La compañía del óvalo azul presentó en el NAIAS 2016 FordPass, una aplicación no solamente para clientes de la armadora, con la intención de insertarse en un nuevo ecosistema de movilidad en que el automóvil ya no es el centro.

 

DETROIT, MICHIGAN. Ayer 10 de enero, previo a la apertura del Auto Show Internacional de Detroit (NAIAS, por sus siglas en inglés), un asistente le preguntó a la directora de tendencias de consumo y futuróloga de Ford, Sheryl Connely, que si, con la irrupción de Startups como Uber, Silicon Valley se convirtió en la nueva ‘Ciudad del Motor’.

“Absolutamente no”, contestó Connelly.

PUBLICIDAD

Aunque la industria automotriz está muy lejos de desaparecer como la conocemos, tras la profunda recesión que ahora parece superada (Ford reportó en 2015 sus mejores ventas desde 2006), ahora las compañías forman parte de un ecosistema de movilidad y deberán definir el rol que les tocará jugar.

“Es un ecosistema en el que la gente puede moverse por tren, después tomar un auto o un taxi, rentar una bicicleta o pedir un Uber. Pero eso no significa que los dueños de autos se acabarán”, dijo Sheryl Conelly en reunión con periodistas en la apertura del NAIAS 2016.

La firma del óvalo azul presentó en el tradicional auto show de Detroit, además de los nuevos modelos Escape y la Pick-Up F-150 Raptor, un servicio de software para mejorar la experiencia del cliente como FordPass, dirigido no solamente para quienes tengan un Ford, sino para todo público.

Con esta app, Ford quiere hacer para los fans de los autos, “lo que iTunes hizo para los fans de la música”.

Entre los beneficios que promete FordPass, están los servicios de transporte, reservar y pagar por el aparcamiento con antelación, compartir coche y servicios de transporte multimodal que vienen en el futuro.

“Tradicionalmente, dedicamos la mayoría de nuestra energía, y de nuestro dinero, atrayendo nuevos clientes. Ahora tenemos que estar conectados en la próxima compra, y de eso se trata el cambio. Tenemos un pequeño grupo que ha trabajado secretamente en los últimos 18 meses, y están trabajando con clientes y otras compañías para transformar la experiencia del cliente. También trabajamos con antropólogos y sociólogos, estudiando lo que los consumidores quieren inclusive antes de que ellos mismos lo expresen”, dijo Mark Fields, presidente y CEO de Ford Motor Company, consciente de que las automotrices ya no se pueden ver sólo como armadoras.

Otro anuncio de Ford, hecho en el Consumer Electronic Show (CES) de Las Vegas, es la asociación con Amazon para cerrar, aún más, la brecha entre los autos y la conectividad.

Con el software SYNC de Ford y los servicios en la nube del retailer estadounidense, los clientes podrán vincular los vehículos con el servicio de voz basado en la nube de Amazon de Alexa, que permitiría a los clientes acceder a su vehículo desde el interior de su hogar y hacer varias funciones, como encender o apagar el vehículo, cerrarlo y abrirlo, medir distancias recorridas, cuánto combustible queda en el tanque y para cuántos kilómetros alcanza, entre otras.

 

Coches autónomos

Desde finales de año, diversos medios estadounidenses filtraron que Ford se asoció con Google en el desarrollo de autos que se puedan manejar solos. Mark Fields no confirmó dicha asociación en el CES de las Vegas y tampoco lo hizo en el NAIAS.

“Hablamos con muchas compañías para reforzar nuestro plan de  movilidad inteligente, pero respetamos la privacidad de estas conversaciones y no puedo hablar de eso”, dijo el directivo a periodistas tras la presentación de los nuevos modelos.

Lo que se sabe hasta ahora es que la compañía con base en Dearborn, Michigan, sigue haciendo pruebas con sus Ford Fusion autónomos. Lo último que dijo es que los vehículos están siendo probados en ambientes de conducción extremos, como con nieve.

Aunque las grandes automotrices ya iniciaron la carrera por sacar al mercado los primeros coches autónomos, éstos no llegarán al mercado al menos en cinco años, dijo Mark Fields.

“Queremos anticiparnos al futuro en varias formas, como en la situación económica y el entorno regulatorio. Es muy importante para nosotros y continuamos trabajando para eso, agregó Fields.

Por su parte, Sheryl Connelly dijo que aún faltan pruebas por superar para los coches autónomos y para insertarse en el nuevo ecosistema de movilidad.

“Hay trabajo por hacer, como la seguridad del cliente, en compartir el auto, en cómo asegurarse los mapas de las ciudades. Tenemos que reconocer que estamos trabajando en un ecosistema de movilidad y tenemos que ver cuál es el rol que Ford jugará”, agregó Connelly.

Ford reportó que en 2015 vendió 2.61 millones de vehículos, su mejor resultado desde 2006.

 

Siguientes artículos

BMV y peso cierran jornada con leves ganancias
Por

El peso cerró la sesión con una apreciación de 0.23% o 4.1 centavos, cotizando alrededor de 17.90 pesos por dólar. A su...