El expresidente francés Nicolas Sarkozy recibió una notificación de que será juzgado por tráfico de influencias, en medio de acusaciones que apuntan a que ofreció un ascenso a un fiscal a cambio de información sobre una investigación.

Sarkozy, quien está involucrado en varias investigaciones criminales, niega haber actuado mal y se ha comprometido a lograr que se desestimen todos los casos. Sus abogados dijeron que apelarán la decisión de juzgarlo, detalló la agencia Reuters.

Lee también Expresidente Sarkozy es detenido por investigación sobre Libia

“Nicolas Sarkozy… esperará con calma el resultado de la moción sobre una declaración de nulidad (del caso). No duda de que una vez más la verdad triunfará”, dijeron sus abogados en un comunicado. Su apelación será escuchada el 25 de junio, dijeron los abogados.

PUBLICIDAD

Los investigadores franceses recurrieron a escuchas telefónicas ante las sospechas de que el fallecido líder libio Muammar Gaddafi financió la campaña electoral de 2007 de Sarkozy, quien habría obtenido datos de otro sumario a través de una red de informantes.

Sarkozy fue presidente entre 2007 y 2012, pero fue derrotado por el socialista Francois Hollande cuando se postuló a la reelección. Desde entonces, ha enfrentado una serie de investigaciones por supuestos delitos relacionados con corrupción, fraude e irregularidades en la financiación de campañas políticas.

Según la ley francesa, un sospechoso no está formalmente acusado de un delito a menos de que sea enviado a juicio.

Los abogados de Sarkozy habían argumentado previamente que los magistrados que investigaban la presunta financiación secreta desde Libia estaban yendo más allá de sus competencias al intervenir las conversaciones entre el expresidente y sus abogados entre septiembre de 2013 y marzo de 2014, violando el privilegio de la relación abogado-cliente.

Basándose en las interceptaciones telefónicas, Sarkozy, que todavía tenía influencia política en ese momento a pesar de haber dejado el cargo, está acusado de haber ofrecido un ascenso a un fiscal a cambio de recibir información sobre otra investigación relacionada con fondos de campaña.

El tráfico de influencias puede ser penado en Francia con hasta cinco años de prisión y una multa de 500.000 euros (682.000 dólares). Sarkozy perdió la inmunidad presidencial un mes después de que dejó el cargo en junio de 2012.

 

Siguientes artículos

CDMX recibirá 1.6 millones de visitantes en Semana Santa
Por

La ocupación hotelera podría rebasar 3.4% lo registrado en el mismo periodo del año anterior, alcanzando un promedio de...