Por Jeremy Bogaisky

Un Boeing 737 MAX que espera su entrega a Ryanair (Aerolínea irlandesa de bajo costo) ha sido visto con un nombre diferente pintado en su nariz, lo que generó nuevas especulaciones sobre si Boeing y las aerolíneas están cambiando el nombre del avión después de dos accidentes mortales que cobraron 346 vidas.

Un fotógrafo que ha estado siguiendo la producción del 737 MAX, en la fábrica de Boeing en Renton, Washington, publicó fotografías en Twitter el domingo por la noche mostrando un avión de Ryanair marcado como 737-8200.

WOODYS AEROIMAGES

Un vocero de Boeing dijo a Forbes que no se están realizando cambios de nombre para el 737 MAX, que se ha puesto a tierra en todo el mundo tras el segundo de los accidentes, ocurrido en marzo.

“Seguimos abiertos a todos los comentarios de los clientes y otras partes interesadas, pero no tenemos planes de cambiar el nombre del 737 MAX”, dijo en un comunicado enviado por correo electrónico.

“737-8200 no es un nombre nuevo”: Boeing enumera esto en su sitio web como una designación para una variante del 737 MAX 8, diseñado para operadores de bajo costo que aumenta el número máximo de asientos en el avión de 178 a 210. Sin embargo, Ryanair, así como el fabricante americano de aviones, se referían anteriormente al avión como el 737 MAX 200. Ryanair es el cliente de lanzamiento para el avión, con 135 aeronaves en pedido (a la fecha).

También lee: Tomará tiempo reconstruir confianza tras accidentes de 737 MAX: Boeing

Es posible que Boeing retenga el nombre MAX en su comercialización, mientras permite a las aerolíneas elegir una nomenclatura diferente. El mes pasado, cuando Boeing obtuvo una carta de intención de International Airlines Group (IAG) [Fusión entre Iberia y British Airways] para un importante pedido de 200 aviones en el show aéreo de París, el anuncio del fabricante se refirió a la aeronave como el 737 MAX, mientras que IAG, emitió un comunicado de prensa que describe la orden como una mezcla de 737-8 y 737-10 aviones.

Ryanair no respondió a una solicitud de comentarios, hecha para este reportaje.

Es probable que la investigación de mercado de las líneas aéreas muestre sentimientos negativos y que los clientes intenten evitar volar en el avión, afirma Ernie Arvai, un consultor de AirInsight.

El consultor de la industria aérea, Michael Boyd, dice que no sería prudente que Boeing intente cambiar el nombre del avión antes de que los reguladores de aviación aprueben los arreglos y ajustes a la capacitación, que le permitirán regresar al servicio. Una vez que se haya superado ese obstáculo, y la marca pueda afirmar de manera creíble que se trata de un producto mejorado, un rebranding estaría en orden, “pero de forma casi silenciosa, con fanfarria limitada”, dice.

El director de finanzas de Boeing, Greg Smith, sugirió en una entrevista con Bloomberg, en junio, en la exhibición aérea de París, que el fabricante de aviones podría estar abierto a un cambio de nombre, sin embargo, la compañía ha echado agua fría sobre esta idea, desde entonces.

No te pierdas: Boeing 737 MAX se mantendrá fuera de cronograma de vuelos de United Airlines hasta noviembre

 

Siguientes artículos

Estos son los ‘dolores de cabeza’ de los CEO de México y Centroamérica
Por

Riesgos como ciberseguridad, el cambio climático, y el regreso al territorialismo son las principales preocupaciones de...