Los indicadores de solvencia de México se han deteriorado, en momentos donde se enfrenta un entorno externo muy difícil y el grado de incertidumbre es elevado, alertó Javier Guzmán Calafell, subgobernador de Banco de México (Banxico).

“Se ha observado un deterioro de los indicadores de solvencia de nuestra economía, por tanto, es indispensable que el Banco de México continúe apegándose a una política monetaria prudente”, advirtió el representante del banco central.

“La estabilidad macroeconómica es una condición necesaria pero no suficiente para lograr un crecimiento económico adecuado y sostenido”, manifestó el economista durante la Reunión del Instituto de Desarrollo Empresarial de la Universidad Anáhuac.

PUBLICIDAD

Guzmán Calafell señaló que se requerirá también mantener la estabilidad financiera, así como continuar con los esfuerzos de ajuste estructural encaminados a incrementar la eficiencia de la economía y fortalecer sus fuentes internas de crecimiento.

El fortalecimiento de las finanzas públicas es particularmente importante bajo las actuales circunstancias de la economía, recordó.

“La implementación del paquete de ajuste fiscal anunciado para el año entrante, junto con el nuevo plan de negocios de Pemex, representan elementos fundamentales para atender esta necesidad”, mencionó el subgobernador.

Ante un entorno incierto y cambiante, las autoridades deben estar preparadas para realizar esfuerzos adicionales en caso de ser necesario, dijo.

“Se requerirá también mantener la estabilidad financiera, y continuar con los esfuerzos de ajuste estructural encaminados a incrementar la eficiencia de la economía y fortalecer sus fuentes internas de crecimiento”, comentó Javier Guzmán.

Los distintos episodios de turbulencia que se han observado en los últimos años no han comprometido la estabilidad financiera en México, recordó.

El representante de Banxico agregó que la banca cuenta con niveles suficientes de capital y liquidez para enfrentar incluso situaciones extremas, a la vez que los niveles de endeudamiento de familias y empresas se mantienen en niveles moderados.

“El endeudamiento del sector corporativo en el exterior no da lugar a un riesgo sistémico, en virtud de que la mayor parte de las emisiones han sido a plazos largos y tasas fijas, y de que en general estas empresas cuentan con coberturas naturales o financieras que mitigan el riesgo cambiario”.

La intermediación a través de entidades y plataformas no sujetas a la regulación bancaria tradicional no representa una proporción importante del financiamiento total, expresó.

“Será importante continuar dando un seguimiento cuidadoso a los posibles riesgos y vulnerabilidades para responder con oportunidad, especialmente tomando en cuenta los retos que se derivan del entorno externo en la coyuntura actual”, concluyó Javier Guzmán Calafell.

 

Siguientes artículos

Extranjeros reducen inversiones en México, pese a bondades del súper dólar
Por

Ni el súper dólar ni que México sea el tercer mercado de mano de obra barata a nivel mundial evitaron una reducción de 2...