Así como el Siglo XX fue el siglo de la Reforma Agraria, el XXI es el de la Reforma Urbana.

En unas cuantas décadas México vivió un enorme cambio y, en la actualidad, ocho de cada diez mexicanos habitamos en zonas urbanas. Además, el 60% de nuestros ciudadanos viven en 59 zonas metropolitanas.

El problema es que, a lo largo de los años, las ciudades de nuestro país han crecido de forma desordenada, sin planeación y, lo peor de todo, es que su desarrollo se ha fincado alrededor de los automóviles.

He aquí uno de los principales cambios promovidos desde la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

PUBLICIDAD

Gracias a la visión del presidente Peña se creó la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano como el organismo que aglutina todos los esfuerzos del Estado Mexicano en la materia.

El Estado recuperó su papel como rector del desarrollo de nuestras ciudades y, ahora, implementa las políticas necesarias en rubros como la vivienda o la movilidad.

Además, el Gobierno de la República ha asumido compromisos internacionales a fin de impulsar la Nueva Agenda Urbana, la cual dará como resultado que, para el año 2030, nuestras ciudades sean seguras, compactas, incluyentes y resilientes.

Ahora bien. En días pasados hemos dado un paso fundamental en este sentido, al anunciar la próxima publicación del Manual de Calles. Se trata de una guía con recomendaciones técnicas para los gobiernos locales al momento de planear, diseñar y construir sus vialidades.

La intención del Gobierno del presidente Peña es poner a los ciudadanos, no a los automóviles, en el centro de la planeación.

Por ello, las calles mexicanas deberán ser, por principio, seguras. Hoy, los accidentes automovilísticos son la primera causa de muerte tanto de los niños de cuatro a 15 años como de los jóvenes en edad productiva; esto es algo que estamos decididos a cambiar.

Nuestras vialidades también deberán ser incluyentes. Necesitamos que, producto de esa planeación, instalemos rampas adecuadas para las personas que deben emplear una silla de ruedas para desplazarse.

Requerimos luminarias de calidad y semáforos sonoros para quienes padecen debilidad visual. Nadie debe quedarse atrás.

Nuestra población debe caminar libremente por las calles porque, solamente así, podrán apropiarse de los espacios públicos y ejercer su Derecho a la Ciudad.

Al mismo tiempo, desde el Gobierno de la República estamos impulsando el crecimiento del transporte público de calidad y de opciones no motorizadas, lo que representa el principal incentivo para que la población dejé el automóvil en casa y se decida a emplear opciones más eficientes de movilidad.

El Manual de Calles se presentará el próximo mes de junio y, después de ello, el documento se convertirá en una Norma Oficial Mexicana que deberán seguir rigurosamente los gobiernos locales al desarrollar su red vial primaria.

Es decir, a partir del Gobierno del presidente Peña Nieto, nuestras calles se construirán con base en criterios técnicos rigurosos y establecidos a partir de una visión nacional, de Estado.

Esto es algo de lo mucho que el Gobierno del presidente Peña Nieto hace de manera diferente a otros gobiernos.

 

Contacto:

Twitter: @Rosario_Robles_

Facebook: rosarioroblesberlanga

Página web: gob.mx/sedatu

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

 

Siguientes artículos

La nacionalidad de las ideas
Por

Uno de cada siete jóvenes emprendedores menores de 30 años emigraron de diferentes países para innovar y otorgar mejoras...