Por Haris Anwar | Investing.com

Las principales empresas de redes sociales de Estados Unidos se encuentran bajo un escrutinio regulatorio muy intenso; los inversionistas del espacio digital están intentando diversificar sus inversiones y adquirir cierta exposición a acciones de pequeñas empresas que no conllevan riesgo antimonopolio.

En este grupo, hemos preseleccionado Snap (NYSE:SNAP) y Pinterest (NYSE:PINS) para analizar el actual impulso de sus ganancias y los posibles riesgos que conlleva su pequeño tamaño. Veamos en profundidad:

El inestable cambio de rumbo de Snap

El operador de la aplicación para compartir fotos Snapchat fue una de las historias de cambio más exitosas de 2019, tras comenzar a superar todas las estimaciones estos últimos trimestres. Pero esa racha de victorias terminaba la semana pasada cuando la compañía anunció unas ventas del cuarto trimestre que no cumplieron las expectativas de los analistas.

La compañía de redes sociales con sede en Santa Mónica, California, anunció un aumento del 44% de sus ventas con respecto al año anterior hasta un total de 561 millones de dólares, aunque no pudo frenar sus pérdidas, lo que impulsó las acciones hasta 0.17 dólares por acción frente a las expectativas de los analistas que apuntaban a 0.12 dólares por acción.

A pesar de cierta decepción en las cifras principales, Snap ha seguido aumentando su base de usuarios diarios a su aplicación, que pasó por un rediseño importante el año pasado. Su base diaria de usuarios alcanzó los 218 millones en el cuarto trimestre, un aumento de 8 millones, o el 3.8%, con respecto al trimestre anterior. Estas cifras marcan el cuarto trimestre consecutivo de crecimiento.

Este dispar informe de resultados, sin embargo, atrajo la presión de venta que propició una abrupta interrupción del repunte de Snap del año pasado que hizo subir sus acciones más de un 100%. Al cierre de la jornada de ayer, las acciones de Snap cotizaban en 17.61 dólares, frente a los 19.03 dólares de antes de la apertura.

La mejora de los indicadores financieros y de usuarios de la compañía jugó un papel importante en el rendimiento de las acciones el año pasado, pero la supervisión regulatoria a la que se enfrentan las grandes empresas de redes sociales es otro gran punto positivo para Snap.

Una aplicación con un público claro y definido y con poco margen para el mal uso está en una posición mucho mejor para soportar posibles cambios regulatorios a nivel mundial que gigantes como Facebook (NASDAQ:NASDAQ:FB) y Google (NASDAQ:NASDAQ:GOOGL) de Alphabet— los pesos pesados de las redes sociales que algunos políticos están tratando de descomponer.

Pinterest muestra fortaleza

Pinterest, con sede en San Francisco, gestiona una web con más de 320 millones de usuarios activos mensuales en todo el mundo.

Funciona como un tablón de anuncios digital para imágenes e ideas de decoración, moda, bodas, recetas, etc, permitiendo a los usuarios desplazarse por la información a través de los “pins” que contienen imágenes o videos. Los usuarios pueden guardar los pins en tableros personalizables para seleccionar ideas para cualquier cosa, desde planes de vacaciones hasta recetas para cenas o listas de compras navideñas.

La administración de Pinterest cree que su atractivo para los anunciantes es muy diferente que el de otras redes sociales, ya que los usuarios llegan al sitio con la intención de realizar una compra. Esto hace que los anuncios sean una parte inherente de la experiencia del usuario de Pinterest, en lugar de algo negativo.

Tras su salida a bolsa en abril del año pasado, que recaudó 1,400 millones de dólares, las acciones de Pinterest muestran ciertos indicios de fortaleza. En 2019, los ingresos de la compañía superaron la marca de 1,000 millones de dólares. Ahora espera que los ingresos alcancen los 1,520 millones de dólares en 2020, impulsados por las nuevas inversiones que incluyen un programa de comerciantes verificados que inicialmente se centraría en la moda y la decoración del hogar.

Las últimas inversiones, desde el aumento de la velocidad de las subidas hasta la incorporación de vídeos con tutoriales de maquillaje o recetas de cocina, han impulsado el crecimiento de la empresa, tanto en términos de ingresos como de usuarios. A los inversores les ha gustado el rumbo tomado últimamente por Pinterest, y han impulsado sus acciones un 30% este año. Las acciones cerraron ayer en 24.03 dólares. Pero su valor sigue un 34% por debajo de los máximos de 52 semanas registrados en 36.83 dólares.

Un gran riesgo que mantiene a algunos inversores al margen es que la compañía está teniendo grandes pérdidas y podría quedar un largo viaje antes de que la compañía sea capaz de mostrar una rentabilidad sostenida. Pinterest cerró 2019 con pérdidas de 1,360 millones de dólares, o 3.24 dólares por acción en términos anuales, frente a las pérdidas de 63 millones de dólares, o 0.50 dólares por acción del año anterior. Los ingresos aumentaron un 51% hasta 1,140 millones de dólares, pero los gastos se más que triplicaron hasta 2,530 millones de dólares.

En conclusión

Tanto Snap como Pinterest ofrecen un ratio de riesgo-recompensa distinto para los inversionistas. Aunque Snapchat tiene un público joven en crecimiento, Pinterest tiene un atractivo más amplio para todos los grupos de edad con su plataforma única que ayuda a las personas a encontrar ideas e inspiración para las compras.

Snap, en nuestra opinión, es más arriesgado que Pinterest a pesar de algunos signos de estabilidad en sus indicadores de ganancias y participación de los usuarios. Instagram, propiedad de un rival mucho más grande, Facebook, sigue representando una amenaza existencial para Snap que es poco probable que desaparezca.

 

Siguientes artículos

El bitcoin, imparable: Ya supera los 10,000 dólares
Por

En enero el Bitcoin se revalorizó casi un 30% (su mejor inicio de año desde 2012) y en lo que va de febrero sube un 11%....