Más de la mitad de los pequeños comercios en México han sido víctimas de robo en sus establecimientos, reportó la encuesta anual de inflación y consumo popular, elaborada por la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC).

La encuesta, realizada a 1,142 puntos de venta en las zonas metropolitanas de Jalisco, Nuevo León y la Ciudad de México, reveló que en lo que va de 2017, el 52.07% de los establecimientos fue víctima del robo de dinero o mercancías.

La inseguridad que reportaron los encuestados también provocó el descenso en las ventas de los comercios, ya que 55.07% de los establecimientos afectados redujeron el horario de atención y 30.86% no pudo pagar facturas a sus proveedores, lo que se reflejó en desabasto.

“Es una pandemia de inseguridad que se está generalizando y lo que provoca es que el pequeño comercio tenga problemas de abasto, y eso encarece, y de alguna manera la inseguridad está contribuyendo a la espiral inflacionaria que está viviendo el país”, señaló en conferencia de prensa Cuauhtémoc Rivera, presidente de la ANPEC.

PUBLICIDAD

El número de los asaltos en los comercios se duplicó en 2017 respecto a años anteriores, toda vez que el promedio de reporte de robo a los comercios oscilaba entre 25 y 27%, detalló Rivera.

La mayoría de los comerciantes consultados admitieron que no denunciaban este tipo de delitos.

Te recomendamos: Ecatepec y Naucalpan, los peores lugares para vivir en México (Mapa intereactivo)

 

Inseguridad e inflación, mala combinación para el sector

La inseguridad no fue el único ni el principal factor que generó descenso en las ventas de productos básicos y afectó a 45.99% de los comercios que seleccionó la muestra.

Los dueños de los negocios señalaron que los principales factores que provocaron el descenso de sus ventas fue el aumento en los precios de los productos, así como la pérdida de valor del salario  de los trabajadores.

Del total de encuestados, 47.41% señalaron el estancamiento de sus ventas como un factor determinante para cerrar sus negocios, detalló el estudio.

“El sector entiende que la única manera de reactivar el mercado interno es hablar seriamente de elevar el salario mínimo, porque más allá de ser insuficiente es una grosería. Es decir, en este país estamos pagando en promedio cuatro dólares por día, lo que en Estados Unidos no se paga ni por una hora, se paga entre 12 y 14 dólares la hora”, apuntó el líder de la ANPEC.

Consideró necesario que el salario mínimo debe incrementarse hasta 160 pesos lo más pronto posible. “Si los clientes no tienen dinero en la bolsa, no vamos a poder vender”.

La encuesta también apuntó que 68.98% de los encuestados calculó un aumento de 10.25% en el precio de los productos básicos. De ellos, 42.94% afirmó que la inflación se debía a la devaluación del peso frente al dólar, 37.16% al alza en el costo de los energéticos y 36.99% a la inseguridad.

La renegociación del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), que se enfocará en gran medida en productos agroindustriales, también provocará estancamiento de la economía señaló el dirigente de la ANPEC.

 

Siguientes artículos

Cierran Periférico como protesta contra CFE e Iberdrola
Por

Las manifestantes buscan que se les condone adeudos y se establezcan tarifas eléctricas justas en la zona centro del paí...