¿Tiene alguna utilidad social la incesante cobertura y exhibición repetida de los mismos videos y entrevistas, más allá de que los medios de comunicación busquen elevar sus ratings?

 

 

“Otra vez Twitter se adelanta con la noticia del accidente aéreo en San Fco.”, escribió en su cuenta de Twitter el periodista Jorge Ramos el pasado 6 de julio. Más que eso, yo diría que una vez más las redes sociales convierten en “reporteros” a personas que están en el lugar y momento justos en que ocurre un evento noticioso.

PUBLICIDAD

El día del accidente del avión de Asiana Airlines en el aeropuerto de San Francisco, me encontraba de vacaciones en Los Ángeles y Las Vegas, en donde me enteré de lo ocurrido, a través de la radio del auto. El interés en el tema pudo más que mis vacaciones. Gran parte de mi vida laboral ha estado ligada a la industria aérea, ya sea cubriendo la fuente, como ejecutivo de medios de una aerolínea o como consultor en relaciones públicas. Por ello, me pareció interesante darme una idea de cómo actuaron los medios de comunicación en Estados Unidos y cómo se supo del tema a través de Twitter.

 

La noticia en los medios

Quien quiera que durante ese fin de semana prendiera la televisión, al menos en California y en cualquier canal de noticias y prácticamente durante todo el día, podía actualizarse sobre la evolución de la noticia del vuelo 214 de Asiana Airlines y las 307 personas a bordo.

Desde que la noticia empezó a circular en los medios de comunicación, el flujo de información fue continuo y a lo largo de las horas. Las cadenas ABC, Fox, NBC y CBS estuvieron abiertos hasta tarde con reportes especiales intermitentes. Cuando no era una conferencia de prensa de las autoridades (completa o en fragmentos), era una entrevista con alguien directamente relacionado (pasajero, familiar o ejecutivo de la aerolínea, del aeropuerto o de la National Transportation Safety Board –NTSB).

Periodistas, como Craig Melvin de NBC o Gregg Jarret de Fox News, cubrieron el accidente durante varias horas del mismo sábado y parte del domingo. Por su parte, Don Lemon de CNN invirtió mucho tiempo del domingo en la tarde repitiendo segmentos de un video que obtuvo en exclusiva de un aficionado llamado Fred Hayes.( http://www.youtube.com/watch?v=2ZIyvfwRArA) En tanto, ABC News ofrecía a sus espectadores su propia “guía de sobrevivencia” a los accidentes de aviación.

 

El punto de vista de dos testigos

Al parecer, el primer mensaje de texto en el Twitter salió del celular de un individuo llamado David Eun, ejecutivo de una empresa electrónica, quien enfocó sus textos a la situación que estaba viviendo. Entre sábado y domingo escribió 9 mensajes con relación directa al accidente:

1. Acabamos de aterrizar estrellándonos en San Francisco. Se desprendió la cola del avión. La mayoría parece estar bien. Yo estoy OK, Subreal.

2. Fuego y rescatistas por todos lados. Están evacuando a los heridos. No me he sentido así desde el 9-11 (septiembre 11 del 2001). Trato de ayudar a que la gente se tranquilice.

3. Mucha actividad aquí. Amigos, por favor no me llamen, estoy bien. La mayoría (de la gente) está calmada y permitiendo que los rescatistas hagan su trabajo. Como en el 9-11, la mayoría trata de ayudar en la crisis.

4. No quiero distraer la atención sobre el accidente. Subiré actualizaciones. La mayoría de los pasajeros se ven bien.

5. Ya estamos en la terminal. Agradezco que estoy bien. Gracias a todos por sus buenos deseos pero por favor no me llamen. Los mantendré informados.

6. Acabamos de pasar aduana. Baja la adrenalina. Estoy tratando de procesar todo esto. Realmente contento de que la mayoría (de pasajeros) que he visto parecen estar bien, con algunas heridas menores. Ahora pienso mucho en la familia y los amigos.

7. Muchos oficiales con placas y uniformes pero no hay novedades. No hay Comunicación. Seguimos esperando.

8. Acabo de salir del aeropuerto. Gracias a todos por su apoyo y buenos deseos. Le deseo lo mejor a los que salieron lesionados.

9. Me siento un poco sacudido por la experiencia de ayer, pero fortalecido por el apoyo de todos lados, recordatorio de lo bien conectados que estamos. Pesar por los que murieron o resultaron heridos. Pienso en los dos pequeños con su mamá, espero no salgan muy traumados.

Por su lado, parece que Krista Seiden, gerente de Mercadotecnia de Producto de otra empresa tecnológica, en San Francisco, a punto de abordar su vuelo a Arizona, fue quien tomó la primera foto del accidente que empezó a circular en medios de comunicación. También parece ser la primera testigo en ser buscada por los propios medios para ser entrevistada.

Sus mensajes más relevantes en el Twitter, todos acompañados con una foto, en lo que abordaba su avión:

1. Dios mío, se acaba de estrellar un avión al aterrizar en San Francisco. Estoy por abordar mi avión.

2. La gente está siendo evacuada a través de los toboganes del avión.

3. Actualización: el humo parece empeorar; hay mucho personal de emergencia en el sitio.

4. Aún no sé de qué aerolínea o tamaño de avión. Definitivamente es un avión comercial. Hay mucho humo. Los toboganes siguen abajo.

5. El aeropuerto de San Francisco se cierra indefinidamente debido a que se estrelló un avión comercial.

6. Escuchando reportes, el avión es un 777 de Asinia procedente de Taipei. Mucho personal de emergencia en el sitio.

7. Conforme se disipa el humo, no se ven señales de la cola del avión.

8. Se despejó el humo en el sitio del accidente. No hay noticias sobre la seguridad de la gente a bordo del avión.

A partir de ese momento, Krista comenzó a recibir mensajes de muchos medios en todo Estados Unidos para solicitarle entrevista y/o autorización para publicar las fotos que tomó. Desde luego, aceptó todas las que pudo y autorizó el uso de su material:

9. @9NEWS @PKGM Sí. El avión pegó sobre su panza y de inmediato se vio envuelto en humo.

10. Cualquier organización de noticias que quiera fotos o entrevistas, puede usar mis twits o tratar de localizarme para una llamada. Encantada de ayudar.

11. Por favor, usen las fotos de mi twiter y búsquenme para más información.

12. Nos llevarán al aeropuerto de Oakland para reprogramar el vuelo. Parece que los heridos son pocos. Prensa, siéntanse en libertad de usar mis fotos.

13. Abordando mi avión. Estaré disponible en 2.5 horas para entrevistas telefónicas. Avísenme si están interesados para darle seguimiento.

14. No puedo mentir, estaba un poco asustada antes de aterrizar en el aeropuerto de Phoenix. Afortunadamente fue un aterrizaje seguro.

 

En resumen

Un mismo desastre, tres posiciones diferentes. Uno, procurando hacer un servicio social, otra que ve la oportunidad de vivir sus minutos de gloria. A fin de cuentas, sus mensajes demuestran la utilidad de las redes sociales en situaciones críticas, como lo hacen en México cada vez que tiembla, pero de ninguna manera ello podría convertir a los usuarios en reporteros, quedando sólo en calidad de testigos oculares o vivenciales de un evento.

En cuanto a los medios, al igual que sucede en todo el mundo, buscaron explotar todos los ángulos posibles de la misma historia y los repitieron en múltiples ocasiones. Me vino a la mente la insistente repetición de imágenes resultantes de la explosión en el edificio de Pemex que algunos noticiarios de televisión en México realizaron durante varios días, sin aportar información nueva.

Es evidente que la cobertura del accidente en San Francisco continuará hasta que se dictamine la causa probable del accidente del avión de Asiana. Sin embargo, cabe la pregunta: ¿Tiene alguna utilidad social la incesante cobertura y exhibición repetida de los mismos videos y entrevistas, más allá de que los medios de comunicación busquen elevar sus ratings?

Sería interesante tener estudios sobre los efectos en la percepción pública de la cobertura de desastres por los medios, especialmente en México. Existe uno realizado por el Instituto para la Investigación de los Servicios de Salud de la Universidad de Ámsterdam que analiza los efectos sociales de los medios en torno a varios desastres de alto perfil, incluyendo el 9/11.

El estudio revela que, una vez que los medios cumplen con un ciclo informativo sobre algún desastre, prolongan el tema destacando las consecuencias negativas del mismo para la sociedad y generan polémica. El reflejo de ello es la tendencia de muchos medios a generar olas informativas que magnifican una perspectiva específica de la situación, enfatizando lo que salió mal y buscando culpables, restando importancia a cuestiones fundamentales, como la prevención, la recuperación y la tranquilidad.

En efecto, la narrativa de un solo punto de vista o perspectiva específica ya se ha hecho evidente en la cobertura del vuelo 214 de Asiana Airlines, que en gran medida se está enfocando hacia un error del piloto y una aproximación fallida para el aterrizaje, aun cuando las autoridades todavía no apuntan hacia los tripulantes en sus investigaciones.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @mmaraboto

BLOG: http://corpmedios.blogspot.mx/

 

Siguientes artículos

América Móvil coloca bonos en mercados europeos
Por

La compañía de Carlos Slim emitió un bono por 750 millones de euros por diez años y otro por 300 millones de libras con...