Cuando un chango rebelde incomoda en algo a un chango líder, éste ideará un castigo para ponerlo en cintura. Le da zapes, le prohíbe comer o lo expulsa de la comunidad hasta que muestre sumisión. Pero, ¿qué dice el Principito al respecto?

 

Mi familia conserva una Combi Volkswagen modelo 1979. El viejo vehículo aún funciona perfectamente, aunque algunas veces, en las curvas, la puerta derecha se abre sorpresivamente. Eso nos genera una emoción especial,parecida a la que causa subirse a la montaña rusa de madera de Chapultepec, construida en 1964; con gritos y caras de espanto. Era parte de una flotilla de camionetas perteneciente a antiguas glorias de lo que era una gran fábrica, y que ahora es un heroico taller de manufactura de peluches que mi madre dirige; la batalla de ese negocio es tan romántica y valerosa como San Jorge contra el Dragón, llamado, en este caso, “China”.

Recreación de la leyenda de San Jorge contra el Dragón en Cáceres, España.

Recreación de la leyenda de San Jorge contra el Dragón en Cáceres, España.

La camioneta sigue en servicio y posee características que la hacen virtualmente eterna: diseño atemporal, alta durabilidad, motor trasero (idéntico al de un Vocho), de fácil y barato mantenimiento. Simple, económica y confiable.

Camioneta futurista de Buckminster.

Camioneta futurista de Buckminster.

Con el nombre original de Kombi T2 fue lanzada en 1950. Sufrió pocas modificaciones desde su diseño original hasta la que se encuentra estacionada en casa de mis padres. Está extrañamente inspirada en una camioneta futurista de pasajeros, inventada en 1933 por el visionario estadounidense Richard Buckminster Fuller, quien fracasó en producirla en masa debido a la mala reputación que se hizo: murió un chofer exhibiéndola en la Feria Mundial de Chicago.

Por la calidad que palpé desde niño en la Combi, el Vocho, el Safari, el Corsar, el Jetta, entre otros que tuvimos, he escogido la marca VW como mi primera opción cuando compro un auto. Hoy tengo un GLI, que aunque me encanta, rechina sonoramente cuando freno (desde nuevo). Suena peor que un microbús frenando de 100 a 0 km/h en el Estado de México, ésos que se estrellan y el chofer huye. En la agencia VW me dicen que aunque haga ruido, no afecta el poder de frenado; que solamente están “cristalizadas las balatas”. Antes les hubiera creído con los ojos cerrados; hoy… empiezo a dudar de esa opinión profesional.

 

El trauma

Una gran cantidad de personas de todo el mundo confían en la calidad de VW. Sin embargo, debido al escándalo reciente, se han cuestionado la fiabilidad de la marca. Ante acusaciones de la Agencia de Protección del Medioambiente de Estados Unidos (EPA), VW admite que produjo 11 millones de vehículos diesel con un ingenioso aparato instalado, que engaña a las pruebas que se les apliquen para medir partículas contaminantes. Por supuesto que nos desilusiona y nos hace pensar: ¿en qué más nos han engañado?

 

¿Qué dice El Príncipe de Maquiavelo al respecto?

Nicolás Maquiavelo.

Nicolás Maquiavelo.

Ganar es lo importante, independientemente de los medios. Volkswagen actuó ante las limitantes que los estadounidenses les imponen en su país. El gobierno de Estados Unidos pone la vara alta en los requerimientos para ciertos productos de importación, con el fin de limitar el consumo que afecte sus intereses, industrias y marcas. Volkswagen, pensándose un Príncipe listo y maquiavélico, engañó las pruebas para poder vender 480,000 unidades en ese país.

Mentir es necesario, dice Maquiavelo: “Un príncipe, para conservar el poder, es a menudo obligado a ser perverso, porque cuando el grupo (ya sea pueblo, soldados o nobles) del que juzga necesario para mantenerse, está corrompido, es conveniente seguir su capricho para satisfacerlo, pues las buenas acciones serían tus enemigas.”

Por supuesto que Volkswagen es un Príncipe que tiene a un padre que es Rey: Alemania. Pero otro Rey más poderoso, que llamaremos Estados Unidos, está inconforme con el desacato de Alemania al aliarse con Rey Rusia para enviar soldados y armas que apoyen al gobierno del dictador Bashar al-Assad en Siria. Por ello, EU hizo uso de su espionaje-posguerra-fría para sacar “trapitos al sol” de una piedra angular de la economía germana: la icónica industria automotriz y su consentido Príncipe VW. De esta forma le dio una lección maquiavélica al ahora tembloroso Rey Alemania.

Esto no es nuevo ni exclusivo del humano: cuando un chango rebelde incomoda en algo a un chango líder, éste ideará un castigo para ponerlo en cintura. Le da zapes, le prohíbe comer o lo expulsa de la comunidad hasta que muestre sumisión. A veces, el chango alpha no lo hace como castigo, sino simplemente porque le conviene quitarle algo al otro chango, o simplemente por dar un castigo ejemplar que asuste a los demás y así obedezcan.

Algunos ejemplos:

  • Embargo atunero de EU de 1980 y 1990 a México. Expulsión.
  • Embargo al aguacate mexicano (duró 83 años). Expulsión.
  • Embargo económico, financiero y comercial a Cuba (desde 1960 a la fecha). Expulsión.
  • SHCP da prisión 4 meses al cantante Laureano Brizuela (por si no se acuerdan de él, aquí una canción). Zape.
  • SHCP detiene a Juan Gabriel por evasión de impuestos. Zape.
  • Amenaza Rusia cortar el suministro de gas a Europa (un tercio del petróleo y gas de Europa lo produce Rusia, 40% del que consume Alemania proviene de Rusia). Prohibición de comer.
  • Estados Unidos y su aliado Arabia Saudita bajan precios produciendo más petróleo para hacerle daño a Rusia. Prohibición de comer.
  • Alemanes se unen a Rusia contra terroristas en Siria. EU le da un zape fuerte a Alemania mediante su hijito VW. Zape.
  • EU amenaza con poner cabezas nucleares en Alemania; Rusia dice que balancearán las cosas si así pasa. Zape.
  • Rusia bombardea Siria para proteger sus intereses; EU apoya a los rebeldes por la misma razón, y aparte bombardea Afganistán. Estado Islámico aprovecha la coyuntura para hacer desmanes cual anarquista en 2 de octubre. Miles de civiles huyen, otros tantos inocentes mueren de manera “rutinaria”. Zape, prohibición de comer y expulsión.

Un bully en la escuela le da un zape a un indefenso, le quita el lunch y lo aísla. Así es el mundo de los changos (sin ofender a los primates).

5-620

 

¿Qué dice El Principito al respecto?

Niño interior.

Niño interior.

El Principito es simplemente nuestro niño interior. Galileo Galilei, Isaac Newton y Albert Einstein gustaban de plantearse las cosas de una forma tan sencilla como lo haría un niño. En eso radicaba una importante parte de su inteligencia. Ellos querían que dejáramos de tener el conocimiento de un chango, al menos en lo que a física se refiere.

“¿Qué pasaría si corriera a la velocidad de la luz? ¿La luz parecería estar quieta?” Se preguntaba Albert.

“Si una manzana cae, ¿también cae la Luna?” Se preguntaba Isaac.

“¿Por qué no experimentar en vez de sólo creer en lo que decía Aristóteles hace 2000 años?” Se preguntaba Galileo.

El juego se llama pregunta a tu niño interno y lo que ganas es responder misterios que cambian todo nuestro entendimiento. Sólo un diálogo interno con nuestro propio Principito puede cambiar al mundo. No es broma; sin estos hombres que se preguntaron lo más básico a la manera de un niño vivaz, seguiríamos creyendo que la Tierra es el centro del universo, que las cosas caen porque anhelan estar unidas a la Tierra y cosas anacrónicas por el estilo. El mundo tecnológico cambió gracias a la ciencia, pero los gobiernos y las empresas tienen valores y formas que no difieren de los que teníamos hace 2,000 años o más; ni siquiera difieren de los changos.

¿No es momento de hacernos las preguntas correctas también en el sentido social, empresarial y político? ¿Desafiar a Maquiavelo de verdad nos es tan difícil?

En el libro La estrategia del Principito, un hombre se cuestiona su vida entera, se niega a seguir el camino del Príncipe de Maquiavelo, prefiere aprender lo que el Principito siempre quiso decirle con esas preguntas simples que molestan por incómodas y sabias.

Aquí extractos del libro:

—No cabe duda que lo importante es invisible para los ojos, se dijo así mismo.
El hombre regresó de su ensueño diurno, agradecido con aquel maestro, y se dispuso a finalizar esta estrategia de guerra pacífica contra su Maquiavelo interno. En ese despertar sucedió lo que a veces pasa, una “casualidad afortunada”, algunos le llaman serendipity; en su escritorio tenía un tarot de Marsella, y no era que él hiciera lecturas para ver el futuro (no, qué va), sucedía que recientemente había estudiado sobre los arquetipos de Carl Jung, y justo ahora se presentaban los personajes que conoció el Principito, como recordatorios mezclados de la sombra que nos sigue.
El ver quien no eres hace que la realidad de quien eres emerja por sí misma.
El hombre escribió en su cuaderno azul con letra muy fea, apenas legible:
Observa con tu corazón, no con tus ojos, y conoce ahora mismo lo que no eres y lo que sí eres. Conoce los arquetipos-sombra y los arquetipos-luz. Distingue cuáles viven en ti y cómo actúan.

 

El Rey

El Rey.

El Rey.

Rey-Sombra. Para él, “los otros” son súbditos.

La frase “Soy al fin rey de alguien” representa a las personas que buscan el poder. Es el que da órdenes por darlas y que manda a hacer lo que de todos modos es inevitable hacer.

El rey disfruta poder tener poder sólo por tenerlo. Le gusta disponer de súbditos que le reporten y pueda darles órdenes, sean éstas útiles o no.

La pregunta del Principito para ti sería:

¿Qué persona cercana a ti te choca porque es un Rey-Sombra? Ahora dime, ¿en qué te pareces a ella?

Al leer este extracto y hacerme la pregunta, me di cuenta que tener un jefe idiota es malo; serlo, sin saberlo, es aún peor.

Rey-Luz. Para él, guiar proviene de amar.

El rey tiene fortalezas como el liderazgo y la responsabilidad. Que el poder siempre sea para bien de todos, sólo se logra amando a los demás.

La vida es libre. Simplemente sucede. No pensemos en controlar a las personas y a las estrellas. Aunque parezca que se cumplen las órdenes que lanzamos, al final, el poder egoísta no funciona. Se revierte en soledad porque el mundo en general tiende al bien (aunque a veces no lo parezca).

Steve Jobs dijo alguna vez: “No tiene sentido contratar a personas inteligentes y después decirles lo que tienen que hacer.”

La pregunta del Principito para ti sería:

Escoge dos personas. ¿Existe algo en que las puedas ayudar a realizar sus sueños?

Lo leo y me acuerdo de Putin, Obama y de todos los demás. Imagina que un político se hiciera esa pregunta diario. ¿Acaso así entendería qué significa ser un servidor público? Tal vez se parecerían un poco más a Mujica.

 

El Vanidoso

El Vanidoso.

El Vanidoso.

El Vanidoso-Sombra. Para él, “los otros” solo son admiradores.

Quiere ser halagado a toda costa, aunque el halago no sea sincero. El vanidoso le pide al Principito que golpee sus manos una con otra, un curioso truco para lograr que aplauda en contra de su voluntad. Este tipo de personaje sólo escucha alabanzas.

Eso es el “ego”, un invento. Esa invención que toma forma como si existiera, quiere que lo falso lo alimente. Es un ser falso viviendo de alimento falso dentro de nosotros.

La pregunta del Principito para ti sería:

¿En qué te gustaría que te admiraran y que no sucede actualmente?

Al preguntármelo, me vino a la mente una frase que me parece es de Will Smith. Parafraseando: “Muchas veces gastamos dinero que no tenemos para comprar cosas que no necesitamos, para impresionar a gente a la que no le interesamos y que, aparte… ni nos agrada.”

El Vanidoso-Luz. Para él, la belleza está en todo.

Si bien la vanidad es parte del ego, tampoco podemos negarla. Si ella se escapa del espejo sólo queda entender eso que se admira de uno y del otro como belleza. La belleza es verdad y la verdad es belleza. ¿Será vanidad de la naturaleza que la noche parezca infinita en un tranquilo mar azul turquesa iluminado por una luna llena? ¿Será también su vanidad que la música de un gorrión nos llene el alma al igual que la sonrisa de un niño?

La belleza que emana de la naturaleza también se presenta en nosotros, y ¡cómo ignorarla? Seamos todos vanidosos de eso. No por raza o talla o grado de inteligencia. No por saber más que el otro o por tener la nariz más respingada o el pelo más ondulado. Seamos vanidosos de que somos parte de la belleza de la naturaleza, y entre más grande sea nuestra comprensión de esta verdad, mayor será nuestra admiración hasta por un insecto, por una pequeña planta que crece en la calle más sucia, por nuestra cara que, sea como sea, refleja eones de estrellas que renacieron en ella.

La pregunta del Principito para ti sería:

¿Quién es la persona más desagradable con la que hayas tenido un encuentro recientemente? Describe brevemente una cosa buena que tenga.

Está comprobado que una apreciación más positiva –no irreal– de la vida hace que vivas más años y que seas más efectivo en tu trabajo. Más feliz, en general.

 

El Zorro

 

9-OK-2El Principito se encuentra con un zorro. Pero, lejos de ser el típico zorro mañoso, éste es uno de corazón compasivo y sabio, nada ladino o engañoso.

¿Acaso es un atisbo de lo que la astucia debe ser en estos días? La insinuación de que el “astuto” César Borgia de Maquiavelo cayó en desuso. Ese pobre Príncipe fanfarrón, malmuere entre guerras y torturas. Un Principito, astuto como un zorro pos-posmoderno*, trasciende y bienvive con muchas más ventajas que el viejo modelo.

Enseñanzas.

Enseñanzas.

La estrategia del Principito es un libro útil para toda persona que crea que un camino diferente lo espera, que intuye algo mejor pero no sabe aún lo que es. El Principito te jala de la ropa para decirte cosas que quiere, porque él sí sabe lo que es bueno para ti. Lo dice con insistencia… sin miedo.

Millones de personas en el mundo han leído El Principito siendo niños, y a los reflexivos les ha quedado una sensación de que hay algo más detrás de las palabras de cada personaje; se entrevé una guía de sabiduría inocente y, por ello, valiosa.

Es curioso que teniendo en nuestras manos desde niños la llave de la felicidad, recurramos al El Príncipe de Maquiavelo (de forma consciente o inconsciente) para resolver nuestra vida. Intrigas, egoísmo, desconfianza, deslealtad, son parte de la estrategia que utilizamos día con día: el maquiavelismo. Ésta es la semilla de la tristeza, del sufrimiento en las empresas, los países y en nuestra propia vida.

¿Por qué no mejor dejarte acompañar de tu viejo amigo de la infancia, de ese Principito que molesta tanto con preguntas raras? Permitamos que ese pequeño amigo te guíe hacia el auténtico éxito en un viaje aventurado, a un mundo infinito, poco explicado y desconocido para ti: tu propio interior.

 

Design thinking

¿Recuerdas al diseñador de esta camioneta que inspiró al de la Combi y fracasó?:

11-1280Pues te cuento que también diseñó esta estructura, llamada Carpa Geodésica, y triunfó:

12Revolucionó la arquitectura con ella. Esta cúpula, en su modelo más pequeño, la vemos aquí abajo con su creador Buckminster Fuller.

http://picasion.com/
Esta estructura tiene una característica que Buckminster Fuller llamaba “vector en equilibrio”, y es justo lo que podemos lograr con La estrategia del Principito.

Nos ponemos en medio y diseñamos nuestra estrategia alrededor, acorde al nuevo modelo basado en nuestra verdad interior.

14-620Poco a poco nos levantamos, sosteniendo eso que se veía tan plano.

15-620Y ¡bum! La estructura se vuelve amplia y autosustentable.

16-620Es autosustentable no en un sentido de cliché hippie: la estructura soporta su propio peso sin columnas; puede hacerse tan grande como se requiera, y el vector en equilibrio permitirá que se sostenga. De lo bidimensional pasa a ser tridimensional gracias a la sinergia (término que usamos sin saber que Fuller es el que lo popularizó y que significa en griego trabajando juntos).

Si cada niño interior en nosotros construye su propia cúpula geodésica, eventualmente podremos tener una civilización en lo social, lo político y lo empresarial, que sea verdaderamente internacional. Sin guerra en Siria, sin zapes a VW y con menos empleados maltratados… como tú comprenderás.

17-620O nunca se sabe… tal vez podamos crear una más acorde al nivel de civilización del Principito y sus distintas visitas a planetas vecinos; el comienzo de una civilización interplanetaria o intergaláctica. Así, tal vez, los alienígenas de Jaime Maussan nos dejen de observar como changos en zoológico y quieran bajar a saludar (bueno… ojalá no vengan hoy en la noche). ¿O con este tipo de sociedad queremos poblar algún día Marte?

¿Te suena a fantasía cambiar todo?

En la relatividad general de Einstein se utiliza también el término geodésico para describir la línea por la que se mueve un cuerpo en el espacio-tiempo.

18Así imaginó el Principito Albert la famosa “Paradoja de los gemelos”, que no es otra cosa que viajar al futuro. Sí, querido lector… viajar en el tiempo (con la limitación de no viajar al pasado) bajo este razonamiento, no es ciencia ficción… teóricamente sucede, así como la fisión nuclear teóricamente sucedía liberando energía según E = mc2 y algún Príncipe lo comprobó en una bomba atómica.

19“A Einstein le encantaba imaginarse mundos que no existían, y ése era su poder: ser capaz de ver físicamente en una imagen cosas que los demás no podían ver.
“Tanto Newton como Einstein tenían la habilidad de crear imágenes sencillas que un niño podría entender, y extraer de ello ideas que cambiarían el Universo.”
Michio Kaku, famoso físico teórico (seguro lo has visto en History Channel)

Einstein pudo imaginar y comprobar matemáticamente un viaje en el tiempo; dudó de la autoridad incuestionable; cambió el entendimiento de todo con una auténtica revolución desde su pequeño cuarto, con gis, papel y lápiz.

¿De verdad, a estas alturas no podemos encontrar ideas equivalentes a esos grandes avances científicos en el entendimiento de lo que es la sociedad, la política y la empresa?

Platicar con nuestro niño interior es tal vez, también, la mejor forma realista de mejorar nuestra vida personal.

Haz que ese niño sincero haga las preguntas correctas y raras:

“Si yo ayudo a dos personas diferentes diario, ¿alguna de esas dos, a su vez, hará lo mismo, y así al infinito hasta que me llegue a mí de regreso?” Se pregunta un político de nombre Isaac.

“¿Por qué no pensar como el Principito en mi trabajo, en vez de sólo creer en lo que decía Maquiavelo hace 500 años?” Se pregunta un ex empleado de nombre Alejandro.

“¿Qué pasaría si yo tuviera menos miedo a perder dinero con mis negocios de petróleo? ¿Invertiría en energía limpia que disfrutarían mis nietos en 10 años?” Se pregunta un empresario multimillonario llamado Alberto.

¿Quieres imaginar y cambiar el universo? Haz caso a tu propio Principito; construye tu propia cúpula geodésica. Diseña el universo externo desde el universo que tienes dentro.

¡Por cierto! Volkswagen significa “auto del pueblo”. Si recuerdas ese detalle que vive en tu corazón de Vocho, mi distinguida VW, el pueblo te seguirá queriendo… de la misma forma que yo quiero a mi vieja Combi; sus defectos no me importan, porque, al final, es confiable.

Y hoy, mi querido lector, que es el lanzamiento oficial del libro La estrategia del Principito, regalaré 10 libros.

Si quieres participar, sigue la siguiente dinámica:

  1. Dale like a mi página de Facebook.
  2. Sígueme en Twitter.
  3. Mándame un correo a [email protected] con el asunto “Quiero La estrategia del Principito”, contándome cómo usarás a tu niño interior para mejorar tu vida.

Elegiremos las mejores 10 historias que lleguen y serán las ganadoras de un ejemplar gratis del libro La estrategia del Principito en versión electrónica Kindle.

Si quieres adquirir la versión impresa con envío a domicilio a cualquier país, da clic aquí.

Tienes hasta el 22 de octubre del 2015 para mandar tu correo. Pueden participar personas de cualquier parte del mundo. Solamente recuerda poner en tu correo tus datos (nombre, edad, ciudad, usuario de Twitter y Facebook). Anunciaré a las 10 personas ganadoras por Twitter a más tardar el día 26 de octubre.

¡Mucha suerte!

“Ten el coraje de seguir tu corazón e intuición. De algún modo, ellos ya saben lo que realmente quieres llegar a ser. Todo lo demás es secundario”: Steve Jobs.


*El término pos-posmoderno se refiere a que la fe, la confianza, el diálogo, el rendimiento y la sinceridad pueden trabajar para trascender la ironía posmoderna.


 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Alex_Llantada

LinkedIn: Alejandro Llantada Toscano

Facebook: Alex Llantada

Página web: The Persuasion Institute of the Americas

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.