Además de ayudar a optimizar los procesos de negocio, la computación (o informática) social representa un considerable ahorro de costos para las empresas.

 

Las formas de comunicación han cambiado drásticamente en los últimos años debido a las innovaciones tecnológicas y el acceso a internet. La irrupción de dispositivos cada vez más sofisticados, aplicaciones antes inimaginables y muy productivas, y un estilo de vida más acelerado han sido el marco propicio para generar un entorno en el que las personas han aprendido a comunicarse de forma rápida y eficiente con el solo toque de un dedo, y, todavía mejor, sin restricciones de lugar ni de horario. Hoy es casi imposible no encontrarse con alguien que tiene puesta la mirada y los dedos en la pantalla de un smartphone, y no lo hace por poco tiempo.

Este estilo de vida, que ha representado beneficios reales para las personas, está siendo incorporado en el ámbito de los negocios, es decir, cada día más las organizaciones adoptan las tecnologías de consumo para impulsar la productividad y competitividad empresarial. Tal es el impacto de la denominada consumerización de la tecnología, que ha dado origen a tendencias tecnológicas como BYOD (Bring Your Own Device), y está demostrando que además de ayudar a optimizar los procesos de negocio, representa un considerable ahorro de costos para las empresas.

PUBLICIDAD

Entre las herramientas tecnológicas que han cruzado las fronteras del ámbito personal para permear la estructura de negocios, están los Medios Sociales. ¿Quién se habría imaginado hace menos de una década el gran impacto que tendrían estas aplicaciones en la vida de las personas, y ahora en los procesos y relaciones de negocio?

Hoy, los Medios Sociales se han convertido en una plataforma estratégica importante para incrementar el nivel de colaboración y gestión del conocimiento dentro de cualquier organización. Además, son una plataforma para impulsar la modernización de las aplicaciones empresariales y conectar la colaboración con los procesos de negocio y las transacciones.

 

Empresas más conectadas

Enterprise Social Computing o Cómputo Social Empresarial, como se ha denominado a la consumerización de los Medios Sociales, incorpora el aspecto colaborativo e interactivo del trabajo en línea, a los sistemas del negocio, y puede ser entendido en contraste con el Cómputo Personal, que hace referencia a usuarios que trabajan aislados.

¿De qué herramientas tecnológicas hablamos? Incluye el uso de intranets, plataformas de redes sociales de terceros (Facebook, Twitter y Google+), blogs, email, aplicaciones de mensajería instantánea, etc.).

Conectar a las personas con otras personas, tanto en el interior de la organización como hacia el exterior, puede resultar en respuestas oportunas y una toma de decisiones más rápida, un elemento necesario de colega a colega y un gran diferenciador de la empresa hacia el cliente. Sobre esta base, las organizaciones pueden responder con mayor agilidad a los requerimientos del mercado y contar con una ventaja competitiva que las coloque por delante de su competencia.

En la actualidad, los negocios están comenzando a reconocer el potencial de transformación del Cómputo Social; incluso, algunas compañías ya pueden hablar de beneficios tangibles, que se reflejan, sobre todo, en un incremento de la productividad y valor agregado para el cliente.

Estas son algunas formas concretas en las que el Cómputo Social está redefiniendo la manera en que las Tecnologías de Información pueden entregar valor a la organización a partir de un mayor nivel de colaboración.

  1. Información más rápida y oportuna. En el actual entorno de negocios, la información es un activo de gran valor, al igual que la persona que la posee, y disponer de esa información cuando se requiere es un asunto crítico. El Cómputo Social permite, gracias a la definición de perfiles específicos, encontrar a la persona correcta que puede proporcionar el dato deseado, y con ello reducir el tiempo requerido y el costo asociado con el proceso de buscar y encontrar al empleado correcto.
  2. Colaboración con comunidades de negocio. Contar con una estrategia de Cómputo Social permite traspasar las fronteras geográficas y tener acceso a comunidades internacionales de negocio. Dentro de estas comunidades, las personas que tienen intereses en común pueden encontrarse y aprender una de la otra; además, pueden saber dónde están ubicadas, su disponibilidad y la mejor manera de contactar con ellas.
  3. Marketing, ventas y servicio al cliente más efectivos. Gracias a estas aplicaciones, cualquier profesional de ventas podrá dar seguimiento a las redes de personas y de encuentros de negocios que son significativas y relevantes para cerrar tratos de venta. Los encargados de servicio al cliente, por su parte, podrán fácilmente identificar y resolver situaciones relacionadas con el cliente a través de una variedad de canales de comunicación. Además, la compañía podrá conocer la opinión del consumidor acerca de su marca, sus productos y servicios;
  4. Mejor gestión del conocimiento. La mayor parte de la información que se requiere para hacer funcionar una organización en el día con día, está dentro de la memoria de cada empleado; sin embargo, cuando alguno deja la compañía, se lleva la información con él. Y cuando alguien nuevo se une, siempre existe una curva de aprendizaje que necesariamente ralentiza a todo el equipo de trabajo. El Social Computing ayuda a las organizaciones a preservar y gestionar el conocimiento documentado, y a compartirlo en la comunidad.
  5. Atracción y retención de talento. Uno de los atributos de mayor valor de una organización es la oportunidad de que sus empleados aprendan y se desarrollen profesionalmente. Las redes sociales corporativas facilitan una colaboración efectiva a través de toda la organización, lo que a su vez genera un ambiente en el que las personas pueden aprender de otras y pueden compartir ideas de una forma natural. Este tipo de oportunidades y dinámicas internas generan mayor engagement de parte de los empleados y atraen al mejor talento.

Conocer los beneficios concretos que una organización puede conseguir luego de la implementación de una plataforma de Social Computing es como ver sólo el final de la película, y eso no lo es todo. Es importante considerar que para obtener los beneficios que asegura una plataforma colaborativa, las empresas necesitan ajustar sus procesos y su cultura organizacional. Así, junto con la implementación de una solución tecnológica se requiere diseñar un mapa de funcionalidades sociales para un nuevo entorno en el que los usuarios participarán y compartirán información.

Los “negocios sociales” han llegado para quedarse y continuarán evolucionando mientras las innovaciones tecnológicas sigan integrando nuevas funcionalidades. Hoy, una plataforma social empresarial, aunada a una estrategia de colaboración bien ejecutada, tiene el poder de transformar a las organizaciones, y quizás, en un futuro no muy lejano, sea la diferencia entre una compañía exitosa y otra que se queda rezagada.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Facebook: helcio.beninatto

Blog de la empresa: Unisys

Página de la empresa: Unisys

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Sí, puedes tener un mejor sueldo… sólo si trabajas más
Por

Las empresas podrían aumentar salarios entre 3 y 4% en lo que resta del año; sin embargo, aquellos empleados que demuest...