La paradoja es que la naturaleza humana tristemente nos induce a que durante aquellas “correcciones” de lo emocional, la buena memoria sea casi perfecta, pero en esas otras “correcciones” en lo económico (desde las finanzas personales hasta los mercados bursátiles o incluso las oportunidades de inversión y/o emprendimiento) casi siempre se nos olvidan datos históricos que no sólo podrían ayudarnos a retomar el camino sino que también podrían ofrecernos una ventaja competitiva clara y contundente.

La buena memoria nos sobra cuando se trata de, por ejemplo, acumular resentimientos o explicar dónde se equivocó un ser querido. Pero esa misma buena memoria se convierte en uno de los activos más escasos a la hora de reenfocar la energía emprendedora o de tomar decisiones estratégicas de inversión y negocios. Me explicaré con dos ejemplos:

  1. Dos personas que mantenían una relación sentimental, y que de pronto terminan, son dos de los especímenes con mejor memoria del reino animal. Dos ex novios son capaces de recordar situaciones, palabras, conversaciones, ademanes y hasta miradas que lastimaron o enojaron al otro. Sin embargo, entre más buena memoria se tiene, se logra menos. Y cualquier reajuste cuesta más. En suma, la memoria emocional es perfecta pero dolorosamente inconveniente.
  2. Los mercados bursátiles, que últimamente se encuentran casi en el territorio de la corrección (los índices NASDAQ, Dow Jones y S&P 500 lo confirman), han tenido un efecto profundo en las decisiones estratégicas de negocios a todos los niveles. Se sabe que la crisis en China, el bajo precio del petróleo y, por supuesto, el tipo de cambio con el dólar han sido factores determinantes para que la volatilidad de los mercados esté, a ratos, casi siendo calificada de pre-recesión. En Silicon Valley es común por las calles hablar ya de un fin de la luna de miel entre inversionistas de capital de riesgo y las muy mencionadas startups tecnológicas. La valuación de las empresas ha tocado la cima y llevan rato luchando por justificarse a sí mismas, y, en general, el optimismo por el clima de negocios está poniéndose a prueba a nivel m Pero si observamos la historia reciente y los datos más obvios a la mano de lo que sucedió en la crisis de 2008-2009, así como otros periodos similares, quizá lo que se avecina son buenas noticias. Sólo es necesario recurrir a la memoria.

Pocos recuerdan que las empresas tecnológicas que hoy llamamos “unicornios” (por su valuación de al menos 1,000 millones de dólares y por ser compañías tecnológicas que marcaron una época o establecieron nuevos paradigmas rentables) fueron fundadas o recibieron su primera inversión de capital semilla justo durante una baja de los mercados. Algunos ejemplos:

Microsoft: Fundada en medio de una recesión, en que el precio del petróleo estaba en bajos históricos y el mundo se hundía en una recesión que marcó la primera parte de los años ochenta.

PUBLICIDAD

Facebook: Fundada en medio de la recesión postinternet bubble. Hoy, con un valor de mercado superior al de Walmart.

Uber: Ideada en 2008. Fundada a principios de 2009. Unicornio indiscutible.

Slack Technologies: Fundada en 2009. Nuevo Silicon Valley “Darling”.

Pinterest: Fundada a finales de 2009. En absoluta y plena recesión y en un año en que las inversiones de capital de riesgo estaban contraídas en niveles récord.

La buena memoria y la historia lo confirman una y otra vez: no hay mejor momento para innovar y fundar una compañía o para invertir en ella que durante un reajuste de los mercados o incluso durante una recesión. Dicen que los mercados se están acercando a una. Hay algunos síntomas que indican y confirman que la corrección, y quizá la “crisis”, es inevitable. Tal vez eso también sea una buena noticia.


Me llamo Mario Valle, soy un mexicano trabajando en la industria de videojuegos en Silicon Valley al que le apasiona la tecnología, el emprendimiento, la inversión y el desarrollo de negocios en mercados emergentes. Mentoreo, apoyo e invierto en startups y personas talentosas cada que puedo. Estaré escribiendo y publicando videos sobre estos temas aquí, de vez en cuando.

Gracias por leer.

 

Contacto:

Twitter: @bilbeny / @mariovallereyes

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Toyota quiere quitarle el trono verde a Tesla
Por

Aunque los reflectores se concentran sobre los autos eléctricos de Elon Musk, quizás el verdadero disruptor de la indust...