Julián Assange, fundador de Wikileaks, negó este martes que Rusia haya sido la fuente de los correos filtrados sobre la campaña de Hillary Clinton y sostuvo que dicha acusación es un intento del gobierno del presidente saliente, Barack Obama, de deslegitimar el triunfo de Donald Trump.

En entrevista con el comentarista político Sean Hannity para la cadena Fox News, Assange reiteró que “podemos decir, lo hemos dicho repetidamente en los últimos dos meses, que nuestra fuente no es el gobierno de Rusia y no es una fuente estatal”, además de que es imposible saber si las filtraciones alteraron el desenlace de la elección.

Durante la pasada campaña presidencial en EU, más de 50 mil correos fueron publicados por Wikileaks.

Una tanda de estos correos involucró acciones de favoritismo de funcionarios del Partido Demócrata por Clinton en detrimento de Bernie Sanders. El incidente le costó el puesto a la presidenta del partido, Debbie Wasserman, y a su primer círculo de colaboradores.

PUBLICIDAD

Te interesa leer: Obama castiga a Rusia por hackeo; expulsa a 35 diplomáticos rusos

Otros correos expusieron las acciones de John Podesta, director de la campaña presidencial de Clinton, así como supuestas prácticas controvertidas de la Fundación Clinton.

Cuestionado por Hannity sobre si el escándalo de los correos pudo afectar el resultado de las elecciones presidenciales del 8 de noviembre, Assange dijo desconocerlo.

“Quién sabe. Es imposible saberlo. Pero si así fue, la acusación es que las declaraciones verdaderas de Hillary Clinton o John Podesta o Debbie Wasserman, sus verdaderas declaraciones fueron las que cambiaron la elección”, indicó el fundador de Wikileaks.

La afirmación de Assange surgen luego de que agencias de inteligencia de Estados Unidos responsabilizaron a Rusia de intentar interferir en el resultado de los comicios, a través del hackeo de las computadoras del Partido Demócrata y eventualmente del Partido Republicano.

También puedes leer: Putin dirigió hackeo en elecciones de EU por venganza contra Hillary

Hace cinco días, la Casa Blanca informó que Obama avaló un decreto por el cual Washington impuso nuevas sanciones contra Rusia por su presunta injerencia en las elecciones estadounidenses que culminaron con el triunfo de Trump.

De acuerdo con el Departamento del Tesoro estadounidense, estas nuevas medidas punitivas afectan a seis personas y tres empresas rusas “que suministraron apoyo material a las operaciones cibernéticas del GRU”, así como al Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB) y el Departamento Central de Inteligencia (GRU).

Obama también anticipó acciones adicionales “en los tiempos y lugares que determinemos”.

En tanto, EU expulsó el jueves pasado a 35 funcionarios rusos presentes en el país y cerró las instalaciones de Rusia en Maryland y Nueva York, en respuesta a una campaña de acoso por parte del Kremlin contra diplomáticos estadounidenses en Moscú.

Por su parte, el presidente ruso Vladimir Putin descartó tomar represalias simétricas contra los diplomáticos estadounidenses en su país, al tiempo que afirmó que Rusia tiene todos los motivos para dar una respuesta adecuada a EU y que esperaría hasta la llegada de Trump a la Casa Blanca.

 

Siguientes artículos

Los 10 billionaires que más ganaron en 2016
Por

La lista de 2016 incluye a 10 inversionistas rusos, chinos, franceses y estadounidenses, que en conjunto hicieron 74,700...