Esta startup quiere hacer por la comunicación interna lo que Gmail hizo por el correo electrónico.  

 

Por Tomio Geron

 

PUBLICIDAD

Stewart Butterfield, cofundador del sitio de fotos Flickr, y la compañía de juegos Tiny Speck, está de vuelta con una nueva idea.

Él ha convertido Tiny Speck en Slack, enfocándose en un área completamente diferente: la comunicación en los equipos de trabajo. La aplicación colaborativa está diseñada para equipos de ingenieros, diseñadores, vendedores o directores de proyectos.

Tiny Speck cerró su juego el año pasado, pero la compañía ha cambiado de dirección para centrarse en Slack. Ha recaudado cerca de 17 millones de dólares (mdd) de Accel Partners y Andreessen Horowitz.

La aplicación tiene flujos de mensajes organizados en múltiples canales para una variedad de grupos o proyectos. Slack también obtiene datos de otros servicios de terceros, como Google Docs, Dropbox, Twitter, Zendesk, Crashlytics, HelpScout, Heroku y Github. La idea es publicar las notificaciones de esas herramientas externas que las empresas usan, mismas empresas que no necesitan recibir un email de cada uno de estos servicios. El servicio también se sincroniza en tiempo real entre la computadora y la aplicación para iPhone.

Con Slack, el objetivo es eliminar completamente la necesidad del correo electrónico. Esto puede parecer un sueño idealista para muchas personas, pero Butterfield ha sido capaz de lograrlo internamente en sus empresas Slack y Speck Tiny. “Dentro de 10 años todo el mundo va a utilizar un sistema centralizado para la comunicación interna porque el correo electrónico hace un trabajo muy pobre”, dice Butterfield.

Por supuesto, Butterfield enfrenta mucha competencia, ya que la colaboración en línea es un espacio muy concurrido, con Jive Software, Yammer de Microsoft, Chatter de Salesforce.com, y muchas otras startups. A diferencia de otros servicios que se enfocan en la difusión de mensajes como Yammer y Chatter, Slack ofrece a grupos privados y privados mensajes uno a uno. Slack también busca ser más integral, Butterfield dice que no sólo se añade al correo electrónico o a una herramienta administrativa. Slack se suele utilizar en equipos de 5 personas a 75 personas, pero no se utiliza como un sistema de difusión. En promedio cada persona envía 50 mensajes al día, comparte 4 archivos y hace 6 búsquedas.

Mientras tanto, hay otros servicios como Campfire y HipChat, de Atlassian. Butterfield dice que Slack tiene mensajes para grupos privados, herramientas de búsqueda avanzada de archivos y carga y almacenamiento de archivos, de lo cual carece Campfire. En comparación con HipChat, Slack no sólo ofrece mensajería, sino que intenta ofrecer almacenamiento y host de archivos, dice Butterfield. Por ejemplo, Slack tiene búsqueda profunda de archivos y búsqueda de texto dentro de archivos. Search es un aspecto clave en Slack. Encontrar contenido en Slack es rápido y más fácil que buscar a través de Outlook u otros servicios. Butterfield diceque están: “tratando de hacer por la comunicación interna lo que Gmail hizo por el correo electrónico”,

Tiny Speck creó anteriormente Glitch, una ambiciosa e innovadora startup de juego en línea. La empresa finalmente cerró Glitch a finales del año pasado. (Curiosamente, algunos de los otros miembros del equipo de Tiny Speck comenzaron otra empresa la colaboración en línea llamada Tomfoolery.) Sin embargo, una de sus características más fuertes, fue la tecnología que habilita la mensajería en tiempo real y las acciones de juego complejas en su audiencia. Al mismo tiempo, la idea de Slack vino de la experiencia personal en TinySpeck, donde la compañía ha creado su propio sistema interno de comunicaciones construido en el IRC (Internet Relay Chat).

Después de construir eso, la empresa trasladó a todas las comunicaciones a ahí, y ​​sólo utiliza el correo electrónico para enviar mensajes a toda la empresa cada pocas semanas. Esta idea finalmente se convirtió en Slack. “Pensamos que se fue algo valioso y un producto que nadie más estaba haciendo así que decidimos llevarlo a un producto”, dice Butterfield.

Por el momento la herramienta está en versión Beta, los usuarios pueden registrarse en su sitio oficial y entrar a una lista de espera que toma un par de semanas para probar el producto.

 

Siguientes artículos

Cine en Latam: el papel del Estado
Por

Los estados latinoamericanos deben tratar al cine como una industria de la mayor relevancia, ofreciéndole apoyos que se...