SoftBank concluyó la compra del diseñador de chips británico ARM Holdings en la que representa la mayor adquisición tecnológica en la historia del grupo tecnológico japonés. 

La transacción, cerrada en 24.3 millones de libras (32,000 millones de dólares), representa una prima de 53% en el precio de cierre de ARM.

El conglomerado ARM está en el negocio de los semiconductores desde 1990, y desarrolla y licencia la tecnología detrás de 95% de los  procesadores para teléfonos inteligentes Android de gama media a gama alta, así como del iPhone. Qualcomm, Intel, AMD y Mediatek son algunas de las grandes compañías que desarrollan sus chips basándose en la arquitectura creada por ARM.

SoftBank, por su parte, fue fundada por Masayoshi Son en 1981, como un ente de inversión en los sectores de telecomunicaciones e internet, pero también ha incursionado con éxito en el e-commerce, los servicios financieros, el marketing y los medios. Son ocupó el puesto número 82 entre la lista Forbes de multimillonarios 2016, con una fortuna estimada de 19,300 mdd.

PUBLICIDAD

“ARM tendrá un gran ajuste estratégico dentro del grupo SoftBank en momentos en los que invertimos para atrapar las oportunidades más significativas del Internet de las cosas”, dijo Masayoshi Son en declaraciones preparadas cuando se anunció el acuerdo, en julio pasado.

La compra ha sido vista por los analistas como una declaración de intenciones por parte de SoftBank, una que deja claro que la empresa no tiene miedo de apostar por tecnologías emergentes, un modelo que le ha funcionado desde hace muchos años. En los últimos meses, ARM ha empujado con determinación en el ámbito del internet de las cosas y la realidad virtual.

Los chips con tecnología ARM pueden encontrarse cada vez más en controladores del IoT, como el termostato de Nest, los relojes inteligentes Pebble y Toq, y el FitBit One.

ARM será deslistada de la bolsa de Londres, pero continuará operando como un ente independiente.

 

Siguientes artículos

¿Por qué Didi venció a Uber en China? Este inversionista lo sabe
Por

Un inversionista detrás de Didi, la empresa china que venció a Uber jugando como local, habla sobre el ecosistema del em...