomelnikova, analista de banco Raiffeisen en Moscú.

El miércoles, el banco central dijo que estaba listo para tomar medidas adicionales que conducirán a una estabilización más rápida del rublo y aliviar los temores entre las compañías por su carga de deuda.

El rublo subió tras el anuncio pero las previsiones oficiales para la economía para el 2015 son pesimistas.

 

El banco central dijo el lunes que probablemente la economía se contraiga en el primer trimestre del próximo año y que podría caer quizá alrededor de 4,5 por ciento en 2015 si los precios del crudo promedian 60 dólares por barril.

 

Siguientes artículos

Walmart
Walmart abandona la batalla por el video on demand
Por

Como parte del cierre, VUDU dará a sus consumidores un cupón equivalente al valor de sus compras en la plataforma y a pa...