La imagen es la misma; el año es lo de menos: la Selección Mexicana de Futbol llega a un hotel (el que sea) en Estados Unidos y una fila de aficionados espera que los jugadores bajen del autobús para obtener una foto, un autógrafo y, con un poco de suerte, una playera de obsequio. Boston, Nashville, Dallas, Los Ángeles, Oakland…, la ciudad es lo de menos, la misma estampa siempre.

Del otro lado de la frontera es donde la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) ha edificado el hogar del Tri.

Entre 2002 y lo que será 2017, la Selección Nacional habrá disputado un total de 290 partidos, entre oficiales y amistosos, de los cuales 143 habrán ocurrido en la Unión Americana y 64 en México. Y entre 2010 y 2017, la Selección habrá generado más de 500 millones de dólares (mdd), entre venta de derechos de televisión, productos alusivos y taquilla.

La Selección Mexicana es una empresa en Estados Unidos. Tiene dos cadenas de televisión que han adquirido sus derechos (Univisión y ESPN, en español e inglés, respectivamente), además de siete socios comerciales: Nissan, AT&T, Coca-Cola, Visa, Bud Light, Wells Fargo y Allstate.

PUBLICIDAD

“El producto Selección Mexicana está protegido por cualquier variable, porque tiene contratos de largo plazo… y porque es un caso que sorprende a todo Estados Unidos. He platicado con personas de la NFL y la NBA y están maravillados por lo que es capaz de generar el Tri”, comenta Guillermo Zamarripa, director de la agencia Marketing Jersey. “Por ejemplo, si llevas a Green Bay [NFL] a otra parte del país, no genera tanta expectativa, pero se ha comprobado que la Selección llena todos los estadios; siempre hay expectativa. Los mexicanos o los méxico-americanos están en todos lados”.

También puedes leer: Selección Mexicana, un negocio de 300 mdd

Por cada partido (en los últimos cuatro años, según Sport Business), la Femexfut obtiene al menos 2 mdd por parte de la empresa Soccer United Marketing (SUM), quien posee, desde 2002, los derechos de organización de partidos de la Selección en Estados Unidos.

Y entonces, ¿la presidencia de Donald Trump afectará el negocio de la Selección Mexicana? ¿Los comentarios racistas pesarán a la hora de ir a los juegos, al momento de consumir sus productos?

Guillermo Zamarripa comenta: “Desde el punto de vista de patrocinios y televisión, está blindado; no afectará en lo más mínimo”. Para el mercadólogo deportivo Francisco San José: “Tampoco creo que haya una limpieza étnica en Estados Unidos, ni que las empresas mexicanas dejen de exportar… Quizás, en un principio, las asistencias a los primeros partidos de la era Trump podrían disminuir por los temores de operativos de migración, pero después, creo que todo se regularizará”.

Para SUM, la Selección Mexicana es, probablemente, su propiedad deportiva más importante. “Desde el punto de vista de la marca, el equipo mexicano es tan fuerte como cualquiera de los equipos de la NFL, y ciertamente comparable a los Cowboys”, dijo, hace algunos meses, Michael Hitchcock, socio fundador de Playbook Management International, empresa de marketing y tecnología con sede en Dallas.

Según datos de consultoras internacionales, cada partido de la Selección (desde hace una década) tiene un promedio de asistencia de 50,000 espectadores, mientras que la Selección de Estados Unidos no supera los 12,000. Es evidente cuál de estos productos es mucho más rentable cuando el tema es el “soccer”.

¿De qué mercado hablamos cuando nos referimos al “negocio” del Tri en Estados Unidos? Según cifras del Instituto de los Mexicanos en el Exterior, hay 23.7 millones de personas de origen mexicano que nacieron en Estados Unidos y 11.7 millones de migrantes de nuestro país. “Es un mercado que, para ser sincero, no se ha explotado del todo”, reflexiona Guillermo Zamarripa.

Los “delincuentes” mexicanos, como llamó a esta población el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, generan 8% del Producto Interno Bruto de su país. Hace un año, un estudio de BBVA Bancomer detallaba que, tan sólo en California, los “migrantes”, sin considerar a los nacionales de segunda o tercera generación, producen 12% del PIB.

La Selección Nacional… que ha “emigrado” (literalmente) a Estados Unidos para tener allá la sede principal de sus partidos, genera empleos en los estadios, en la economía formal e informal y es parte vital en la existencia de ese negocio llamado Soccer United Marketing.

Previo a la Copa América Centenario (sí, en la que el Tri perdió 7-0 ante Chile), México fue una de las tres selecciones más taquilleras del campeonato, y Court Jeske, vicepresidente de Negocios Internacionales de SUM, comentó: “Tiene una base de aficionados muy pasionales en Estados Unidos y tenemos un acuerdo con la Femexfut que nos beneficia a ambos y se explota el mercado. Nosotros somos una plataforma excelente y consistente; hay más infraestructura y eso ha desarrollado el futbol y llamado la atención de más patrocinadores, más cadenas de televisión y más personas interesadas en los derechos digitales”.

De acuerdo con el último informe anual de Univisión, los partidos de la Liga MX tienen 847,000 televidentes por encuentro y creció 2% entre 2014 y 2015. El futbol mexicano es suculento para generar dólares en el vecino país del norte.

“Cuando hay dos economías interconectadas, te das cuenta que es muy difícil romper lazos. Eso ocurre entre México y Estados Unidos, y el futbol es parte de esa relación. Y hablar de que haya un recorte de empleos para los mexicanos, también significaría que muchos estadounidenses perdieran sus trabajos, porque nuestros emigrantes son los motores de sus ingresos”, comenta Francisco San José.

Entonces, ¿cuál es el futuro para el Tri? “La película Un día sin mexicanos no va a pasar”, garantiza San José. De entrada, para el 2017, el Tri jugará al menos (dependerá de cuánto avance o no en algunos torneos) 18 partidos, de los cuales siete seguro serán en Estados Unidos. En un cálculo realizado por Forbes México sobre las cifras de los últimos cuatro años, para 2017 venderá más de 300,000 boletos… lo que significará 17.5 mdd.

Voltereta

¿Estados Unidos ya es más importante para la Femexfut que México? Si no lo es, está en camino de serlo (pese a Trump), señalan los especialistas Guillermo Zamarripa y Francisco San José. “Lo será porque, además de venta de boletos y toda la mercancía Adidas que se venda, se está empezando a trabajar en las licencias. En Estados Unidos, una de las grandes ventajas de las propiedades deportivas es precisamente este tema… que no se tienen que vender forzosamente en millones de dólares; incluso, algunas las venden por 500 dólares; pero la ventaja es que están en todos lados, en cualquier sitio y eso es lo que todavía está en camino de realizar la Selección Mexicana”, comenta Zamarripa, quien tiene al menos medio año tratando de cimentar la base del mercado de licencias de la Selección Nacional en Estados Unidos.

En enero pasado, durante la presentación de los planes de 2016, Guillermo Cantú, secretario general de la Femexfut, aseguró que “los partidos en Estados Unidos son algo que tiene que seguir, porque ayudan a mantener a las otras selecciones nacionales que no generan ingresos y también llevamos alegría a muchos mexicanos que viven allá y les damos la opción de poder contar con ellos”.

Según las estimaciones de Four Four Two, Sport Business y Sport Business Journal, cada año, la Femexfut ingresa al menos unos 50 mdd en patrocinios en Estados Unidos. Otro beneficiado es la marca Adidas. Por eso, no resulta fortuito que la compañía alemana haya firmado hasta el año 2022… el acuerdo más largo para vestir al Tri a raíz de que comenzaron su relación comercial en 2007.

Contemplando los mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022, Adidas acumulará seis mundiales encargándose de los uniformes del equipo mexicano. Anteriormente lo hizo para los Mundiales México 1970, México 1986, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. En los últimos dos procesos mundialistas, han vendido más de 3 millones de jerseys, lo que significa aproximadamente 148 mdd.

“La Selección Nacional es un éxito rotundo en Estados Unidos… pese a las variables, como las crisis, los malos resultados o los cambios de entrenadores”, relata Francisco San José.

Si consideramos que hay 65 millones de aficionados al futbol en México y 35 en Estados Unidos, según datos de Consulta Mitofsky, la Femexfut tiene un mercado cautivo de 100 millones de personas.

Y aunque hay más fans en nuestro país, del otro lado están los dólares… y eso es un factor para considerar que, poco a poco, Estados Unidos va siendo (o llegará a ser) el mercado más importante de ingresos para la FMF. “Por ejemplo, en Estados Unidos se pueden establecer precios desde los 50 dólares (2,453 pesos) en los boletos. Nadie en México estaría dispuesto a pagar esa cantidad: preferirían ver el juego por tele, en restaurantes o bares”, dice Francisco San José.

El 2 de marzo de 2004, Decio de María, (en aquel entonces, secretario general de la Femexfut), insistía en ese mismo discurso: “Son partidos necesarios”. En esos tiempos, SUM pagaba a la FMF 350,000 dólares por partido. En 12 años, el valor del Tri se ha incrementado 5.7 veces por encuentro.

De 2002 a la fecha, la Selección Mexicana de Futbol ha convocado a 7.1 millones de aficionados en los inmuebles estadounidenses. Nadie en el mundo (ni siquiera Brasil o Argentina) ha llevado tantos aficionados fuera de su país como el Tri. Quizá sea un “error” decir que el conjunto de Juan Carlos Osorio no tiene su hogar en Estados Unidos… porque, en términos estrictos de definición lo es. La RAE confirma la hipótesis.

 

Siguientes artículos

Cierran polémica exhibición anti-Trump de Shia LaBeouf
Por

Aunque la exhibición contra el mandatario estadounidense en Nueva York arrancó de forma constructiva, se deterioró de fo...