El banco reportó el jueves un aumento del 77% en su ganancia a septiembre gracias a menores necesidades de provisiones, en resultados que estuvieron en línea con lo previsto.

 

Reuters

El banco Santander de España tuvo ganancias de 1,055 millones de euros (mde) en el tercer trimestre, y una utilidad acumulada de 3,310 mde de enero a septiembre de este año.

La entidad bancaria reportó el jueves un aumento del 77% en su ganancia a septiembre gracias a menores necesidades de provisiones, en resultados que estuvieron en línea con lo previsto pero fueron marcados por la debilidad de los negocios bancarios en España y en Brasil.

El Santander, que ha confiado en América Latina para contrarrestar sus dificultades en España por la crisis económica y la caída del mercado inmobiliario, registró una ganancia atribuible a septiembre de 3,310 millones de euros (mde), en línea con los 3,318 mde previstos por los analistas.

No obstante, el mayor banco de la eurozona por capitalización incumplió las previsiones de ingresos debido a una caída en los préstamos y a las bajas tasas de interés.

Una economía tambaleante en Brasil, donde Santander genera una cuarta parte de sus ingresos (24%), afectó los resultados del banco. Allí vio caer su ganancia atribuible un 13% interanual a 1,277 mde en los nueve primeros meses del 2013.

Por áreas de negocio, Latinoamérica, que aporta ya el 49% del beneficio del grupo, registró un descenso de sus ganancias del 20.9% a 2,589 millones de euros.

“La preocupación estará centrada sobre todo en la debilidad de Latinoamérica. Nosotros esperábamos que la gente iba a querer ver (esta área) como un motor de la recuperación de la rentabilidad”, dijo Benjie Creelan-Sandfor, analista de la firma Macquaire.

En el mercado, las acciones de Santander cotizaban con un descenso del 0.12% a 6.532 euros, tras haber llegado a caer en los minutos iniciales un 1.6%. En lo que va de año, la entidad lleva acumulada una subida del 15%.

 

Cómodo para Basilea III

No obstante, Santander aseguró que estaba en una posición muy cómoda para cumplir con las estrictas normas de Basilea III que serán exigidas el próximo año y que será usado por el Banco Central Europeo (BCE) como una referencia para revisar la calidad de activos de más de 100 bancos en toda Europa.

“Tras varios años de fuertes saneamientos y fortalecimiento de capital, Banco Santander está preparado para un nuevo escenario de mejora de la rentabilidad”, dijo el presidente de la entidad, Emilio Botín, en una nota de prensa.

En el tercer trimestre, la ganancia del prestamista se situó en 1,055 millones de euros frente a una previsión de 1,063 millones de euros.

A pesar de verse favorecido por unas menores dotaciones, los principales márgenes del banco registraron caídas interanuales a septiembre, superiores o cercanas al 10%, a pesar de que en la comparación respecto al segundo trimestre se empezaba a vislumbrar una ralentización en el descenso.

El margen de intereses del banco a septiembre bajó un 13.9% a 19,659 millones de euros en un entorno de tipos de interés muy bajos. Analistas habían previsto un margen de intereses acumulado de 19,921 millones de euros.

En el tercer trimestre, el margen de intereses -el negocio estrictamente bancario que es la diferencia entre el costo de captar pasivo y el de prestar- sólo se redujo un 6.5% respecto al trimestre anterior.

A septiembre, los ingresos o el margen bruto del banco cayeron un 8.4% a 30,348 millones de euros frente a estimaciones de 30,571 millones de euros.

En el actual contexto del deterioro de la calidad crediticia tanto en España como en otros mercados, el banco terminó septiembre con una mora a nivel de grupo del 5.43% frente una tasa de impagos del 5.18% a junio.

En cuanto al negocio en España, con un peso del 7% en los resultados, Santander registró una caída del beneficio del 50.8% a septiembre a 367 mde.

En momentos en que los bancos en Europa se enfrentan a exigentes valoraciones de sus balances, donde el capital será el principal caballo de batalla, Santander dijo que estaba en una situación “muy confortable” para cumplir con los ratios de Basilea III y que no tenía previsto realizar ninguna ampliación de capital.

“El estar cómodos supone que no vamos a cambiar la forma en la que hacemos negocios (…) no vamos a hacer más variaciones en relación con los resultados que salgan del AQR (ejercicio de revisión de calidad de activos)”, añadió.

El consejero delegado de Santander, Javier Marín, reiteró que aplicando la futura normativa de Basilea íntegramente (fully loaded), el ratio de capital siempre se mantendría sobre el 9%. En términos de Basilea II, Santander cerró septiembre con un ratio de capital del 11.56%.

Respecto a movimientos corporativos, Marín reiteró que estudiarán la eventuales compras de las nacionalizadas NCG Banco y Catalunya Banc, que actualmente están en proceso previo de análisis para su posible subasta.

 

 

Siguientes artículos

BMV abre con leve baja
Por

El índice IPC retrocedía un 0.05% en momentos donde los mercados centran su atención en los resultados corporativos; el...