Kaeser tendrá que formular una nueva estrategia, deshacerse de negocios no esenciales  y  devolver el control de los vastos negocios a los principales ejecutivos de la empresa.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

El grupo alemán de ingeniería Siemens nombró a su presidente financiero, Joe Kaeser, como su nuevo presidente ejecutivo tras remover del cargo a Peter Loescher cuatro años antes del final de su contrato luego de varias advertencias sobre ganancias.

Kaeser, de 56 años y con más de tres décadas en la empresa, enfrenta el desafío de poner en forma al conglomerado con ventas anuales por 78,000 millones de euros (104,000 millones de dólares) que produce desde turbinas de gas hasta trenes de alta velocidad y equipos de ultrasonido.

Años de agresiva expansión e incursiones en nuevas áreas, incluyendo una fracasada aventura en el negocio de la energía solar que dejó pérdidas por miles de millones de euros, dejaron a Siemens a la zaga de rivales como General Electric en términos de rentabilidad.

En momentos en que un frenazo en laeconomía global afecta sus productos industriales, la empresa con sede en Munich ha sido presionada por cargos derivados de retrasos en proyectos como molinos de viento mar adentro y trenes de alta velocidad.

Kaeser tendrá que formular una estrategia de largo plazo para Siemens, deshacerse de negocios no esenciales como la fabricación de aparatos para mejorar la audición o software para servicios médicos y devolver el control de los vastos negocios a los principales ejecutivos de la empresa.

Durante más de tres décadas en Siemens, el nuevo presidente ejecutivo se construyó una reputación de hombre pragmático. Según analistas, tiene mayor comprensión del negocio y la cultura que su antecesor Loescher, un austríaco que fue el primer extranjero en dirigir la compañía.

“Su tarea más urgente será convencer a los trabajadores de Siemens, aún más que en el pasado, de que es necesaria una reestructuración radical y sustancialmente ventajosa”, dijo Christoph Niesel, gerente de cartera de Union Investment, que tiene alrededor de un 1 por ciento de las acciones de la empresa.

Loescher fue sacado del cargo en una batalla después de la compañía emitió la semana pasada su segundo alerta de ganancias en lo que va del 2013.

Kaeser dio una idea de sus planes durante una conferencia de prensa, sugiriendo el retorno a las raíces de la empresa de 166 años de antigüedad y desestimando el ambicioso plan de margen de rentabilidad de su antecesor.

“Si logramos un 12% o sólo 10% no es, al final de cuentas, el único aspecto relevante”, dijo a periodistas vestido con un traje oscuro y corbata azul.

“Lo que es verdaderamente importante es que cerremos la brecha de rentabilidad con los competidores y que todas las medidas estén estructuradas hacia metas más allá del 2014″, añadió.

Las acciones de Siemens subieron un 2.03% hasta 82.31 euros, mientras el índice bursátil alemán DAX subió un 0.06%.

Loescher había prometido que Siemens crecería más rápido que sus rivales como ABB, General Electric y Philips. Su meta fue aumentar las ventas anuales en aproximadamente un tercio hasta 100,000 millones de euros.

 

Siguientes artículos

Shell venderá cuatro bloques de petróleo en Nigeria
Por

Los bloques son las licencias para la extracción de petróleo (OML, por sus siglas en inglés) 13 y 16 en las costas del d...