Una mujer que ha tenido el liderazgo para emprender con solidez en uno de los sectores más exclusivos y difíciles, al crear los estudios de belleza más famosos y concurridos de México.

 

 

Un rotundo éxito que comenzó hace 30 años. Silvia emprendió su primer salón de belleza, a los 23 años, con su hermana y en su casa, en Monterrey, México.

PUBLICIDAD

 

Talento escondido

Silvia comenzó a tener interés por el estilismo a partir de los 12 años de edad. Solía llamar la atención por siempre estar peinada diferente. A partir de los 13 años, y a escondidas de sus padres, comenzaba a pintarse el rostro. Sin embargo, Silvia jamás maquilló ideas, nunca soñó con un salón de belleza y mucho menos con el éxito que le esperaba. Ella se encontraba en la edad de la ilusión.

Desde los 16 hasta los 21 años, se convirtió en consumidora de todos los salones de belleza en Monterrey, época en la que comenzaba a nacer la inquietud por el estilismo. Cuando visitaba cada salón, no sólo se fijaba en si la dejaban bien o no, también era muy observadora en la administración, en el trato que le brindaban, en la higiene del lugar. Ahí comenzó su visión como empresaria.

Silvia, casada, ama de casa y mamá de 2 pequeñas, estaba cada vez más convencida de su pasión y consciente de que debía prepararse, por lo que a los 21 años decide asistir a la mejor academia de belleza en Monterrey. Siempre apoyada por su familia, tuvo oportunidad de asistir a miles de cursos en San Antonio, Texas.

No sólo bastaba preparación, sino también práctica, por lo que también asistía a las jornadas asistenciales organizadas por el gobierno, en las que tenía oportunidad de cortar el cabello a infinidad de personas.

 

Un trampolín

A los 28 años, el salón de belleza en su casa era insuficiente por una vasta cartera de clientes. Por eso, a esa edad pone su primer salón de belleza con un éxito rotundo en Monterrey. En ese momento, Televisa Monterrey la busca para hacer pequeñas capsulas de belleza en programas locales. En aquel entonces, y a falta de internet, la televisión fue una plataforma muy importante, en la que comenzó a construir su imagen pública y, sobre todo, su credibilidad.

Su éxito le abrió las puertas en la Ciudad de México. Actualmente, en sus 30 años de trayectoria, lleva 25 años siendo asesora de imagen en Televisa Monterrey, mientras tiene cinco salones de belleza en la Ciudad de México y uno en Monterrey.

Su pasión por el estilismo y la belleza, así como su visión y carácter en los negocios, han colocado a Silvia Galván Hair Studio dentro del top 5 de los mejores salones de belleza en México.

 

10 recomendaciones para emprendedores

  1. Valores: Los negocios se deben de vivir con frialdad, pero también con la seguridad de los valores, siempre defendiéndolos a capa y espada, manteniendo una línea. En tu filosofía de vida, así como en tu ética, que siempre exista, ante todo, el respeto.
  2. Escucha: Sé abierto y receptivo. Ya no se puede experimentar tanto, siempre hay que aprender de otras personas, escucha recomendaciones, experiencias y aprende en cabeza ajena.
  3. Enfócate: En donde pongas tu atención, tu trabajo, tu pasión y corazón, estará tu éxito. Nunca seas choreador, con mucho verbo pero poca acción.
  4. El liderazgo se construye: Debes comprometerte contigo, con tu sueño y tu equipo, tener la iniciativa siempre y ser dirigible ante el mentoraje. Una persona que se deja dirigir con liderazgo, tiene futuro, sea cual sea su talento.
  5. Detecta necesidades: Siempre escucha y pon atención a tu cliente, todos tienen una historia, cómo se sienten, imagínatelo y siéntelo para poder entender a tu cliente, para detectar sus necesidades y saber qué puedes resolver, no veas a las personas con el signo de pesos.
  6. Nunca practiques con tus amistades: Si una amistad está acostumbrada a pagar por lo bueno, debes de ofrecerle algo bueno; de lo contrario, nunca será tu cliente ni tu amistad. Cuando pones un negocio, tú ya eres responsable de su reputación. Cuida tus inicios.
  7. Prepárate para la escasez: Haz buena siembra para recoger buen fruto, guarda credibilidad, nunca desaproveches las vacas gordas, siempre guarda para las vacas flacas.
  8. Nunca te hagas la víctima: Si te desilusiona la gente, ellos no tienen la culpa de desilusionarte, tú te equivocas con la gente, tú te equivocas al elegirla. Siempre analiza antes, acepta las responsabilidades y consecuencias de tus decisiones.
  9. Construye tu credibilidad: Gánate la confianza de las personas. Puede que le caigas bien a alguien, pero si no trabajas bien, sólo te tendrán de amigo. Da el ejemplo, conviértete en la inspiración de alguien, pero cuidado con lo que dejas y transmites a otros.
  10. Respeta tus decisiones: Que tu sí sea un sí y que tu no sea no.

 

Deseo que les haya gustado la historia emprendedora de esta semana, y que sus consejos sean de gran apoyo para fortalecer sus emprendimientos. Espero sus comentarios, queridos lectores.

 

 

Contacto:

Facebook: facebook.com/stephanielewiss

Twitter: @yameroenForbes

E-mail: [email protected]

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Por qué este año las ventas no tendrán un Buen Fin?
Por

Los bajos crecimientos de la economía mexicana y la falta de confianza del consumidor le ponen el pie a los comercios pa...