Dennis van Schie, vicepresidente y director de ventas y marketing de Sony Mobile Communications, platicó con Forbes México sobre los planes de la compañía y su perspectiva de la batalla de los smartgadgets.

 

Son casi las 11 de la noche y Dennis Van Schie, un alemán corpulento y afable, parece no sufrir los estragos del jet lag. Hace unos minutos, quien es a la vez vicepresidente y director de ventas y marketing de Sony Mobile Communications, presentó en un salón del hotel St. Regis el Xperia Z1, el smartphone de gama alta no sólo resistente al agua, sino completamente sumergible que representa la apuesta de Sony para irrumpir de nuevo en el mercado de los teléfonos inteligentes.

Durante una charla con Forbes México*, el ejecutivo no oculta su optimismo: durante el primer trimestre fiscal la compañía reportó las primeras ganancias en mucho tiempo, buena parte de ellas provenientes de la división a su cargo gracias a sus teléfonos inteligentes, los cuales gozan de un gran posicionamiento en Japón y Europa. Y el optimismo de Van Schie es además justificado, el Z1 es uno de los modelos con mejores especificaciones actualmente en el mercado, y llega justo a tiempo para Navidad.

Durante el primer trimestre del año, Sony vendió 9.6 millones de unidades, 2.5 millones más que el mismo periodo de 2012, y la tendencia se mantuvo durante el segundo trimestre de 2013, con 10 millones de unidades enviadas. El Z1 podría ayudar a sostener esa buena racha, sin embargo, su precio, de más de 13,000 pesos, podría jugar en su contra.

“Estamos creciendo alrededor de un 40% anual, estamos rompiendo nuestros propios récords, reportamos nuestro primer trimestre con ganancias en mucho tiempo, estamos muy felices de que las cosas estén resultando”, dice Van Schie, quien a pesar de no ofrecer cifras sobre el recibimiento que ha tenido el Z1 a nivel mundial, afirma que entre los operadores de telefonía celular y los compradores ha visto el doble de recepción que frente al modelo previo.

Los recientes lanzamientos del iPhone 5C y el Samsung Galaxy S4 Mini apuestan a atraer a más consumidores sensibles al precio. Sony lanzó este año el Z1F, una versión más pequeña y barata del Z1 disponible únicamente en Japón, pero no ha confirmado que el modelo vaya a llegar a otras partes del mundo.

“Es un entorno muy competitivo. Sacar cada vez más teléfonos con nuevas funciones, intentando ganar la guerra de los precios, no es nuestro juego. El nuestro es entregar valor a nuestros usuarios, conectar sus experiencias y la manera como se entretienen, como ven películas, escuchan música, juegan sus juegos. Buscamos crear valor a través de los audífonos, las bocinas, los relojes inteligentes, ése es nuestro juego”, sostiene Dennis.

Y agrega: “Creemos que tenemos un gran portafolio, pero la manera de ganar la carrera no es sacar un nuevo teléfono, o la nueva función, o el próximo copy-paste de lo que alguien más esté haciendo, el alma y la corazón de Sony y lo que nos diferencia del resto es que somos proveedores de experiencias.”

Pero, ¿será suficiente? Una de las exigencias de los consumidores es la innovación y en ese ámbito Sony fue uno de los primeros en incursionar en el terreno de los relojes inteligentes, parte de lo que se denomina como wearables, o dispositivos que pueden incorporarse como un accesorio más a la vestimenta del usuario.

“Creo que el futuro está en los wearables, que harán de forma fácil y sencilla que los smartphones sean una herramienta muy útil, como una extensión de tu cuerpo y tu mente. Actualmente empieza a ocurrir, con Google Now, por ejemplo, tiene alertas, sabe cómo te sientes, qué tipo de música te gusta, sabe qué día es el cumpleaños de tu esposa, qué comprar o no, cuánto tienes en el banco, es el motor de inteligencia, que otros servicios están desarrollando de manera independiente, que creo que se unirán y se harán de verdad y completamente revolucionarán nuestras vidas.

Cuando echamos un vistazo a las herramientas con las que cuenta la compañía,  el potencial no es menor: Sony Entertainment Network, la red compuesta por la PlayStation Network y los servicios de video y música On Demand, permitirán ofrecer horas de entretenimiento que terminan por beneficiar a la compañía, además, sumada a los aparatos y periféricos de la marca, representan una ventaja competitiva significativa con la cual no cuentan Apple ni Samsung y que la japonesa planea explotar aún más en el futuro.

La amplia línea de productos es otra de las grandes fortalezas de la marca. ¿Quieres conectar tu teléfono o tablet a tu televisión? Listo. ¿Quieres bocinas bluetooth o un lente que permita a tu smartphone tomar mejores fotos? Hay algo Sony para ti.

“En Sony tenemos una oportunidad única, con los teléfonos, la Sony Entertainment Network, los productos electrónicos de consumo que tenemos, con el ecosistema tenemos. Sabemos en dónde estás, sabemos lo que haces, lo que has hecho en el pasado, lo que harás en el futuro, qué música escuchas, qué juegos has jugado, todo ese conocimiento se aglomerará en un sistema inteligente que enriquecerá tu vida de formas que ni siquiera imaginabas”, afirma.

Pero eso será en el futuro. El presente de la compañía descansa sobre su negocio de smartphones, algo en que están concentrando buena parte de sus energías, asegura Van Schie.

 

* La entrevista tuvo lugar el jueves 24 de octubre, una semana antes de que la empresa reportara pérdidas de 196 millones de dólares para el segundo trimestre fiscal, lo cual la llevara a recortar su perspectiva de crecimiento para el año, particularmente por una baja en las ventas de televisiones y cámaras fotográficas, a pesar del buen desempeño reportado en el área de smartphones.

 

Siguientes artículos

Una silla vacía en el debate
Por

El silencio es el nuevo estilo para comunicar que han impuesto muchos gobiernos actuales. Dejar de hablar de un problema...