Por Matt Drange

Lo que comenzó como una investigación sobre los acontecimientos que condujeron a un tiroteo masivo en San Bernardino, California, el año pasado sigue uniendo a dos grupos a menudo discordantes: las empresas de tecnología y los defensores de la privacidad y la seguridad.

Google, Facebook y Microsoft firmaron un amicus curiae en apoyo de Apple, uniéndose a la American Civil Liberties Union, la Electronic Frontier Foundation y decenas de empresas de tecnología más que respaldan la oposición de la firma de Cupertino a las demandas de la FBI para ayudar a los investigadores que intentan acceder al contenido del iPhone que pertenecía al tirador de San Bernardino y presunto terrorista Syed Farook.

Varias asociaciones importantes de la industria, incluyendo la Internet Association, The Internet Infrastructure Coalition, así como AVG Technologies, han firmado un escrito presentado por Andrew Bridges, socio de Fenwick & West en San Francisco que trabaja para muchas de las empresas más grandes de Silicon Valley.

PUBLICIDAD

Un escrito independiente, encabezado por Twitter, eBay y LinkedIn fue presentado a principios de este jueves por la firma Munger, Tolles y Olson, otro de los jugadores más importantes en las disputas de propiedad intelectual de Silicon Valley.

El apoyo que puede verse actualmente tiene un marcado contraste con la reacción inicial de otras compañías frente a Apple hace dos semanas, cuando la carta abierta de Tim Cook, CEO de Apple, en la que se comprometió a desafiar al FBI fue recibida con una mezcla de silencio y tibio apoyo de otros gigantes de la tecnología. Muchos en Silicon Valley sintieron que la defensa pública de Apple representaba un riesgo político demasiado alto dado el temor que genera en el país la idea del terrorismo.

“Creo que la gente entendió el hecho de que éste es un debate importante sobre la política”, dijo Phil Dunkelberger, director general de la startup de seguridad Nok Nok Labs y ex director de PGP Corporation. Incluso más que la carta de Cook, Dunkelberger dijo que los legisladores y las personas que “no saben de lo que están hablando” pero tienen un papel relevante llamaron la atención de Silicon Valley. “La industria de la tecnología dijo, ‘Whoa, espera un segundo, van a empezar a legislar!’”

Los defensores de la privacidad y la seguridad dicen que el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha aprovechado la fragilidad emocional de la sociedad luego del tiroteo para establecer nuevos precedentes legales, mientras que los detractores argumentan que Apple está apostando a su posición para impulsar las ventas de su próximo iPhone. Independientemente de los motivos, una cosa es clara: el caso se mantendrá como punta de lanza en un debate sobre seguridad nacional y el derecho a la privacidad mucho después de que el siguiente teléfono inteligente salga al mercado.

El debate público sobre el caso ha sido una constante en la conferencia de seguridad y criptografía RSA en San Francisco esta semana. La conferencia atrae a investigadores, ejecutivos corporativos y funcionarios públicos cada año.

El martes, Apple se opuso formalmente a las demandas del gobierno. En un amicus curiae presentado por separado ayer, los abogados de la ACLU pidieron al juez rechazar la petición de la FBI para obligar a Apple a cooperar más programando nuevo software.

“El efecto de las demandas del gobierno sería la de reclutar a un tercero privado con poca relación con la investigación criminal del gobierno para romper la seguridad de sus propios productos y, por lo tanto, debilitar la seguridad de todos sus usuarios.”

Incluso los abogados de los consumidores especializados en privacidad acostumbrados a combatir contra Apple en la corte ahora se encuentran en la incómoda posición de apoyar al fabricante de teléfonos inteligentes. Jay Edelson, un abogado que ha presentado demandas colectivas contra varias compañías por presuntas violaciones de datos, dijo que recibió duras críticas de sus compañeros la semana pasada después de escribir una columna alabando la decisión de Apple de luchar contra la orden de la FBI. El año pasado, el New York Times llamó a Edelson el “hombre con menos amigos en la tecnología”. Sin embargo, ahora se encuentra del mismo lado que Apple.

“Lo que ha asustado tanto al gobierno es que Apple haya hecho de ésta una parte de su campaña de marketing, lo que obligará a otros jugadores a hacer lo mismo”, dijo Edelson, añadiendo que la nueva unidad entre las empresas de tecnología en el tema de la privacidad del usuario se basa en gran parte en el cambio en nuestra percepción de la privacidad luego de las revelaciones hechas por Edward Snowden. “Esto demuestra lo mucho que han cambiado las cosas en torno a la privacidad. Ahora hay más escepticismo cuando el gobierno dice: “No te preocupes, te estamos protegiendo.”

Otras compañías tecnológicas que presentaron escritos en apoyo a Apple incluyen a Intel, Airbnb, CloudFlare, GitHub, Kickstarter, Mapbox, Meetup, Twilio, Wickr y Box.

El cofundador y CEO de Box Aaron Levie atribuyó la reacción inicial de algunas compañías de tecnología a la complejidad de la situación, y dijo que se sentía alentado por el amplio apoyo mostrado recientemente. Levie fue uno de un puñado ejecutivos de alto perfil que apoyaron a Apple el mes pasado, poco después de que Cook hiciera pública la lucha de la compañía con su carta.

“Para nosotros, esto se reduce simplemente a la confianza”, dijo Levie a Forbes el jueves por la tarde, y agregó que el caso es el último de una serie de episodios de tensión entre la tecnología y el gobierno. Levie reconoció que si bien el caso del tiroteo de San Bernardino podría no ser el ideal para Silicon Valley para tener una conversación más amplia acerca de la privacidad, Apple no tuvo más remedio que luchar contra las demandas del gobierno. “El reto es que esto representa una evento que sienta un precedente.”

 

Siguientes artículos

Sector restaurantero genera 1,000 mdp en ventas
Por

El sector restaurantero en México cuenta con más de 450,000 establecimientos que representan más de 1,000 mdp en ventas....