La pandemia mundial causada por COVID-19 ha traído consigo una ola de cambios sin precedentes en la manera en la que los seres humanos vivimos nuestra vida y nos comunicamos en un mundo globalizado, que se mueve a pasos gigantes y a una velocidad tan rápida que podríamos calificar como imperceptible. 

Obligados a frenar el ritmo con el que nos movemos y a mantenernos confinados en nuestras casas, hemos descubierto que la movilidad -una característica que la mayor parte del tiempo damos por sentada- es vital, y sin ella, la economía, la vida laboral, el entretenimiento y la vida escolar, por mencionar algunos ejemplos, son elementos que se ven severamente afectados. 

Hablemos particularmente del reto que enfrentan miles de familias y profesores alrededor del mundo para cuidar y educar a sus hijos desde casa, una enorme tarea, que implica hacer ajustes a los planes de estudio y enviar tareas y trabajos para que el curso escolar de los niños no se vea tan perjudicado. 

El acceso a internet en México tiene una tasa de penetración del 71%, de acuerdo con cifras de la Asociación de Internet.MX, lo que amplía la variedad de recursos que pueden ayudar en esta titánica tarea. En este sentido, Smartick se posiciona como sólido referente en los métodos de aprendizaje de matemáticas para niños de 4 a 14 años.

Smartick, disponible a través de computadoras, laptops y tabletas digitales, estudia el estilo de aprendizaje de cada alumno y le diseña un plan de estudio completamente personalizado, gracias a la inclusión de inteligencia artificial en el proceso. También adapta en tiempo real el contenido, todo en función del comportamiento de cada alumno, una característica muy importante que permite que todos avancen a su propio ritmo, sin frustraciones y reforzando su autoestima.

“Será muy difícil evitar que los niños vean la televisión en estos días o jueguen videojuegos, pero al menos con Smartick los padres sabrán que, con tan solo treinta minutos, habrán aprovechado el tiempo en una sesión especialmente diseñada para mejorar las habilidades cognitivas, desde la memoria, hasta la lógica”, comenta Javier Arroyo, cofundador de Smartick. 

La industria educativa ofrece una amplia variedad de métodos tradicionales que prometen dar resultados muy efectivos pero, bajo las circunstancias actuales, ¿cuál es el valor agregado de un método virtual como Smartick? 

  • Los niños trabajan sin ayuda de los padres. Smartick está pensado para que los niños trabajen solos, sin depender de algún adulto. Los padres no tendrán que hacer correcciones y recibirán un correo electrónico con los resultados de cada sesión de manera inmediata.
  • Smartick es mucho más que solo cálculo. Con el método, los niños pueden trabajar programación, lógica y resolución de problemas, capacidades muy importantes en un mundo globalizado. 
  • Inclusión de inteligencia artificial. Gracias a esto Smartick diseña sesiones personalizadas para cada niño que les permiten avanzar a su ritmo, de acuerdo con sus capacidades y sin frustraciones. 
  • Solo 15 minutos al día. Esto es lo único que necesitan para dominar las matemáticas, y puedes agregar 15 minutos más de diversión, mientras refuerzan sus conocimientos a través de juegos diseñados por el mismo método. 

Con el objetivo de hacer el método mucho más accesible a las familias durante esta pandemia, Smartick ha decidido tomar ciertas acciones para brindar apoyo a niños, padres y profesores que continúan con sus actividades: 

Imagen: Smartick
  • La plataforma cuenta con un periodo de prueba gratuito que recientemente fue extendido a 15 días. Solo necesitas una dirección de correo activa para registrarte. 
  • Para los maestros, Smartick desarrolló una plataforma digital gratuita con recursos didácticos de matemáticas, que incluyen tutoriales interactivos y ejercicios, que pueden enviar a sus alumnos. Creada por profesores, para profesores. 

Ante la situación que estamos viviendo actualmente, la inclusión de la tecnología como parte fundamental de las herramientas educativas ya no es un necesidad, sino una obligación que nos ayudará a hacer frente a los retos que nos traerá el futuro. 

Proyectos como Smartick son un claro ejemplo de la evolución que puede ocurrir en la educación a nivel mundial y que permitiría no solo ampliar el acceso a recursos educativos, sino impulsar el desarrollo en otros sectores de la sociedad.

 

Siguientes artículos

Nahle rechaza influyentismo en obras de refinería de Dos Bocas
Por

Rocío Nahle rechazó que su compadre, el empresario Arturo Quintanilla Hayek, haya recibido un contrato para obras en la...