Tras nombrar a Adán Augusto López Hernández como Secretario de Gobernación, el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que es un político obsesivo y que le cuesta delegar responsabilidades.

Este fue una de las razones por las que, dijo, nombró al exgobernador de Tabasco al frente de la política interior y que con su gestión le permitiera tener más tiempo libre para supervisar las obras de su gobierno. 

Soy un poco obsesivo, no me gusta, en lo que considero fundamental, no me gusta delegar mucho o estar nada más recibiendo informes. Hay un dicho que es muy bueno para estos casos: orden no supervisada, no sirve para nada. Entonces me corresponde a mí ver las obras”, comentó el mandatario federal en entrevista con Telereportaje de Tabasco

El tabasqueño refirió que el hecho que su paisano esté en la Segob le ha aligerado la carga de trabajo ya que ahora él se encarga de la relación con los demás poderes de la Unión y los gobiernos estatales. 

”Yo estoy dedicando más a que se terminen todos los proyectos estratégicos, de desarrollo y de bienestar”, apuntó. 

Es por ello, abundó el presidente de la República, que encomendó a López Hernández dedicarse día y noche a la labor política y que no haya ningún pendiente para su Administración. 

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

“A Adán  ya le dije que ponga la hamaca que cuelgue la hamaca en Gobernación, porque tiene que estar día y noche atendiendo todo”, bromeó. 

A finales de agosto, el presidente López Obrador nombró a Adán Augusto López Hernández al frente de la Secretaría de Gobernación en sustitución de Olga Sánchez Cordero, quien fue al Senado a presidir la mesa directiva. 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

Vargas Llosa critica ataques de López Obrador a la prensa
Por

El nobel de literatura peruano dijo que la política del gobierno mexicano implementada desde su triunfo como presidente...