Por Marcelino Pacheco

Reinventarse para enriquecer la estadía de los viajeros e impulsar experiencias exclusivas son prioridades en la agenda de los empresarios del sector de la hospitalidad y la gastronomía de San Miguel de Allende.

De acuerdo con Bruce James, director del Hotel Matilda, para alcanzar este objetivo es necesario impulsar iniciativas diferentes, como el Mercado de Arte y Gastronomía, MAG, que, de manera anual, entrelazará las expresiones culinarias y plásticas. “Ahora que San Miguel obtuvo un nivel significativo de reconocimiento, nuestros visitantes esperan actividades nuevas y creativas”, afirmó.

Desde el Hotel Matilda y Casa Dragones, pasando por Casa Armida, The Restaurant, Moxi, Restaurante 1826 del hotel Rosewood y el recientemente inaugurado Bovine, el proyecto entrelazó el savoir faire de grandes chefs y artistas de distintas disciplinas plásticas. Entre los chefs participantes de la primera edición de MAG estuvieron Enrique Olvera, Paul Bentley, Elena Reygadas, Alejandro Ruiz, Roberto Solís, Fernando Trocca, Donnie Masterton, Ted Corrado, René Reyes, John Gallo, Diego Hernández y Eduardo Echeverría, quienes entablaron un diálogo con la obra de Jorge Tellaeche, Claudio Limón, Jose Dávila, Angelo Musco, Ricardo González, Nicole Aloi, Fabián Flores y Ricardo González.

PUBLICIDAD

Te puede interesar: Los rincones más lujosos de San Miguel de Allende

Te puede interesar: La esencia de San Miguel

Escultura, pintura, instalaciones y también colaboraciones especiales entre artistas y ceramistas se exhibieron durante las jornadas. Además, la intervención de un emblema de las bebidas espirituosas, Casa Dragones, fue clave, pues reforzó su vínculo con la gastronomía contemporánea mexicana de la mano de Elena Reygadas, chef de Rosetta y Lardo, de la Ciudad de México. El sello, cuyo nombre hace referencia a la legendaria caballería de los Dragones de San Miguel, organizó una exclusiva cena donde se maridó un menú de cuatro tiempos con Tequila Casa Dragones Joven, que se sirvió sobre una vajilla elaborada por el artista José Dávila y José Noé Suro, director de la firma Cerámica Suro.

 

Siguientes artículos

El capital de riesgo rehuye al emprendimiento en México
Por

El deficiente monitoreo del dinero invertido en nuevos proyectos hace pensar que el emprendedurismo está sobrevalorado,...