Después de un día de negociaciones intermitentes, los líderes de los demócratas y republicanos en el Senado estadounidense dijeron que estaban cerca de un acuerdo.

 

Reuters

WASHINGTON.- El Senado de Estados Unidos preparaba un esfuerzo desesperado el miércoles para evitar un lapso histórico en la autoridad de endeudamiento del Gobierno, una brecha que el presidente Barack Obama ha dicho que podría dar lugar a una moratoria y asestar un duro golpe a la economía mundial.

PUBLICIDAD

Después de un día de negociaciones intermitentes, los líderes de los demócratas y republicanos en el Senado estadounidense dijeron que estaban cerca de un acuerdo sobre una propuesta para elevar el límite de endeudamiento -y reabrir el Gobierno parcialmente cerrado- que sería considerado por el pleno de la Cámara alta el miércoles.

El destino de la medida seguía siendo incierto en la dividida Cámara de Representantes controlada por los republicanos, que falló dos veces el martes en producir su propio plan.

Con la autorización para contraer préstamos encaminándose a expirar el jueves, el líder de la mayoría del Senado, Harry Reid, y el líder de los republicanos del Senado, Mitch McConnell, están “muy cerca” de un acuerdo, dijo el representante demócrata Chris Van Hollen a la cadena MSNBC el martes por la noche.

“Esto está de nuevo en marcha”, dijo la senadora demócrata Heidi Heitkamp a la cadena CNN el martes, después de un día de acontecimientos caóticos que agitaron los nervios de muchos miembros del Congreso y de los mercados financieros mundiales.

McConnell y Reid reanudaron las negociaciones estancadas después de una jornada que vio a dos iniciativas legislativas independientes en la Cámara de Representantes ser enterradas luego de que se hizo evidente que demasiados republicanos se estaban rebelando contra los planes de sus líderes.

Tras semanas de encarnizada lucha entre los demócratas y los republicanos, un período inactivo para cientos de miles de trabajadores federales y turbulencia en los mercados de valores, el acuerdo en discusión -si finalmente se promulga- daría al presidente Barack Obama lo que ha exigido por meses: un aumento en el techo de endeudamiento y una iniciativa de financiamiento para el Gobierno.

El acuerdo extendería la autoridad para que Estados Unidos contraiga préstamos hasta el 7 de febrero, aunque el Departamento del Tesoro tendría herramientas para ampliar temporalmente su capacidad de endeudamiento más allá de esa fecha si el Congreso no actúa a principios del próximo año.

Con los detalles finales aún no fijados para la noche del martes, el acuerdo contempla la financiación de las agencias del Gobierno hasta el 15 de enero, poniendo fin a un cierre parcial del Gobierno que se inició con el nuevo año fiscal el 1 de octubre.

Las bolsas de Asia cotizaban apáticas en las primeras operaciones del miércoles mientras los inversores esperan a ver si Washington alcanza un acuerdo para resolver la crisis de la deuda. Las acciones mostraban pocos cambios y se mantenían cerca de un máximo de cinco meses.

 

Obstáculos en el Senado

Asesores dijeron que Reid y McConnell estudian dos posibles formas de acelerar la legislación en el Senado, que a menudo puede estancarse durante varios días con obstáculos de procedimiento.

El senador Dick Durbin, el segundo en la cadena de mando de los demócratas en el Senado, dijo a los periodistas: “A fin de avanzar rápido mañana o tan pronto como sea posible, necesitamos la cooperación de los miembros. Si quieren aplazar, usar todas las objeciones que puedan, esto podría tardar unos cuantos días”.

En un escenario, los 100 senadores aceptarían dejar que los demócratas fijen votaciones rápidas para aprobar el proyecto de ley.

Eso significaría que agitadores de la facción del Tea Party, como el senador republicano Ted Cruz, renunciarían a su derecho a retrasar la votación.

Cruz no ha anunciado públicamente sus intenciones, pero algunos asesores del Senado creen que el senador de Texas con aspiraciones presidenciales ha estado enviando señales positivas en los últimos días.

Cruz y otros activistas del Tea Party retrasaron el mes pasado la aprobación de una ley de financiamiento del Gobierno mientras exigían cambios importantes a la ley de salud de Obama.

El punto muerto provocó el cierres de agencias federales mientras Obama y sus compañeros demócratas se oponían a cambiar la ley.

El otro escenario sería que la Cámara de Representantes enviara un “mensaje” formal al Senado que allane el camino para una acción rápida del Senado, según dijo un asesor del Senado, que pidió no ser identificado.

Una vez más, no estaba claro si los republicanos de la Cámara estarían de acuerdo con esa opción.

 

Siguientes artículos

Encuentran restos de avión comercial; sin sobrevivientes
Por

Gerardo Ruíz, secretario de Comunicaciones, informó que la aeronave fue localizada en Baja California Sur y no se report...