Tras el aumento salarial que se ha anunciado como el más grande en los últimos 40 años, la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) da a conocer su postura, en la que, por un lado aplaude esta medida, sin embargo, sus efectos tendrán un bajo impacto en el consumo, debido a la actualización del impuestos como IEPS a gasolinas y diésel, medidas que se verán reflejadas en el bolsillo de los mexicanos por la elevación de los costos de suministro de los productos de primera necesidad, que tenderán a elevar sus precios.

“Durante 2019, tuvimos un incremento de salario mínimo que todos celebramos, sin embargo, la carestía en la que vivimos lo diluyó y resultó insuficiente, tanto que en los monitoreos de precios a la canasta básica que ANPEC realiza mes a mes, vimos un aumento sostenido de precios en productos como el tomate, cebolla y jitomate, que duplicaron su precio a lo largo del año. De manera que el aumento de poco más de 16% otorgado en enero del 2019 nada más sirvió para el arranque, por lo que prevemos un escenario similar en este 2020”, aseguró Cuauhtémoc Rivera, presidente de ANPEC.

Lee también Absolutamente seguro de que este 2020 nos irá bien en lo económico: AMLO

De acuerdo al Centro de Análisis Multidisciplinario de la Facultad de Economía de la UNAM, en 30 años la población mexicana ha perdido hasta un 80% de su poder de compra, el cual se refleja en su salario mínimo principalmente al intentar abastecer su Canasta Básica, pues en 1987 un ciudadano debía trabajar 4.9 horas para poderla comprar, de 2017 a la fecha, un ciudadano debe trabajar 24 horas para poder comprar dichos productos, por lo que se infiere que el aumento de salario otorgado en este 2020 resultará insuficiente para mejorar la calidad de vida de los mexicanos.

“Aunado a la carestía de vida, tenemos factores fiscales que lo encarecerán aún más, como el IEPS, pues desde antes de terminar diciembre las cadenas de proveeduría informaron al pequeño comercio de las actualizaciones a los precios, donde el primero en elevar sus productos fue Bimbo que aumentó 2 pesos a su línea de pan de caja en todas sus versiones. Mientras que marcas como Gamesa, Modelo, Sabritas, Barcel, Nestlé, Lala, Alpura, Marinela y Tía Rosa anunciaron que sus productos tendrían ajustes a partir del 02 de enero de 2020”, afirmó Rivera.

El inicio de año presenta un panorama ríspido para México, pues la microeconomía se presenta con un alto nivel de dificultad en el que se tendrán que seguir sorteando las constantes alzas a los productos de mayor demanda de la canasta básica por incrementos fiscales a hidrocarburos, que encarece el transporte de mercancías, así como el transporte público, muestra de ello en el Estado de México. Esto vislumbra no sólo una cuesta de enero, sino que los mexicanos llevaremos el 2020 a cuestas.

“La carestía de la vida es esa piedrita en el zapato que nos fastidia a cada paso que damos, pero hasta ahora no la hemos podido controlar, pues mientras no haya desarrollo económico, no se podrá fortalecer el mercado interno, los mexicanos no podrán tener una certeza económica. El arranque de 2020 será tortuoso, pues aunado a todos los incrementos, estamos aún ante la incertidumbre del T-MEC, un tratado comercial que no acaba de concretarse y que en su momento vendrá a ejercer mayor presión al mercado laboral, para la que quizás, insistimos, aún no estemos preparados” finalizó el Presidente de la ANPEC.

 

Siguientes artículos

Remesas a México descienden en noviembre por primera vez en tres años y medio
Por

La anterior caída registrada en el histórico de Banxico fue en marzo de 2016, cuando las remesas retrocedieron un 2.8%....