En medio de una tormenta de acusaciones y suspicacias alrededor del tren de alta velocidad, la residencia de 86 mdp de la pareja presidencial y un misterioso hombre de negocios, charlamos con Gerardo Ruiz Esparza. Ésta es parte de la plática que Forbes México sostuvo en exclusiva con él.

 

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, reconoce que tanto la dependencia que dirige, como el propio gobierno federal, son cuestionados por el proceso de licitación del tren de alta velocidad que unirá la Ciudad de México con Querétaro.

Hasta hace unas semanas, Ruiz Esparza presumía que la SCT navegaba viento en popa hacia el cumplimiento de sus objetivos. Con todos los programas en marcha. El presupuesto se venía ejerciendo al 100%, con un promedio de gasto diario de 430 millones de pesos (mdp) en 2013 y en lo que va de 2014. En este momento se tienen en construcción 4,900 obras en todo el país y en más de 70% de los municipios.

PUBLICIDAD

El 6 de noviembre, tres días después de que el consorcio encabezado por tres empresas chinas, dos francesas y tres mexicanas habían ganado la construcción del tren de alta velocidad, Gerardo Ruiz Esparza acudió al Senado de la República atendiendo una invitación del senador Javier Lozano. Era una reunión de trabajo con la comisión de Comunicaciones y Transportes para aclarar dudas sobre la licitación.

Al llegar al recinto, explica el Secretario, le cuestionaron la legalidad del fallo y los nombres de las empresas ganadoras que forman el consorcio ganador, encabezado por China Railway Construction Corporation (CRCC).

“Insinuaron la posibilidad de que el consorcio ganador hubiera contado con información privilegiada”, dice un documento que elaboró el titular de la SCT, del cual Forbes México posee copia. El texto dice que durante la reunión se afirmó que existió un proceso irregular, donde el gobierno dotó de información privilegiada a uno de los competidores y los demás concursantes prefirieron hacerse a un lado. Sugirieron, además, cancelar las partidas presupuestales asignadas al tren.

En virtud de lo anterior, el titular de la SCT le sugirió a Enrique Peña Nieto que se anunciara la cancelación del fallo y se planteó reponer el proceso a la brevedad.

Muy pronto el supuesto sujeto beneficiado tenía nombre y rostro. Una investigación del portal Aristegui Noticias daba cuenta el domingo 9 de noviembre que una de las empresas que conformaba el grupo ganador era Constructora Teya, del Grupo Higa, propiedad del empresario Juan Armando Hinojosa Cantú.

El texto relaciona a este hombre de negocios con obras en el Estado de México, cuando Peña Nieto era gobernador, y también como el sujeto que está detrás de Eolo Plus, la firma que le alquiló aeronaves al PRI para la campaña presidencial de 2012.

El equipo de Aristegui Noticias comprobó que una residencia que se ubica en Sierra Gorda 150, en Lomas de Chapultepec, es propiedad de Ingeniería Inmobiliaria del Centro, otra empresa de Grupo Higa, o de Armando Hinojosa Cantú.

En medio de este escándalo, Gerardo Ruiz Esparza explica su versión: “Se acerca el día del fallo y empieza a haber, vamos a decir, comentarios en muchos medios que no creo que haya sido otra cosa más que algo generado, difundido o promovido, en medios de comunicación”.

El Secretario dice que vio venir problemas. “Dividido en dos partes, una parte política y una parte, creo yo, de otros proveedores del servicio”.

Gerardo Ruiz Esparza dijo que si había dudas sobre la legalidad de la licitación, lo mejor era repetirla. Los ganadores no tenían todavía recursos legales para inconformarse, pues la balanza se inclina a la protección de los intereses del gobierno mexicano.

 

Esto se lee allá afuera como que usted se quedó comprometido con todo el negocio, con el problema con los chinos.

A ver, me quedé con la ley en la mano. Con la ley en la mano. Protegí los intereses…

 

Porque los chinos deben estarse preguntando cómo hacer negocios con ustedes…

Lo entendieron muy bien. Lo entendieron muy bien. A ver, yo creo que entendieron muy bien las razones, y están agradecidos con México por la claridad con la que les hemos hablado. Y no les dije nada diferente de lo que le acabo de decir a usted, esto pasó en México, esto nos sucedió, esto nos dijeron, este iba a ser el riesgo de que la obra no pudiera iniciarse. Y el riesgo no solamente para el proyecto, para el prestigio de un proyecto como el que ustedes quieren, hay que hacerlo entrar limpio a México.

 

Debe haber sido muy difícil explicarle a los chinos lo que está pasando en México…

Yo creo que lo entendieron bien, vieron que estábamos actuando conforme a la ley, vieron la ley, obviamente, estaba tratando yo con altos niveles. Pues tienen toda la información. Y creo, creo que desde el punto de vista de argumentación, creo yo, no puedo hablar por ellos, quedaron totalmente convencidos. Y su reacción ha sido totalmente amistosa.

 

Cuando empieza este ruido mediático, como usted dice, empezamos a escuchar el nombre de Juan Armando Hinojosa Cantú. El argumento es que por él se frenó esta licitación.

El señor Hinojosa lleva 30 años junto con las otras empresas… o sea, para mí, yo no veía nombres, simple y sencillamente lo que veía eran empresas, calificadas técnicamente, con más de 30 años en el mercado mexicano, que han trabajado a nivel estatal, municipal y federal, tienen contratos con los tres signos políticos más importantes de México, en Puebla, en Michoacán, en Zacatecas, en Baja California, con el gobierno federal… O sea, no son empresas nuevas ni improvisadas. Se dice además que son consentidos de la SCT…

 

Se dice que es el empresario del sexenio…

Tiene dos contratos con la SCT, no sé qué más tenga además de esto, sé que es un empresario serio, sé que es un empresario muy hábil, sé que es un empresario, creo yo, de buena fe. Sé que es un empresario que no ha cometido ningún delito. Y lo que me toca a mí es que tiene dos contratos, uno de 400 y fracción de millones del Fonden para reparar lo que se dañó en Guerrero, no todo, lo que se dañó en Guerrero estamos hablando de 30,000 mdp. Son 400 millones y el dado por el Aeropuerto de la Ciudad de México junto con el Estado Mayor Presidencial, el del hangar del nuevo avión que se adquirió en la administración pasada, y que llegará en septiembre del año que entra, que es un avión muy inteligente y necesita un hangar inteligente.

 

Ahora la nota es que lo quieren sacar también de ese proceso.

No creo que haya una razón legal para sacarlo. O sea, hubo una oferta de cuatro empresas, él la ganó por mejor precio, él la ganó porque tiene la habilidad de ser constructor, conoce de aviones y conoce de hangares. Esa experiencia es muy valiosa, olvidémonos de la persona, en cualquier licitación. En el caso de acá, una cosa es que haya participado y otra que haya cometido una acción indebida en su participación. Usted entenderá que no puedo llegar con el gobierno chino y decirle: a ver, invita a mis cuates…

 

Eso es lo que se percibe allá afuera…

Por eso, yo creo que usted lo debe entender muy bien. Simplemente hablar con el gobierno chino, hablar con los franceses, de que oye, presenta una buena alianza y alíate con estos mexicanos para que puedas ganar, perdón, pero a mí se me hace un poquito infantil el tema.

 

Es algo infantil, pero eso llena periódicos allá afuera y alimenta suspicacias…

Lamentablemente. Yo repito, cuando vemos excesos de luz y excesos de sombra, dejan que uno no vea nada. Estamos en un momento de excesos de sombra, y lo digo para bien. Ahorita estamos en un momento en que todo es malo, creo que debemos cambiar de camino, sinceramente lo digo. Toda esta labor de la SCT, tan brillante, tan bien hecha, con tanta transparencia, ¿sabe cuántas impugnaciones legales llevamos después de tener más de 6,500 licitaciones, con 3,400 contratos? Ni una.

 

Habla de sombra y luz. ¿Qué debe ver la gente para entender y tener claridad acerca de lo que está pasando?

Yo creo, uno: todos los proyectos vienen sin cuestionamiento y, al contrario, todos reconocidos en lo general por la sociedad mexicana. Dos: todo se está haciendo con una gran claridad y transparencia, no hay nada del tren México-Querétaro que no aparezca públicamente cómo fue. Tres: creo que la oferta fue valiosísima para México, valiosísima para el gobierno mexicano, con un ahorro en materia de tasas de interés importantísimo. Cuarto: se hizo esto, no por un gusto del gobierno federal, se hizo por una protección al proyecto, una protección a la Secretaría, una protección a los servidores públicos. No porque una interpretación, que se estaba dando de que fue un fallo mal dado y que fue un proceso ilegal, y que inclusive hubo, como se dijo por parte de senadores, tráfico de influencias, pusiera en riesgo nada. Con base en la ley se cancela el proyecto y con base en la ley vamos a licitar de nuevo. Habrá que dar explicaciones, lo estoy haciendo. Y creo que son explicaciones sólidas y entendibles.

 

¿No lo están dejando solo para proteger al Presidente?

No lo siento así. A ver, yo creo que lo más importante es que el gobierno en su conjunto retome su credibilidad. Se dieron dos factores, o varios, varios, porque no estamos hablando de un factor solito, estamos hablando de un factor allá en Guerrero, estamos hablando de otro factor acá en el Poli, estamos hablando en un momento dado de un punto que para mí, yo no me meto ahí, enrareció esta parte de acá, que es la coincidencia, diría yo, coincidencia, de que había la misma persona en dos lugares. Y va a estar en otros, vamos, es un empresario que trabaja de esto y vive de esto. Además, repito, es una empresa confiable, es una empresa buena, de muchos años, pero que de ninguna manera se le puede dar el carácter de consentida, sino el carácter de que ha ganado lo que se le ha adjudicado. Esa información es auditable, es pública, es simple y sencillamente revisable por quien sea […] Esta es la duda de los gobiernos, no es nuevo, perdón por decirlo así, fue el del sexenio pasado también, y fue el del anterior. Entonces, ya viendo uno lo que pasó, estoy pidiendo a todos mis servidores públicos y lo están haciendo, auditarse. Auditar todos los procedimientos importantes, armar sus libros blancos. Porque sabemos que es el punto de debilidad de un gobierno, repito, no el de éste.

Gerardo Ruiz Esparza asegura que están protegidos por la transparencia con la que han trabajado. Resume: “Si ahora la duda es: ya te di un golpe en el hocico, ya te noqueé, por qué cancelaste. Bueno, pues ya contestaremos al por qué cancelé. Porque el golpe la verdad fue muy fuerte de medios y el golpe fue muy fuerte en la opinión pública, y creo yo que la mejor forma de que algo así no genere un cuestionamiento es que se cancele y va de nuevo. Ahora el cancelar fue la razón por la que se duda”.

 

Sé que lee muchas columnas y diarios, sabe lo que se dice allá afuera. Hablan de cambios en el gobierno de Enrique Peña Nieto. Se menciona su nombre.

Mire, llevo 45 años en esto, he intervenido en los procesos más complejos que ha tenido el país, desde por ejemplo la reforma de las Afores que estuvo en buena medida sobre mis hombros. Una Reforma Energética que no procedió, pero que tuve el privilegio de coordinar, por el gobierno federal, y que en buena medida logramos, por la vía de la habilidad legal, que 27% de la generación eléctrica de este país fuera ya por parte de particulares. Porque estábamos, cuando llegamos a CFE, en el peor de los mundos de insuficiencia, había apagones programados pues. Ya nos olvidamos de eso, gracias a esto. Sobre mis hombros estuvo en buena medida la apertura a la inversión en los aeropuertos de México, hicimos las dos primeras licitaciones. Yo sé que en 45 años ni un segundo he dejado de trabajar para mi gobierno. Ya que menciona usted las críticas, dicen que aquí somos puros toluqueños, yo nací en la capital, he trabajado para el gobierno federal en cargos estratégicos; de los 45 años, son 12 en el Estado de México y la diferencia en diferentes cargos en la administración pública federal. Sé cómo es esto. Uno es soldado en esto. Y uno, mientras funcione, va a estar. Cuando uno deje de funcionar, no va a estar. Yo creo que el único que tiene la decisión, es el señor (apunta hacia una foto del Presidente, colgada en la sala donde platicamos). De si funciono o no funciono, yo me siento muy satisfecho con mi chamba, no estoy ni siquiera en eso, porque sé la opinión que hay sobre la SCT y sobre el Secretario. Nadie me ha acusado de nada indebido. Sé lo que dicen de la licitación, por eso lo quiero aclarar. Mi reflexión es muy sencilla: el señor (Enrique Peña Nieto) tiene la decisión, nadie más la va a tener.

 

Habla de coincidencias, con lo que pasó con Hinojosa y la esposa del Presidente y la licitación. ¿Cómo le gustaría que se leyera eso allá afuera?

De lo otro, no tengo elementos para opinar. No conozco el tema, vi lo que con mucha, vamos a decir valentía, hizo la señora y el propio señor Presidente de decir esto es lo que tenemos. Para mí, en lo personal fue valiosísimo. La coincidencia cómo se debería entender, pues como que puede presentarse en cualquier momento […] Repito, una cosa es que participen y otra que haya algo malo detrás de la licitación. Yo creo que si hubo algo malo, que se investigue.

gerardo_sct1

Foto: Francisco Leija. 

 

Siguientes artículos

La absurda idea de subir el salario mínimo
Por

Subir el salario mínimo artificialmente terminaría generando desempleo, y por si fuera poco, condenaría de manera discri...