Por Melanie Amaya*

El sentido de pertenencia no solo impacta positivamente las relaciones, el trabajo en equipo y el clima laboral, sino que contribuye a mejoras en la motivación, el compromiso, el desempeño y la retención del personal.

De acuerdo con un reporte de LinkedIn para que exista sentido de pertenencia las personas necesitan que sus logros sean reconocidos; expresarse libremente; sentir que sus contribuciones son valoradas; sentirse cómodos de ser ellos mismos; una comunicación transparente, y sentirse valorados como personas.

Estos aspectos, que aparecen de primeras en este ranking, tienen varios elementos en común: la valoración, comunicación y autenticidad ¡Tiene todo el sentido! Por eso hay personas que han logrado impactar positivamente el sentido de pertenencia de sus equipos a través de estas prácticas:

  • Construyen confianza. Somos inspirados por personas en quienes confiamos, por eso seguimos su ejemplo y recomendaciones. Para construir relaciones de confianza un líder debe ser auténtico, servicial, empático, cumplir con aquello a lo que se compromete; tratar con respeto a sus colaboradores y ayudarlos a crecer y alcanzar sus metas.
  • Celebran los logros y usan un lenguaje apreciativo. Utilizar un lenguaje apreciativo incluye demostrar aprecio a través del lenguaje no verbal, y realizar reconocimientos verbales donde se felicita a los demás por sus logros; se elogian sus fortalezas, y se agradecen sus contribuciones. Adicionalmente, celebrar los logros es una manera efectiva de empoderar y motivar al equipo.
  • Consolidan relaciones de colaboración. Cuando las personas sienten que sus jefes de verdad se interesan por su bienestar, y reciben ayuda de su equipo, el sentido de pertenencia aumenta. Un líder no solo debe ser alguien dispuesto a extender su mano para apoyar a su equipo, sino que debe incentivar la colaboración entre sus colaboradores y generar espacios donde el equipo comparte más allá de lo laboral.
  • Crean espacios seguros de comunicación. Para que las personas se sientan seguras de ser ellas mismas, no basta con que el líder sea un ejemplo de autenticidad, sino que además debe hacer del equipo un espacio seguro, donde las equivocaciones se utilizan como aprendizajes y donde se incentiva la comunicación asertiva. Ante los errores la postura del líder y el equipo debe ser empática. De esta manera las personas tendrán la valentía para compartir sus ideas.
  • Son conscientes de su impacto. Cuando las personas tienen mala relación con sus jefes su motivación se ve afectada y disminuye el desempeño. Un jefe debe ser consciente de cómo sus acciones y comunicación impactan a sus colaboradores. Por eso, es útil que los líderes trabajen con un coach profesional certificado que les de feedback y los ayude a desarrollar su inteligencia emocional y habilidades de liderazgo.
  • Motivan desde un propósito significativo. Un líder debe construir con su equipo, o por lo menos compartir con este, una visión inspiradora. En la medida en que las personas comprenden cómo sus metas contribuyen a la visión y cómo al alcanzarlas generan un impacto positivo, el trabajo cobra mayor sentido. Claramente un propósito será más poderoso cuando el equipo construye de manera conjunta sus valores y misión como equipo.

* Cofundadora y CEO de Amayaco. Coach ejecutiva y consultora en liderazgo.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

LinkedIn: linkedin.com/in/melanieamaya/

Twitter: twitter.com/co_amaya

Facebook: facebook.com/co.amaya/

Blog: comunicacion-asertiva

Página web: https://amayaco.com/

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Gestión de las emociones dentro de la empresa
Por

Las emociones están cada vez más presentes en el ámbito profesional y, aunque a muchos les incomoden, debemos aceptarlas...