Apenas hace un par de años se hablaba de una posible salida a bolsa de 12,000 mdd, pero hoy la F1 podría venderse en 8,000. ¿Por qué?

 

Por Mike Ozanian

Al parecer, 4,000 millones de dólares (mdd) del valor de la Fórmula Uno se han evaporado en los últimos dos años.

En mayo de 2013 se reportó de que la F1 preparaba una salida a bolsa de 12,000 millones de dólares, pero esta semana se informó que el circuito de carreras conducido por Bernie Ecclestone y controlado por CVC Capital podría ser vendido al multimillonario inmobiliario Stephen Ross (dueño también de los Miami Dolphins y del fondo de inversión propietario del Paris Saint-Germain) por 8,000 mdd.

¿Cómo demonios desaparecieron 4,000 millones de dólares?

Después de todo, la economía no ha empeorado y el mercado de valores no ha hecho sino romper sus propios récords. Además, las ganancias de la F1 han subido gracias a mayores ingresos por vía del patrocinio. Ya mi colega Christian Sylt escribió recientemente que “nueva investigación ha revelado que el valor de los derechos televisivos de la Fórmula Uno aumentó 83% a 488.9 mdd durante los nueve años previos a 2011, y la F1 fue en 2014 la serie deportiva anual más vista del mundo, con 425 millones de espectadores”.

La verdadera historia detrás de la caída en el valor, creo, tiene que ver principalmente con lo que mi colega Chris Smith escribió en noviembre: “Mientras que la mayoría de los equipos no consideran las ganancias una prioridad, las exigencias financieras de la Fórmula Uno, sin duda el deporte más caro del mundo, han comenzado a destrozar la red. Tanto Caterham como Marussia se fueron a la quiebra a principios de este año, justo antes de que fallaran en poner coches en la pista del Gran Premio de Estados Unidos. Desde entonces, Marussia se ha retirado de las pistas, lo que ha resultado en la pérdida de más de 200 puestos de trabajo, mientras que Caterham ha recurrido al crowdfunding para levantar los 3.7 mdd necesarios para correr la última carrera de la temporada en Abu Dhabi.”

Nascar pasó por algo similar hace casi una década, cuando la economía del deporte provocó una gran brecha entre los primeros y últimos equipos de carreras. La consolidación de sus equipos de carreras ha ayudado a sanar a la Nascar y las acciones del circuito están en mucho mejor forma financiera que en 2008.

A la Fórmula 1 le urge pasar por el mismo proceso de destrucción creativa.

 

Siguientes artículos

7 emprendedores tapatíos desde el Reto Zapopan
Por

El municipio se ha consolidado como la cuna del emprendimiento en Jalisco. Aunque peligra su existencia, confía en segui...