Un sismo de 6.1 grados en la escala de Richter sacudió hoy el nordeste de Japón, aunque no se activó la alerta de tsunami. Hata ahora, esto supone la réplica más fuerte del terremoto de 7.4 grados que el martes golpeó la zona y recordó la tragedia de 2011 con olas de más de un metro.

Según la Agencia Meteorológica de Japón (JMA), el movimiento telúrico ocurrió a las 06.23 hora local y su epicentro, en el mar, se situó muy cerca del temblor de hace unos días, a unos 50 kilómetros de la localidad costera de Iwaki, en la prefectura de Fukushima.

En varios municipios de esta área, el terremoto alcanzó el nivel 4 en la escala japonesa cerrada de 7, que se centra más en las zonas afectadas que en la intensidad del temblor.

Ni las autoridades ni la JMA informaron de daños o heridos de gravedad.

PUBLICIDAD

Te interesa: Japón invertirá 500 mdd para resolver crisis de Fukushima

Mientras que las centrales nucleares de Fukushima Daichi, escenario del peor accidente nuclear en años tras ser golpeada por el terremoto y tsunami que arrasó esta misma región en 2011, no sufrieron ningún tipo de problemas.

Con el temblor del martes pasado, la segunda de las plantas registró un fallo momentáneo en uno de sus sistemas de refrigeración que fue finalmente solucionado en menos de dos horas.

El sismo del martes provocó una subida del mar de hasta 1,40 metros, el nivel más alto en el país desde el devastador tsunami de 2011 que dejó más de 18,000 muertos y desaparecidos y provocó en la central de Fukushima el peor desastre nuclear desde el de Chernóbil.

Durante las seis horas que se activó la alerta de tsunami, 11 ciudades fueron evacuadas, la mayoría en la prefectura de Fukushima, donde se situó el epicentro del temblor, y más de 13,000 personas dejaron temporalmente sus hogares y se cobijaron en refugios con el recuerdo de la tragedia de 2011 muy presente.

 

Siguientes artículos

Neymar, con un pie en la cárcel por estafa en fichaje. (Foto: REUTERS)
Neymar, en el ojo del huracán por estafa en fichaje con el Barcelona
Por

La Fiscalía española y la empresa DIS piden hasta cinco años de cárcel para el delantero brasileño, así como multas econ...