En después de dieciocho años de campaña puede existe la práctica y costumbre fácil, en primer término, de atacar al gobierno en turno, criticando todo lo que se hace y sus resultados y, en segundo lugar, la manía de dar soluciones fáciles, estando en campaña, está bien, no hay problema, no pasa de que ciertos sectores puedan pedir que el candidato de cuenta del cómo le va a hacer para tal o cual propuesta y quede como anécdota de campaña.

Pero cuando ya se ganó la campaña y se está a punto de tomar el poder, el peso de las propuestas y la forma de cómo se van a implementar en tiempo, forma y costo, empiezan a hacer que los grupos de presión, de poder, los involucrados y los afectados, empiecen a cuestionarse si realmente son propuestas o simples ocurrencias.

Ya no es un tema del candidato en cuestión, es un problema de los responsables e implementadores de las diferentes propuestas que se convertirán en políticas públicas que deberán de tener objetivos, estrategias y planes de implementación con tiempos y objetivos que cumplir y cuando esto no pase, se deberán de pagar las consecuencias de gobernabilidad y de imagen.

También cambia mucho el esquema de ser gobierno virtual, ya no es el dicho del candidato o del presidente electo, es el dicho y el trabajo del funcionario en cuestión, que puede empezar a dar muestras de falta de conocimiento técnico o de experiencia política, o de madurez, o de madurez.

PUBLICIDAD

A dos semanas de este torbellino de información, tres propuestas del gobierno electo empiezan a estar en el centro del huracán político, el tema del Cisen, que pone en duda que se tenga claro la diferencia entre seguridad pública o seguridad nacional, o el tema de la consulta para el tema del aeropuerto, que no tiene ni estructura jurídica, ni cumple con los tiempos legales, o el patinazo de los foros de amnistía que desato una polémica internacional en donde el primero que tuvo que hacer una aclaración fue el Vaticano.

En estos casos las mayorías y/o el número de votos no tiene nada que ver, es un tema de maniobrabilidad política y capacidad técnica sobre temas específicos. Dice el dicho que más vale aprender a caminar antes de correr.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

YouTube: El Marco del Poder

Google+: Marco V. Herrera Berenguer

Blog: El Marco del Poder

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Realizar un buen Gobierno: el reclamo de todos
Por

Es momento de una genuina Reforma Administrativa que sacuda al aparato burocrático-administrativo. Una reforma encabezad...