Oaxaca.- Los parques eólicos del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, han colgado el cartel de lleno.

Esta zona produce el 55% de la energía renovable del país y tiene capacidad para más, pero hay un problema: las vías de transmisión de esa energía eléctrica hacia otras partes del país ya se utilizan al completo.

Ello ha ocasionado que las inversiones en nuevos proyectos de generación de eólica se “paren”, de forma que hoy solamente existe un en construcción, de Eólica del Sur.

Esta situación es comparable a tener una mina de oro al lado de casa y sólo extraer parte del mismo por falta de maquinaria.

PUBLICIDAD

Por ello, representantes del sector explicaron que el problema ahora es invertir en más infraestructura de transmisión, para poder aumentar la producción de energía eólica.

Una posible solución está en proceso: la licitación de una línea que permitirá distribuir la electricidad desde Oaxaca hacia el Valle de México. Se prevé que el fallo ocurrirá en diciembre y con ello hará posible que más parques eólicos se instalen, elevando la capacidad en 1,500 MW, añadidos a los actuales 2,600.

Con esta cantidad adicional, se podría iluminar una ciudad como Guadalajara.

“Pero se necesitan más”, afirma el presidente de la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE), Leopoldo Rodríguez. Según el ejecutivo, también se está licitando otra red entre Hermosillo y Mexicali.

“El Programa de Desarrollo Eléctrico Nacional prevé más redes de transmisión, para descongestionar otras regiones productoras de electricidad que, como el Istmo, ya no pueden aumentar la energía generada, como Coahuila, Tamaulipas, Nuevo León o el Bajío”.

“Se tienen que hacer”, afirma Rodríguez, en relación con las líneas transmisoras de electricidad previstas en el citado programa. “El problema es que hasta ahora no ha habido presupuesto. El sector privado es un gran aliado del gobierno federal, responsable de construir la infraestructura”, añade.

Para Rodríguez, la actual colaboración de la Comisión Federal de la Electricidad (CFE) con iniciativas privadas ha brindado más fuentes de renovables al gobierno federal sin inversión pública.

Este aumento de competencia de compañías eólicas es lo que ha permitido conseguir “precios de récord mundial”, según Rodríguez, en las tres subastas hechas en lo que va de año.

En la última, el precio más bajo, de 17.2 dólares/MW/hora, lo ofreció una eólica, añade el presidente de la AMDEE.

 

Transición con AMLO

En cuanto al futuro de la construcción de infraestructura eléctrica, el ejecutivo dijo que pasará a manos de la Administración de Morena.

El presidente de la asociación, que agrega a 94 empresa, se muestra optimista al respecto.

A pesar del cambio de gobierno, prevé llegar a la meta de los 12,000 MW de capacidad para 2022, con una inversión de 12,000 millones de dólares (mdd). Esto, porque el gobierno entrante ha dado señales de que ve con buenos ojos las renovables, dice.

En lo que va de 2018 en todo el territorio se han generado 4,500 MW con energía eólica, y se prevén cerrar el año con más de 5,000.

Oaxaca es una zona altamente productiva. En total, hay 25 parques eólicos en el Istmo, con un total de 1,600 aerogeneradores que operan entre nueve y diez empresas. Entre otras, Gamesa, Iberdrola o Naturgy. De toda la energía eléctrica que se consume en el país, 6% proviene de aerogeneradores.

 

Siguientes artículos

Presionados por la UE, Facebook y Google prometen atajar ‘fake news’
Por

Con esto, los grupos tecnológicos evitarían la introducción de regulación más estricta en esta materia.