A Shell no le preocupa que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) llegue a la presidencia en 2018: planea abrir entre 1,500 y 2,000 gasolineras en México con su logotipo durante los próximos 10 años.

“No nos preocupa un cambio político. Creemos que la reforma está bien sostenida desde lo institucional, creemos en las oportunidades para el mexicano de nuevas inversiones, de competencia, de mejores productos y servicios, independientemente de la bandera política, cualquiera [de los posibles presidentes] tendría que ser capaz de aceptar y reconocer esos beneficios para la sociedad mexicana”, respondió a Forbes México Andrés Cavallari, director de downstream para Shell México.

En caso de que su partido gane la elección de 2018, el presidente del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) ha prometido un referéndum nacional para que la población mexicana decida continuar —o revertir— la reforma energética impulsada por el gobierno de Enrique Peña Nieto, que ha dejado inversiones por 77,800 millones de dólares (mdd) en nuestro país desde su implementación.

Lee también: México cerrará 2017 con inversiones energéticas por 100,000 mdd

PUBLICIDAD

Esta intención del líder en las encuestas electorales no detiene al gigante neerlandés. El próximo 5 de septiembre, Shell inaugurará su primera estación en Tlalnepantla, Estado de México. Su estrategia para 2017 es sumar de una a dos estaciones cada semana, con una inversión de 20 mdd en lo que resta del año y elevar la apuesta a más de 100 millones en los siguientes años.

El directivo reconoce que al principio serán más estaciones reconvertidas —incluida la primera—, pero espera que 30% de la cifra final sean nuevas gasolineras con presencia nacional, que comenzará en la zona centro, después perseguirán el Bajío y el norte del país.

La compañía que dirige Alberto de la Fuente competirá en un mercado joven pero minado con los principales jugadores energéticos del mundo como Chevron, BP, ExxonMobil, Gulf, Petro-7, y otros locales como Hidrosina, La Gas, Oxxo Gas y G500 Network  que en total concentran casi 12,000 gasolineras en el país.

Aunque durante este año seguirán comprando la molécula que ofrece Petróleos Mexicanos (Pemex), usarán aditivos para diferenciar su combustible. El directivo espera que Shell venda su propia gasolina al cierre de 2018.

En México existe una estación por cada 10,700 habitantes, mientras que la proporción en Brasil es de 5,700 y Estados Unidos es una gasolinera por cada 2,600 personas, según la Comisión Reguladora de Energía (CRE). Los estados con más accesibilidad a combustibles son Baja California Sur, Sonora y Baja California Norte. En el extremo opuesto está Guerrero, Estado de México, Oaxaca, Chiapas y Ciudad de México.

“Tampoco descartamos participar en nuevos proyectos. El país necesita nueva infraestructura. Y nosotros queremos ser parte de eso”.

— ¿De qué dependerá que construyan su propia infraestructura? — se le pregunta.
— “Las condiciones están dadas para que podamos tener en algún proyecto de infraestructura. Hay muchas opciones. Va a depender de la reforma se siga dando de la manera en que esperamos. El mercado se está abriendo y si todo sigue como está vamos a invertir y participar— responde Cavallari.

Fundada en Países Bajos durante 1907, Royal Dutch Shell tiene un valor de mercado de  228,000 millones de dólares (mdd). Cuenta con 89,000 empleados y registra ventas por más de 234,000 mdd, de acuerdo con Forbes.

 

Siguientes artículos

Se arman con tecnología para enfrentar robo a transportistas
Por

Blindar la cadena logística ante el creciente robo de carga a transportistas en las carreteras ya no basta. Un aliado en...