Este 2018, los precios de las pólizas de seguros que protegen la infraestructura del gobierno podrían subir, en promedio, 50%. La razón es el elevado costo de los siniestros provocados por la temporada de huracanes y por los terremotos del año pasado, afirma Octavio Careaga, director general de la reaseguradora THB en México.

Por ley, las secretarías de Estado y los organismos descentralizados deben contratar una cobertura que proteja sus bienes patrimoniales. Un ejemplo son las escuelas públicas: el año pasado, la SEP contaba con una cobertura de daños por una suma asegurada por 1,950 millones de pesos (mdp), que cubría daños catastróficos y daños menores.

La prima daba cobertura de julio de 2016 a diciembre de 2017, y se contrató con Grupo Mexicano de Seguros (GMX) a un costo de 460 mdp. Esta relación: el precio de la póliza equivale a 25 centavos por cada peso asegurado, ya indicaba altos riesgos y, por tanto, encarecimiento de los seguros.

Resultado de los terremotos del 7 y 19 de septiembre, se reportaron 43,130 siniestros, de los que más de 94% correspondió al ramo de daños y, el resto, a los de autos, vida, gastos médicos y funerarios, según la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS). El más catastrófico para la industria aseguradora fue el temblor del 19 de septiembre, que afectó la Ciudad de México, Estado de México, Morelos y Puebla, pues concentró 80% de las indemnizaciones.

PUBLICIDAD

AMIS estima que las pérdidas debido a las afectaciones causadas por ambos siniestros fueron de 96,000 mdp; ello, sin contar con las pérdidas no aseguradas, que, según estimaciones de esa asociación, alcanzarán los 24,000 mdp, y que, por tanto, tendrán que ser afrontadas por familias, negocios, organizaciones y gobierno.

En cuanto a las aseguradoras, AMIS estima que asumirán pérdidas por 19,473 mdp, prácticamente todo en el ramo de daños.

“Los siniestros van a tener una afectación en la industria, pero contamos con el apoyo del reaseguro internacional”, destacó Manuel Escobedo, presidente de AMIS, en un comunicado posterior a la emergencia sísmica. “Sí habrá una merma en el resultado esperado, pero no será excesivo”, afirmó.

Te puede interesar: Gobierno federal renueva seguro contra desastres naturales

México tiene un alto grado de propensión a daños por fenómenos naturales, con pérdidas por cerca de 730 mdd al año, según el Índice de Riesgo Climático Global 2018. Foto: Gustavo Graf/Bloomberg via Getty Images.

Los reaseguros al quite

Contratos como el que tiene la SEP se asignan a través de licitación pública abierta a todas las compañías de seguros del país, bajo condiciones fijadas por las dependencias.

“Las compañías que ganan estas licitaciones se protegen con un reaseguro, porque eso implica una dispersión de riesgo. La ventaja que tienen al participar en estas licitaciones es, principalmente, que aumentan su volumen de primas, y esto les permite reducir su estructura de gastos; y también representa prestigio, por la relación con el gobierno”, explica Juan Gironella, director general de Arca Seguros.

Las reaseguradoras son compañías internacionales que ayudan a las aseguradoras a cumplir con el pago en el caso de gastos catastróficos. Sin esa ayuda, la viabilidad financiera de las aseguradoras se vería comprometida cuando los siniestros rebasan cierto costo o magnitud.

Pero el precio de las coberturas de las reaseguradoras no depende sólo de las condiciones del mercado nacional. También está determinado por los mercados internacionales, y 2018 se perfila como un año que ofrecerá indicadores para que las primas aumenten entre 15% y (en algunos casos) más de 100%.

Impacto al gobierno

Son varias las razones por las que los costos de las pólizas para el gobierno registrarán un fuerte aumento, pero destacan dos. Una se refiere a las condiciones y costos de los riesgos en el panorama internacional; la otra, a las condiciones de las primas que estaban vigentes durante 2017.

A escala mundial, Harvey, Irma y María conformaron la temporada de huracanes más destructiva en la historia, según un informe de la firma Willis Towers Watson. Esto bastó para que el Índice de Riesgo Climático Global 2018, elaborado por la consultora Germanwatch, advierta sobre dos fenómenos que serán clave en la industria de seguros:

Uno, que reafirma la advertencia de la última reunión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP): Si la temperatura del planeta aumenta en dos grados Celsius, fenómenos como tormentas, lluvias e incendios se agudizarán de tal forma que resultarán imposibles de asegurar, pues los daños podrían alcanzar 300,000 mdd a escala global en 2030.

Te puede interesar: Aseguradoras mexicanas, preparadas para enfrentar daños por sismos

Sismo del 19 de septiembre 57 de cada 100 reclamaciones fue por daños a viviendas. Afectó la Ciudad de México, Estado de México, Morelos y Puebla, principalmente. Foto: Brett Gundlock/Getty Images.

Y dos, que aquellos países considerados en vías de desarrollo se observan como los menos preparados para hacer frente a las emergencias que puedan provocar estos fenómenos.

De acuerdo con el Índice, México tiene un alto grado de propensión a daños por fenómenos naturales, con pérdidas por cerca de 730 mdd cada año. Esto causa que las coberturas sean cada vez más costosas y las condiciones para asegurar (y reasegurar) sean más difíciles para las compañías.

Del total de la cartera de daños en el sector asegurador del país (excluyendo los de casa habitación asociados a créditos hipotecarios), entre 50 y 60% corresponde a las contrataciones del gobierno, estima THB. Pero esta estimación no considera la prima bianual de Pemex, que, por sí sola, representa 546 millones de dólares (mdd), un aumento en su costo de 29% en 2017.

“Esto [el incremento en el costo de las pólizas] va a depender de los casos como los del año pasado, cuando se ‘reventó la póliza’ o se acabaron la suma asegurada. Por ejemplo, en casos como Oaxaca, se tenían aseguradas sumas bajas y los daños rebasaron estas sumas. Ahora las aseguradoras ya tienen un indicador de cuánto cuestan estos daños, de tal forma que, cuando se haga el cálculo del costo de los riesgos, el costo de las primas será mayor. Hemos visto casos donde las coberturas del Fonden estatal tienen un aumento de tal modo que la prima es de 80 centavos por cada peso asegurado”.

Tanto Careaga como Gironella coinciden en que son cíclicos los aumentos en la industria, por lo que el periodo de aumento en el costo puede durar tres o cuatro años.

“En un momento en el que los gobiernos buscan implementar medidas de austeridad, lo más probable es que veamos que las primas se ajusten a los presupuestos, es decir, que se contraten seguros con sumas aseguradas menores, a riesgo de que los daños las superen”, advierte Careaga, de la reaseguradora THB.

Te puede interesar: Ciudad de México implementa seguro para viviendas ante sismos

 

Siguientes artículos

armas
Trump pide proyecto de ley sobre armas tras tiroteo en Florida
Por

Trump ha considerado solicitar al Congreso cambios a las leyes sobre la posesión de armas, presionado por una ola de pro...