Por Natalie Robehmed

El cofundador y CEO de Vice Media Shane Smith por fin es billionaire, gracias a su participación en la compañía de medios con sede en Nueva York. Después de una ronda de inversión de 450 millones de dólares (mdd) reportada el lunes, la compañía alcanzó una valuación aproximada de 5,700 millones, con una participación de Smith de unos 1,000 millones.

La firma de capital privado TPG lideró la última inversión de 450 millones, la que coloca a Vice con una valuación del doble de la actual capitalización bursátil del New York Times —que es de 2,770 mdd—. Su valor ha aumentado 128% desde 2014.

Forbes calcula que Smith, de 47 años, posee actualmente cerca de 20% de Vice. Después de aplicar un 10% de descuento de la compañía privada a su valuación y añadir al valor del patrimonio de Smith de 33 mdd en bienes raíces, su fortuna asciende a 1,000 mdd. Vice no respondió a las solicitudes de comentarios.

PUBLICIDAD

“El dinero me importa una mierda”, dijo Smith a Forbes en 2014, cuando su patrimonio neto se estimó en 400 mdd. “Tengo más dinero del que puedo gastar.”

Vice ha recorrido un gran camino en la última década. En 2007 la empresa registró ingresos de sólo 28 mdd. Fundada en 1994 por Smith, Suroosh Alvi y Gavin McInnes, la publicación dirigida a un público millennial se ha diversificado en medios digitales y video, comenzando varios sitios web dirigidos a su público juvenil, en verticales de noticias, música, moda, tecnología y comida.

Lee también: Shane Smith, de las páginas de ‘Vice’ a las de ‘Forbes’

McInnes se fue en 2007 por diferencias creativas y ya no aparece como cofundador en el sitio web de Vice; Alvi permanece en la compañía, pero se cree que posee una participación mucho menor que Smith, quien controla la mayor parte del capital fundador.

Desde que fue pionera en la creación de video original en línea, la compañía de medios ha seguido expandiéndose, causando asombro en el proceso. Además de su revista de noticias ganadora de un Emmy, en febrero de 2016 lanzó un canal de televisión por cable las 24 horas, Viceland, una empresa conjunta con A+E Networks. El canal se ha esforzado por encontrar público: recibió tristes 60,000 espectadores en promedio en horario estelar en el primer trimestre de 2017 entre espectadores de 18 a 49 años, según Nielsen. Su reto sigue siendo conseguir que los jóvenes que no ven televisión por cable lo hagan.

Considerando esos contratiempos, la valuación de 5,700 mdd de Vice parece excesiva: En papel, ahora vale más de 22 veces lo que el fundador de Amazon, Jeff Bezos, pagó por el Washington Post en 2013. La compañía privada no revela sus finanzas, pero reportó ingresos de 500 mdd en 2015. Esto contrasta con los 3,100 millones de dólares en ingresos de 2016 registrados por Time Inc., que cuenta con una capitalización de mercado de un cuarto del tamaño de la valuación de Vice, de sólo 1,400 mdd.

“Parece que Vice está sobrevaluada, quizá demasiado”, dijo Paul Verna, analista principal de video de eMarketer. “Pero creo que hacer una comparación con el Washington Post y el Times podría perderse mucho de lo que es Vice, una compañía de entretenimiento mucho más amplia.”

Sin embargo, los primeros inversionistas no han duplicado su apuesta en momentos en los que la valoración se ha disparado. El gigante de la publicidad WPP obtuvo una participación estimada de 8% hace seis años, pero no ha invertido más; 21st Century Fox consiguió 5% en 2013 por 70 millones de dólares, pero no volvió a firmar. En 2014, tanto A+E Networks como Technology Crossover Ventures, la firma de capital de riesgo de Silicon Valley que ha invertido en Facebook y Netflix, colocaron 250 millones de dólares cada uno por una participación de 10%. Un año más tarde, Walt Disney compró una participación de 10% por 400 millones de dólares, con lo que la participación total del gigante de los medios de comunicación se situó en 18% (también controla una parte de la compañía a través de A+E Networks, que es copropietaria de Hearst). El acuerdo de 2015, que fue el más reciente hasta la ronda del lunes, valuó a la compañía entre 4,000 y 4,500 mdd. Se cree que todas las participaciones se han diluido con la última ronda de inversiones liderada por TPG.

Lee también: Vice lanza su (modesto) canal de deportes

El verano pasado, hubo especulación generalizada de que Disney compraría Vice. Pero teniendo en cuenta que la Casa Ratón no participó en la última ronda de inversión, una adquisición ahora parece improbable.

A pesar de una valuación elevada que no es compartida por muchos inversionistas, Vice ha coqueteado desde hace mucho una oferta pública inicial. Según el WSJ, Smith propuso un plan de OPI a la junta directiva en enero, pero la compañía decidió no respaldarlo. Un portavoz de Vice dijo que Smith nunca presentó un plan de OPI.

A pesar de ello, Smith ya está viviendo grande: Él posee una mansión de ocho recámaras y 23.5 mdd en Santa Mónica, California, además de una casa de 3.8 millones en Pacific Palisades, California. Y departamentos en Manhattan y Tribeca.

“Quiero ser el próximo CNN y el próxima ESPN y el próximo MTV, digitalmente, y sé que suena grandilocuente, pero… vamos a ser una de las redes más grandes del mundo”, dijo Smith a Forbes en 2012.

Por ahora, tendrá que conformarse con ser uno de los más ricos del mundo.

 

Siguientes artículos

Lilian Tintori
Lilian Tintori, una mujer que busca trascender en Venezuela
Por

La venezolana definió a la mujer poderosa como constante, perseverante, disciplinada, inteligente y muy valiente.