X
BREAKING
Volaris evacúa a pasajeros de su vuelo CDMX-Mérida por falsa alarma de bomba
X
BREAKING
Volaris evacúa a pasajeros de su vuelo CDMX-Mérida por falsa alarma de bomba

El fabricante coreano no usará el ubicuo procesador Snapdragon de Qualcomm; en su lugar usará su propio modelo Exynos. Y hay más: analistas creen que Samsung quiere competir frontalmente en ese segmento.

 

Por Aaron Tilley

PUBLICIDAD

 

Los inversionistas no estuvieron nada contentos la semana pasada con lo que Qualcomm tenía que decirles. El fabricante de chips de San Diego reveló durante su informe financiero del primer trimestre que un importante jugador no usaría su nuevo procesador de aplicaciones móviles, el Snapdragon 810, en su smartphone insignia. ¿El culpable? Samsung. ¿El teléfono? El Galaxy S6. Las acciones de Qualcomm cayeron 12% a finales de la semana pasada, pero ya han recuperado alrededor de la mitad de esa pérdida.

Sin embargo, que Samsung se baje del barco Snapdragon no es lo único de lo que Qualcomm podría tener que preocuparse. Los analistas sospechan que Samsung está interesado en usar su propio chip basado en ARM, Exynos, para competir de frente con Qualcomm.

El drama de Qualcomm comenzó cuando empezaron a circular rumores de que su procesador Snapdragon 810 se recalentaba, y que Samsung estaba pensando en abandonar el chip en favor de su procesador de aplicaciones de 14 nanómetros, el Exynos 7420 (los 810 circuitos Snapdragon de Qualcomm abarcan 20 nanómetros), pero, según un informe del Wall Street Journal, la verdadera razón por la que dejan el Snapdragon, que aún no ha sido confirmada, tiene más que ver con el deseo de Samsung de usar sus propios chips.

Los analistas dicen que el uso de un chip propio permitirá a Samsung ahorrar dinero y diferenciarse de otros teléfonos Android de gama alta. “Una forma de verlo es que Samsung cree que el 810 no les daría suficiente diferenciación”, dijo Les Santiago, director de investigación de IDC.

Snapdragon tiene una presencia tan ubicua en los teléfonos inteligentes Android de gama alta que los fabricantes de teléfonos inteligentes están dispuestos a hacer todo lo posible para mantenerse al margen de él, sobre todo en el caso de Samsung, que parece perder impulso en momentos en los que Apple gana más participación de mercado.

“En el segmento premium de los smartphones hay muy pocas diferencias reales aparte de diseño industrial y otras pequeñas cosas”, dijo Charles Golvin, fundador y analista principal de Abelian Research. “Ya que Qualcomm vende a todo el mundo, es difícil para los vendedores salir adelante.”

Para ofrecer una mayor diferenciación, Qualcomm y Samsung están preparando chips propios basados en tecnología ARM. En este momento, el Snapdragon 810 y el Exynos 7420 usan núcleos ARM Cortex A57 y A53 –que ofrecen una personalización limitada para un fabricante de chips–. La próxima generación de chips de Qualcomm y Samsung también estará basada en tecnología de ARM, pero personalizada para sus propias especificaciones. Con un chip personalizado, las empresas podrán elegir entre una serie de opciones ligadas a la potencia y el rendimiento para destacar características específicas en sus dispositivos. Estos chips personalizados saldrán a finales de 2015 y principios de 2016.

“Definitivamente hay un cambio en la forma en que los procesadores móviles se están desarrollando”, dijo Santiago. “La tendencia apunta a procesadores ARM personalizados y es liderada por Apple. La diferenciación de los smartphones se convertirá en un gran tema en 2016.”

Apple comenzó a usar chips ARM personalizados para sus teléfonos inteligentes comenzando con el A6 del iPhone 5 en 2012.

Los analistas sospechan que parte del cambio de Samsung hacia sus propios chips busca preparar a la compañía para empezar a promover su chip Exynos de manera más agresiva en el mercado de teléfonos inteligentes de Asia, el de más rápido crecimiento. Esto podría ayudar a apuntalar la desaceleración que sufrió la empresa con las decepcionantes ventas de su Galaxy S5.

“Samsung no sólo podrá usar la solución personalizada en sus propios teléfonos inteligentes; tratará de empujarla hacia el ecosistema móvil como un proveedor de otros fabricantes”, dijo Santiago. “Competirán cabeza con cabeza con Qualcomm.” Pero no hay garantía para Samsung. “Lo han intentado en el pasado pero no han tenido éxito”, agregó.

Incluso sin Samsung a bordo, los próximos chips de Qualcomm parecen estar haciendo progresos. Hace unos días, Qualcomm dijo que 60 dispositivos usarán el Snapdragon 810, equipos de fabricantes de teléfonos que incluyen a Xiaomi, LG, HTC y Motorola. Simplemente tendrá que observar de cerca a Samsung.

“Snapdragon 810 está progresando como se esperaba”, dijo vía telefónica Tim McDonough, vicepresidente de marketing de producto para Qualcomm. “Hemos ganado 60 diseños. Es un número bastante considerable. Alimentaremos a la mayoría de los teléfonos premium Android y Microsoft.”

Al final es probable que Samsung siga dependiendo de Qualcomm, que ha liderado el mundo móvil a través de su experiencia en la tecnología integrada de módem LTE, y no desaparecerá pronto.

“Si Samsung opta por no usar el procesador Snapdragon de 810, aún es probable que use el chip del módem junto a su procesador Exynos”, dijo Golvin. “Qualcomm no está perdiendo todos los negocios de Samsung. Esto es más de un golpe a la marca.”

 

Siguientes artículos

Symantec seguridad
Qué hacer y qué no si secuestran tu computadora
Por

Hoy que es el Día Internacional de Internet Seguro te doy 5 consejos para que evites ser una víctima más del ransomware,...