El aeropuerto de Toluca fungirá como terminal alterna del saturado aeropuerto internacional Benito Juárez de la Ciudad de México durante los cuatro años que se estima duren las obras del nuevo aeropuerto, al margen de si la decisión es hacerlo en Texcoco o en Santa Lucía, señaló Javier Jiménez Espriú, perfilado por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador como secretario de Comunicaciones y Transportes de su gobierno.

La saturación de la terminal actual tenderá a intensificarse en los próximos años y una manera de enfrentarlo es desconcentrar operaciones hacia el aeropuerto de la capital del Estado de México, la cual ya hizo antes ese papel de terminal alterna la década pasada.

“Sea cual sea la opción que tengamos, tiene que comenzarse a revivir (el aeropuerto de Toluca), porque si la ciudadanía opta por la continuación del proyecto actual de nuevo aeropuerto (en Texcoco), sería operativo, en el mejor de los casos y si no hay contingencias, a finales de 2023, si no es que a finales de 2024”, dijo Jiménez Espriú a Forbes México.

“Y lo mismo sucedería en el caso de Santa Lucía (Estado de México), con poco menos tiempo (para comenzar a operar), pero no es para mañana, así que estamos hablando de cuatro años, en el mejor de los casos, y en ese tiempo no podemos parar el crecimiento de las operaciones en un aeropuerto (el actual, Benito Juárez) que ya está saturado y que va a crecer más”, agregó el funcionario federal que a partir de diciembre estará a cargo de la infraestructura de comunicaciones del país.

PUBLICIDAD

También puedes leer: El Tren Maya incluirá transporte de carga: Jiménez Espriú

El aeropuerto Adolfo López Mateos de Toluca es de propiedad mixta. El gobierno del Estado de México tiene 26% de la propiedad, Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA, la agencia federal que administra los aeropuertos públicos del país) posee 25% y la empresa española OHL (ahora renombrada como Aleatica) tiene el restante 49%.

El Aeropuerto Internacional de Toluca registró en 2006, el último año reportado en las estadísticas de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, 38,711 operaciones de aterrizaje y despegue, el segundo número más alto entre los aeropuertos operados por ASA, solo detrás en ese entonces del aeropuerto de Ciudad del Carmen, con casi 52,000 operaciones. Las estadísticas de aeronáutica de la SCT no registran la actividad del aeropuerto de Toluca de los últimos 12 años y la página de internet del gobierno del estado solo muestra datos de usuarios hasta dos años después; en 2006, se registraron 2.2 millones de usuarios, al siguiente año 3.3 millones y en 2008 4.1 millones, indica el portal.

El aeropuerto de Toluca, con capacidad para atender a 8 millones de pasajeros, es de propiedad pública, pero su construcción, mantenimiento y operación fue concesionada a Administradora Mexiquense del Aeropuerto de Toluca (AMAIT), una filial de OHL México y cuya página de internet no funciona o lo hace irregularmente.

“De aquí a que pase lo que tenga que pasar en cualquiera de las dos opciones (Texcoco o Santa Lucía), tendremos que revivir Toluca necesariamente y eso podrá ser de manera eventual o permanente, pero sí, Toluca es un activo que tenemos absolutamente considerado para desahogar el problema de saturación (del actual aeropuerto de la Ciudad de México), el cual no se desahogará en el corto plazo con las opciones que estamos planteando”, concluyó Jiménez Espriú.

También puedes leer: El gobierno de AMLO aceptará voluntad ciudadana sobre el NAIM: Jiménez Espriú

 

Siguientes artículos

Salina Cruz busca revivir su principal centro de abasto
Por

El sismo del 7 de septiembre de 2017 dañó el mercado del puerto oaxaqueño; por la falta de recursos públicos, el sector...