Los ronquidos no son algo “equis”. Debes poner atención y evitar que te causen problemas extras a los de no dejar dormir a tu familia.

 

 

¿Alguna vez quien duerme junto a ti te ha dicho que roncas mucho? ¿Te quedas dormido en el trabajo sin control? ¿Te has despertado porque sientes que te ahogas mientras duermes? ¿Te has despertado por los ronquidos del vecino de arriba?

PUBLICIDAD

Si contestaste que sí a alguna de estas preguntas es probable que tú o el vecino padezcan de una cosa que llamamos Síndrome de Apnea Obstructiva.

Este padecimiento es relativamente frecuente. Se considera que entre el 5-7% de la población general lo presenta y hay muchos que ni siquiera saben que lo padecen porque duermen solos o no se les ha hecho un diagnóstico correcto.

La apnea obstructiva es una enfermedad en la que hay un patrón de sueño caracterizado por respiraciones que se “atoran” y ronquidos “explosivos”. El problema no es solamente que despiertes al de junto, sino que esto puede tener consecuencias en la salud cardiovascular. Lo que ocurre con la apnea es que la lengua o el tejido de la garganta obstruye el paso del aire mientras el individuo duerme, haciendo que éste siente que deja de respirar por unos momentos y despierte sintiendo que se ahoga.

Según la Asociación Americana de Medicina del Sueño, hay varios tipos de apnea, así como severidad de la misma, y puede dar lugar a problemas cardiovasculares e incrementar el riesgo de accidentes.

Se ha observado que hay varios factores de riesgo para desarrollarla; entre los más importantes se encuentran la obesidad, el alcoholismo y el uso de drogas o medicamentos sedantes. Sin embargo, una persona con un peso normal y que no utilice ninguna de esas sustancias también puede desarrollar esta condición, y en consecuencia tener muchos síntomas que afecten su vida diaria.

Entre los síntomas frecuentes de la apnea obstructiva están: el quedarse dormido en el trabajo (o durante el día), falta de concentración, disminución en la memoria, dolores de cabeza en el día, aumento de la presión arterial.

Así que no solamente se trata de roncar muchísimo en las noches y despertar a todo mundo. Esto puede ser más severo de lo que piensas y, por lo tanto, no descansas correctamente y ocurre lo que te cuento, y obviamente hay malestar en el día, disminuye tu capacidad de atención y eres menos efectivo en el trabajo y en todas las demás áreas de tu vida.

Lo bueno es que existen tratamientos que mejoran bastante el padecimiento. Primero, si piensas que puedes tener esto, hay que ir con un médico; él te recomendará que acudas probablemente con un otorrinolaringólogo o a una clínica especializada en trastornos del sueño. Ahí se realizan varias pruebas para determinar si efectivamente lo que padeces es una apnea obstructiva, porque puede haber otros padecimientos que den síntomas similares. De ser así, se establece la severidad de la apnea para poder dar un tratamiento.

La mayoría de las veces se recomendará bajar de peso, dejar de tomar alcohol y realizar ejercicio diariamente, además de procurar tener una “higiene de sueño” correcta, como utilizar la cama solamente para dormir (no para comer ni ver la tele ni pintarse las uñas), llevar un horario para dormir que sea más o menos el mismo todos los días, apagar el teléfono celular, entre otras medidas que hacen que el sueño sea más reparador. Y en ciertos casos se dará la opción de un CPAP (que es un mecanismo que avienta un flujo de aire por la noche por medio de una mascarilla que se coloca en la cara de la persona para evitar que haya estos periodos sin oxígeno en el cerebro). Se ha visto que el CPAP mejora casi todos los síntomas en periodos cortos de tiempo, así que lo más probable es que quien lo usa se sienta descansado por la mañana, que sea más eficaz en su trabajo y reduzca sus niveles de presión arterial.

Así que roncar no es algo “equis”. Hay que poner atención y evitar que te cause problemas extras a los de no dejar dormir a tu familia. Dormir debe de ser reparador y te debes de sentir perfecto por las mañanas. Si algo de lo que te cuento te suena conocido, no dudes en ir con tu médico pronto; lo más seguro es que haya algo para ayudarte a resolverlo.

¡Hasta la próxima!

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @marsimar

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El coleccionista de arte más importante de América Latina
Por

Es el coleccionista de arte más importante de América Latina, con un acervo de más de 2,000 piezas. El heredero de uno d...

También te puede interesar